GRACIAS SEÑOR PORQUE VOS SÍ ME DAS OTRA OPORTUNIDAD

99
peregrinos

“La pena de muerte es inadmisible, por más grave que sea el delito del condenado”, dice el Papa Francisco en un video mensaje que envió el 21 de junio al Congreso mundial contra la pena de muerte, en Oslo.

Esto me llevó inmediatamente a pensar en Jesús condenado a muerte, en un juicio condicionado por calumnias y testigos falsos. La decisión de matarlo ya la habían tomado mucho antes y por otros intereses. Pensé en los juicios que hacemos en el tribunal implacable del recreo o el café, de personas que generalmente no están presentes y donde solo se trata de sumar acusaciones aunque sean falsas, para distraer o justificar acciones nuestras “no santa”.

Por miedo a que el otro tenga razones suficientes contra mí o porque ese otro amenaza mis propios intereses, le cavo la fosa primero yo. Lo condeno a muerte con mi juicio.

En medio de tanta mentira y mezquindad humana, solo Dios me da otra oportunidad. Sí, solo Dios me da otra oportunidad con su misericordia y su perdón. Y esta oportunidad es tanto para el condenado a muerte como para el que se convirtió en juez implacable que condena por miedo o intereses egoístas. Solo ésta misericordia de Dios hace posible la fraternidad y revela quién es el que no quiere ser hermano y no acepta la medicina de la misericordia.

Artículo tomado de www.radiovaticana.va

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios