ARABIA, LA LIBERTAD AL VOLANTE

431
  • Italiano
  • English
donne macchina

Tenemos derechos que tampoco sabemos ejercer. Lo de viajar es uno entre estos e incluye también la libertad de hacerlo solos o en compañía. Nadie, en nuestra sociedad, pudiera obligarnos juridicamente a movernos bajo el control de otra persona. Así sorprende, delante de un observador que llega de esta parte del mundo, el logro de 50 mujeres saudíes a quien ha sido reconocido el permiso de viajar sin necesitad de un “Mahram”, es decir un familiar masculino que actua como “guardián”. A ganar la batalla legal fue el abogada Nisreen Al-Ghamadi, que en el periódico “Saudi Gazette” ha contado que las “afortunadas”, viudas de ciudadanos no arábigos, podran moverse junto a sus hijos.

“Los tribunales de familia de Gedda – ha explicato el defensor – han recibido más de 100 casos de mujeres y menores que pedían el permiso para viajar también sin un guardián después de la muerte de esto. Las mujeres desean viajar por turismo, estudio o curas médicas”. Al Ghamadi luego añadió que la ley garantiza a las saudíes, el Mahram de las cuales ha muerto, el derecho de viajar si pueden demostrar su muerte “con el ayuda de dos testigos”.

Se trata de un nuevo, pequeño, paso adelante hecho por Arabia Saudí en el largo y dificil camino hacia la capacitación de las mujeres. Hasta hece unos años la condicción de las mujeres en el País no estaba diferente de aquella de otras grandes naciones musulmanas. La vida pública, en cada forma, estaba prohibida a ellas. Una bofetada a los derechos basilares, comprimidos por el fanatismo religioso. Algo empezó a cambiar en 2004, cuando las reformas de la dinastia al Saud permitieron a las primeras chicas de ir a la Universidad.

En 2008 hubieron las primeras graduadas en jurisprudencia pero la emprendida de la carrera legal se quedo excluida hasta 2013. En el mismo año el rey Abdullah autorizó 30 mujeres a entrar en el Consejo de la Shura, el más importante órgano para legislativo del País. El rey concidió a las “cuotas de mujeres” el 20% de los 150 escaños en el Consejo, que no tiene poder legislativo sino puede dar opiniones e interpretaciones sobre leyes y hasta sobre la política extranjera. El 12 de diciembre 2015 luego por primera vez en la historia del Reino las mujeres han podido inscribirse en los consejos electorales, votar y hasta presentar su candidatura en los consejos municipales.

No obstante más allá de tímidas e incompletas reformas el logro de la igualdad de los géneros en Arabia Saudí todavía está lejos. Se trata de un problema principalmente cultural: el género femenino, de facto, aún está considerado inferior frente al masculino. Las violencias sexuales, a menudo no se denuncian para proteger el honor de la familia de origen y no comprometer matrimonios arreglados. En el tribunal su testimonio vale la mitad de la de los hombres y el juez puede decidir darlas por nulas. A eso se asocia una segregación opresiva, que impide a ellas de frecuentar lugares públicos y obliga a la relegación en zonas a ellas reservadas.

Este último aspecto se refiere también a las universidades donde de todos modos empiezan a desarrollarse encuentros y debates para el adquisición de un sentido de conciencia. Pero la prohibición para los hombres de participar a eventos destinados al público femenino hace la sociedad en general impermeable al paso de ideas que pueden conducir a un primer avance hacia la emancipación. Manteniendo  Arabia Saudí fuera de la historia.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta