MATEMOS EL ODIO ANTES QUE EL ODIO MATE EL CHILE

219
odio

Estos hechos violentos –que lastimosamente se hacen cada vez más frecuentes- evidencian una crisis de la conciencia nacional. Por ello quiero volver a repetir las palabras que en otro tiempo pronunció mi predecesor, el cardenal Raúl Silva Henríquez: “Matemos el odio antes que el odio mate el alma de Chile”.

Con humildad y serenidad pido a quienes están realizando estos tipos de actos, que reflexionen sobre la necesidad de que exista respeto entre todos nosotros. Hay muchos ciudadanos cristianos, creyentes en las enseñanzas del Evangelio, que tienen un sentimiento religioso, que viven su fe. Ellos merecen también un espacio en la sociedad.

En segundo lugar, quisiera hacer un llamado amplio, a toda la comunidad nacional, a que nos detengamos y pensemos seriamente: ¿Cuáles son las causas más profundas de este desencanto y de este clima de violencia? Ciertamente hay causas profundas. Tenemos que saber escucharlas y discernirlas. En el Chile de hoy hay serias situaciones de injusticia social, que no deberían existir. Hagamos el esfuerzo de volver a dialogar sobre nuestra vida en comunidad. Me parece que en un espíritu de solidaridad y búsqueda del bien común, esas injusticias podrán ser gradualmente superadas.

Esta invitación es también para el movimiento estudiantil. Estos días he podido escuchar sus demandas. Entiendo profundamente sus aspiraciones, y los animo a no apagarlas. Pero al mismo tiempo, me pregunto si sería posible que estas aspiraciones se concreten cada vez más en acciones de diálogo, que faciliten mayormente un camino de progreso.

Finalmente quisiera hacer un llamado a los padres de familia a preguntarse: ¿Qué visión de familia estamos formando en nuestros hijos? ¿Acaso el individualismo imperante en nuestras relaciones no debería dar paso –desde la formación en el seno familiar- a una mayor valoración de la vida comunitaria y colaborativa, que no solo produzca el bien propio, sino que también y principalmente el de todos, como grupo familiar y por desborde como sociedad? Padres de familia, los animo a que recobren esta gran misión de educar a los hijos poniendo de relieve el significado de la persona humana, que se realiza plenamente en el don de darse a los demás.

Ante la violencia y el delito, las cárceles no son la solución profunda para alcanzar la paz. Insisto, es en el hogar donde los hijos, desde que son pequeños, ven el ejemplo de sus padres: el cariño que se manifiestan, el respeto, la capacidad de resolver los conflictos pacíficamente. Es en el seno de la familia donde construiremos el ideal de una sociedad en paz. Estos pequeños gestos se transformarán un día en grandes gestos de convivencia nacional.

“Matemos el odio antes que el odio mate el alma de Chile”. Nuestra alma es pacífica, y tiene vocación de entendimiento más que de enfrentamiento, como nos recordó el papa Juan Pablo II en su visita a Chile, en medio de manifestaciones violentas en el parque O’Higgins. Animo a la comunidad y particularmente a los cristianos a que oremos al Señor pidiendo la paz. También a los hombres y mujeres de buena voluntad a redoblar los esfuerzos para construir una vida cotidiana de bien, en una sociedad más justa, solidaria, respetuosa y pacífica. Todos podemos colaborar”.

Declaración del Arzobispo de Santiago ante los hechos de violencia en templo de la Gratitud Nacional

Artículo tomado de http://ilsismografo.blogspot.it/

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios