CUÁNTO GANAN LOS ECOCRIMINALES

713
  • Italiano
  • English
ecomafie

Desde la eliminación ilegal de residuos al negocio sobre el agroalimentario, pasando por el abuso urbanístico y por el robo de piezas arqueológicas, lo de las ecomafias es un sector en crecimiento a nivel mundial, como demuestra el informe conjunto de Unep (el agencia Onu por ecología) e Interpol, difundido para el Día Mundial del ambiente. El negocio es terrible: en 2016 llegará a 258 mil millones de dólares, con un aumento del 26% frente a 2014.

La facturación crece en todo el planeta, más rápido que el Pib, y hace los crímenes contra el ambiente la cuarta actividad ilegal del mundo por ingresos, después del tráfico de droga, la falsificación y el tráfico de seres humanos. Una bofetada a aquella “casa compartida” de quien Papa Francisco habló en la encíclica “Alabado seas”, vendida y destruida en nombre del beneficio. En el último decenio las ganancias de estos crímenes han crecido en media del 5-7% cada año, más que el Producto interior bruto mundial.

Según el director executivo de Unep, Achim Steiner, “las grandes sumas de dinero generadas por estos crímenes mantienen en negocio pandillas de falsificación y alimentan la inseguridad en el mundo. El resultado – ha añadido – no sólo es destrozante por el ambiente y las economías locales, sino por todos aquellos que son amenazados por estos negocios criminales. El mundo tiene que unirse para actuar una fuerte acción nacional e internacional para poner fin a los crímenes ambientales”.

Y de hecho el informe recomienda a los gobiernos acciones, normas y sanciones enérgicas (incluso medidas para desmantelar los paraísos fiscales), aumento de los fundos para el contraste, incentivos y apoyos económicos para dar alternativas a las poblaciones que ganan beneficio de estos crímenes. “Las ecomafias, criminalidad organizada que ataca y envenena por sus asuntos ilegales el territorio – ha dicho el ministro italiano del Ambiente Gian Luca Galletti, para los 30 años de su cartera – son un masacre de naturaleza y un amenaza para la salud pública, como saben los habitantes de la llamada ‘Tierra de los fuegos’, a quien debemos la defensa contra las pandillas y la limpieza de su tierra”.

En Italia, los delitos contra el ambiente fueron introducidos en el código penal con la ley 68 de 2015. Una división que pudiera invertir la peligrosa tendencia empezada en nuestro Países en los últimos años. En 2014 cerca 30000 crímenes habían sido cometidos en los principales sectores detectados por Legambiente.

Vemos cuáles son:

RESIDUOS: La eliminación ilegal de residuos industriales es el más peligroso ámbito de actividad de las ecomafias y uno entre los negocios más lucrativos. En vez que tratarlos y gestirlos según las normas, que aseguran su eliminación según la seguridad ambiental y sanitaria, se esconden los residuos especiales y así envenenan el aire, contaminan las capas acuíferas, infectan los ríos y los cultivos agrícolas, amenazan la salud de los ciudadanos, contaminando con metales pesados, dioxinas y otras sustancias cangerígenas los productos alimentarios.

CEMENTO: La construcción ilegal es un fenómeno que destroza los lugares más bonitos del País, artefactos que a menudo permanecen incumplidos como esqueletos, pequeñas villas y hoteles que privatizan enteras zonas de playa, que surgen en medio de los lechos de los ríos o en zonas de riesgo hidrogeológico. Y que está fuertemente liado a las huecas ilegales, al movimiento de tierra y al hormigón y a las acciones de los clanes.

AGROALIMENTARIO: El sector agroalimentario es lo en que se encuentra la mayoría de infracciones por parte de la criminalidad ambiental. Desde las actividades ilegales hechas en agricultura, pensamos a las fraudes para obtener financiaciones públicas en apoyo a unos cultivos o a la lacra social del caciquismo que explota la mano de obra en negro, al transporte de la mercancía, hasta la venta de productos en los supermercados y al negocio liado a la restauración.

ARQUEOMAFIA: El primer eslabón de la cadena son los llamados “ladrones de tumbas”, lo que saquean los sitios, robando vasijas, ánforas, figurines, monedas y fragmentos preciosos, hay luego los comitentes y los peristas que se ocupan de poner en el mercado clandestino, por último los compradores. El sector frecuentemente se concluye en las vitrinas de importantes museos internacionales, a menudo “limpian” los trozos de falsas documentaciones que certifican su procedencia legítima.

ANIMALES: El fenómeno afecta los tráficos de perros y gatos con falso pedigrí o de animales exóticos, la caza furtiva y el contrabando de fauna salvaje, las apuestas ilegales en las carreras de los caballos (un tercio de la facturación total) y las peleas de perros. Sin embargo en la lista de las actividades hay que incluir también el chantaje del pescado, el matadero clandestino, los robos de animales y las falsificaciones alimentarias.

INCENDIOS: El incendio provocado casi siempre se une a intereses especulativos liados al edificación, pero no sólo: en unas regiones el número de hogueras permite asumir empleados del bosque precarios. Muchas veces los que habían estado pagados para apagar los incendios son los que los habían quemado.

GREEN ECONOMY: Se puede considerar la nueva frontera de las ecomafias. La concesión de contratos para la realización de turbinas eólicas, la instalación de paneles fotovoltaicos y semejantes le gusta a los clanes. Se han puesto en marcha varias líneas de investigación para individuar posibles infiltraciones de criminalidad organizada dentro de estas actividades.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta