PERÚ, FUJIMORI RECHAZA FORMAR PARTE DEL GOBIERNO DE KUCZYNSKI

158
perú

Keiko Fujimori tiene todavía sangre en el ojo después de una campaña en la que Kuczynski asoció su figura a la de un narcoestado. Perder por dos décimas y con la inmensa mayoría en el Congreso no es exactamente una derrota. En sus manos tiene el poder de negar el voto de confianza al gabinete de Kuczynski. También el de llevar a la mitad del país a la crispación y solicitar la vacancia presidencial, una figura constitucional por la que la silla del mandatario puede quedar vacía según varios supuesto recogidos en la Carta.

Por eso, este viernes, al reconocer por fin su derrota electoral, anunció que el fujimorismo cumplirá “con firmeza” el rol de oposición. Su mensaje estuvo lejos de un esperable tono conciliador frente a un electorado dividido por la mitad. Junto a su ejército de 73 congresistas y una bandera con el mensaje “Gracias Perú”, Keiko Fujimori prometió a sus más de ocho millones y medio de votantes que “defenderá al país de los lobbies”.

Su mensaje es un reto a Kuczynski, quien durante años ha sido miembro del directorio de las importantes multinacionales. El tono retador derivó en ironía cuando la hija del condenado ex mandatario le deseó a su contrario “mucha suerte con sus aliados de campaña”. A lo que añadió que “como corresponde sabrán mantenerse como aliados de Gobierno estos 5 años”.

Fujimori se refiere al Frente Amplio de izquierdas, de Verónika Mendoza, que apoyó a Kuczynski con un “voto crítico” en estas elecciones y que, tras el domingo, declaró que serán oposición de quien sea que ocupe el sillón presidencial.

Así las cosas, Kuczynski se enfrenta al dilema de continuar con un programa de derecha, pero estar solo, o virar a la izquierda para buscar aliados. Una encrucijada más que difícil para un economista neoliberal cuyo plan de gobierno recoge recetas del Banco Mundial y que en las elecciones de 2011 apoyó a Keiko Fujimori para evitar el triunfo del ex comandante Ollanta Humala.

La confrontación no es el estilo de Kuczynski, de 77 años. El presidente de Perú describió la última semana de campaña contra Keiko Fujimori como si le hubiesen obligado a calzarse unas zapatillas con clavos para correr la recta final de una maratón.

Con esas zapatillas de clavos ha ganado la presidencia por tan solo dos décimas, poco más de 40.000 votos. El mismo domingo, con los primeros resultados del boca de urna, Kuczynski se quitó el incómodo calzado y su mensaje fue de concertación y diálogo. Y después de conocer su más que raspado triunfo el jueves, anunció en entrevistas un “gabinete de ancha base” en el que dejaba la puerta abierta al fujimorismo. Pero Keiko Fujimori le cerró ayer esa puerta en las narices con sus declaraciones. Hasta que se calmen los ánimos, su bancada en el Congreso será más que un clavo, un auténtico mazazo a la gobernabilidad.

Antes de la declaración de guerra de Keiko Fujimori, Kuczynski había descartado conceder un indulto a Alberto Fujimori, que cumple 25 años de condena. Sin embargo, dejó en las manos del fujimorismo la posibilidad de un arresto domiciliario. “Si el Congreso da una ley genérica a gente de su condición, para que cumpla la sentencia en su casa, puede hacerlo”; dijo, poniendo la pelota en la cancha del fujimorismo.

Los sectores económicos ven esta pelea política desde la tranquilidad del piloto automático económico que representan tanto PPK como Fujimori. Uno de los primeros anuncios de Kuczynski ha sido confirmar que su ministro de Economía será Alfredo Thorne, quien durante la campaña fue su jefe de plan de gobierno. El perfil de su futuro ministro y el suyo son gemelos. Thorne, al igual que Kuczynski, se ha desempeñado durante años en el Banco Mundial.

Su principal reto será disminuir las brechas de la desigualdad ante la desaceleración económica que ha llevado a Perú de un 8% de crecimiento a un nada despreciable 3%.

Los años de bonanza han permitido que la pobreza descienda del 48% al 22%, pero la desigualdad persiste. Frente a una brecha en la que han naufragado sus predecesores, Kuczynski ofrece la creación de un ministerio nuevo de “apoyo a las regiones” y programas de microcréditos.

Artículo tomado de www.elmundo.es

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios