LOS PARTIDARIOS DE SEGUIR EN LA UNIÓN EUROPEA TIENEN MIEDO

162
partidarios

Con la mano derecha, Rebecca Filer se pega a la oreja el auricular del teléfono mientras realiza la trigésimo séptima llamada del día. La izquierda se la lleva a la boca y se come ansiosa las uñas mientras espera que al otro lado de la línea alguien responda. “Buenas tardes, soy Rebecca, llamo en nombre de la campaña “Dentro de Europa somos más fuertes”. ¿Sabe ya usted qué va a votar en el referéndum del jueves en el que nos jugamos nuestro futuro? Ah, por el ‘Brexit’, vaya. ¿Y lo tiene claro? Yo creo que si nos vamos de la Unión Europea nuestra economía puede pagar un precio altísimo”.

Cuelga y sacude la cabeza. “Cielos, de veras que no sé lo que va a pasar, puede ganar cualquiera de las dos partes. Hago unas 40 llamadas al día y la mayoría de la gente ya tiene decidido qué va a votar, los indecisos con los que me encuentro no suelen ser más de tres o cuatro diarios. Lo único que sé es que será un resultado increíblemente ajustado y que dependerá enormemente de la participación. Si es alta, es posible que ganemos los europeístas. Pero puede pasar de todo”, dice esta estudiante de Historia de 20 años a la que le aterra la idea del ‘Brexit’. “Me graduó el año que viene y si nos vamos de Europa habrá una recesión terrible y no encontraré trabajo”.

Estamos en el cuartel general en Londres de los activistas a favor de que el Reino Unido continúe en la Ue. En la cuarta planta del edificio Ergon House, a pocos pasos de Westminster, se encuentra la sede de la campaña en pro de que Gran Bretaña no le dé portazo a Bruselas. Entre pósters, panfletos, pegatinas y demás merchandising, una treintena de voluntarios con camisetas con la bandera europea y mensajes como “Yo estoy por seguir dentro” apuran las últimas horas de campaña buscando furiosamente a través del teléfono votos que pescar. La mayoría son jóvenes, pero también hay quien peina canas. Hay quien vota a los laboristas, quien apoya a los verdes, a los demócratas liberales, a los conservadores… Pero todos tiene una cosa en común: miedo.

Los últimos sondeos no han servido para disiparlo. Según el del diario The Times, los partiEl del ‘Daily Telegraph’ en cambio concede una neta ventaja a los europeístas (el 53% de los votos) darios del Brexit ganarían con el 44% de las papeletas, frente a un 42% que apostaría por seguir en ella. pero aquí, donde los voluntarios tienen su propio termómetro para medir la realidad, no se lo terminan de creer.

“Mira, yo hago unas 100 llamadas diarias. Y, según mis porcentajes, estamos realmente al 50%-50%. Lo que he notado en los últimos días es que los antieuropeos están más crecidos. Dicen que el asesinato de Jo Cox puede influir a nuestro favor, pero no lo sé”, nos cuenta Antony So, de 30 años y que en febrero pasado se lio la manta a la cabeza, dejó su trabajo en Bruselas como consultor político de varias empresas y se plantó en Londres para hacer campaña como voluntario por permanencia en la Ue.

“No me perdonaría jamás que perdiéramos este referéndum por un puñado de votos y que yo no hubiera puesto nada de mi parte por evitarlo, así que aquí estoy”, suelta. “Yo me he beneficiado en primera persona de que el Reino Unido sea miembro de la Ue. En 2009 me saqué el título universitario y cómo no encontraba empleo aquí me fui a trabajar primero a Francia y luego a Bélgica. Si no hubiéramos pertenecido a la Ue, no habría podido hacerlo”.

El mismo miedo que embarga a estos voluntarios acongoja también a David Cameron. El premier británico sorprendió ayer a sus compatriotas con un llamamiento a las puertas de Downing Street en el que dejaba entrever claramente su preocupación ante el resultado de la consulta: “Brits don’t quit!” (algo así como “los británicos no abandonan” o “no se rajan”, en versión coloquial).

Luca Bergamaschi es italiano, de Modena, y desde hace dos años trabaja en Londres como investigador en un instituto de energía y cambio climático. “Me parece impensable que el Reino Unido pueda salir de la UE. Sería un desastre. Yo no podría vivir aquí ni trabajar aquí”. Precisamente por eso, se deja aquí la piel todas las tardes al salir del tajo tratando de convencer a los británicos de que sigan en la Ue.

“En Londres, Escocia e Irlanda del Norte creo que la mayoría está a favor. Pero en la Inglaterra central hay mucha, muchísima gente a favor del ‘Brexit’. Algunos, cuando les llamo y oyen mi acento extranjero, directamente me cuelgan”.

Artículo tomado de www.elmundo.es

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios