ERITREA, LOS ESCLAVOS CON EL RIFLE

295
  • Italiano
  • English
Eritrea-soldati

Estamos acostumbrados a ver las fuerzas armadas como el ejemplo más elevado de apego a la Patria, como una elegida de vida dispuesta también a ir hacia la muerte, como el mayor ejemplo de abnegación. Pero no siempre es así, no en todas las partes del mundo, al menos.
Cuando hacer el militar no es una elegida sino una constricción, cuando el reclutamiento no dura sólo un año sino una entera vida, cuando las condicciones de supervivencia están en riesgo en el mismo vivir diário más que en batalla no estamos más delante del pertenecer a un cuerpo militar sino a una nueva forma de esclavitud. O quizás sería mejor decir “renovada”, porque en los pliegues de la historia ya hay un ejemplo de hombres obligados a combatir a su pesar.

Eso lo dice Onu, y habla de una de las muchas periferías del mundo, Eritrea. Donde el servicio militar ilimitado equivale precisamente a una forma de esclavitud y por tanto es “un crimen contra la humanidad”. “Cerca 400.000 personas en Eritrea son esclavas del militar ilimitado”, ha dicho Mike Smith, presidente de la Comisión por Eritrea del Consejo Onu por los derechos humanos. En 2015, más de 47000 eritreos han intentado huir para pedir asilo en Europa, pero otras decenas de miles se han dirigido hacia Sudáfrica y en los Países cercanos.

“Los funcionarios eritreos – afirma el informe de la Comisión Onu – ejercitan un verdadero derecho de propiedad sobre los ciudadanos; “hay buenas razones para creer – afirma la Comisión – que los funcionarios eritreos han cometido el crimen de esclavitud, un crimen contra la humanidad, perpetrado de forma sistemática y de manera persistente a partir de 2002”. “Son poquísimos los ciudadanos que no tienen la obligación de servir el Estado en las fuerzas armadas“ ha dicho Smith en una conferencia de prensa. Y esto es uno de los motivos por que miles de eritreos huyen de este pequeño País del Cuerno de África, con 6,5 millones de personas.

Según la Comisión de investigación, el reclutamiento tendría que reducirse a un año y medio al máximo, como previsto. Sin embargo en realidad las cosas están diferentes: según el informe, “en los últimos 25 años todo ha rotado alrededor de centros de detención, campos de entrenamiento militar y otros lugares en todo el País”. El presidente de la Comisión de investigación ha pedido al Consejo de Seguridad que adoptara “medidas miradas” contra los responsables de estos crímenes.

Entre las recomendaciones que presentará al onsejo de los Derechos Humanos, habrá también la Petición por el gobierno eritreo de actuar la Constitución de 1997 y ratificar numerosas convenciones que garantizan los derechos humanos; así como el aplicación del código penal, procedimiento penal y procedimiento civil redactado en mayo de 2015. Las cosas en el País se salieron de control desde cuando en 1993 bajo la égida de Onu se desarrolló un referéndum para decidir si Eritrea debiera finalmente convertirse en un País independiente o mantener la federación con Etiopia. El 99% de los eritreos votó por la independencia, declarada oficialmente el 24 de mayo de 1993. Desde entonces el País está en las manos de Isaias Afewerki, presidente-dueño que juega mucho sobre los conflictos regionales. Aferwerki ha aislado y militarizado Eritrea. La gente es muy pobre, con una corrupción muy elevada.

Según el último informe anual de Amnesty International, la situación de los derechos humanos en el país es dramática: “Todavía es obligatorio también entrenamiento militar para los menores. Las reclutas se emplearon para desarrollar trabajos obligados. Miles de prisioneros de conciencia y prisioneros políticos han seguido siendo detenidos arbitrariamente en condicciones terribles. El empleo de la tortura y de otras violencias es un fenómeno difundido”. Exactamente hace un año las Naciones Unidas difundieron un informe que sintetizaba los resultados de investigaciones sobre el asunto de los derechos. Las conclusiones contenidas en el informe de Onu eran terribles. Ha pasado un año… Una bofetada a la libertad, pero estamos en una de las periferias del mundo, uno de los lugares donde nadie tiene un interés específico. Un lugar invisible, y efectivamente nada cambió.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta