ÉBOLA, MÁS ALLÁ DE LA ENFERMEDAD

906
  • Italiano
  • English
EBOLA

En septiembre de 2014, mientras en Liberia la epidemia de ébola llegó a la cima de su difusión, Tina Williams, 14 años, tenía fiebre y estaba embarazada. Había sido violada y su novio le había abandonado. En su cama, tiemblante, rezaba por que su enfermedad fuera malaria, no ébola. Los exámenes hechos después del parto fueron negativos, para ella y para su niña que había recién nacido. Pero de todos modos era una sobrevivida a ébola, aunque en un sentido particular. Es una de las muchas historias contadas por Radio Bullets, profundización informativa siempre concentrada sobre al extranjero.

Según un estudio publicado por el Programa de Naciones Unidas para el desarollo (Undp), en algunas zonas de Sierra Leona durante la epidemia de ébola los embarazos en edad juvenil han aumentado del 65 porcientos. No obstante es muy dificil tener datos, sobretodo porque las víctimas denuncian las agreciones muy raramente. Otro estudio, conducido conjuntamente por Unicef y las ong Plan international, Save the children y World vision, ipotiza que el número de embarazos entre adolescentes sea casi doblado en las regiones afectadas por ébola.

“Las epidemias son iguales a las situaciones de conflicto”, explica Monica Onyango, investigadora de salud mundial en la Universidad de Boston. “Hay lagunas de gubierno, caos e inestabilidad: otros aspectos que hacen las mujeres más fragiles frente a la violencia”. Sin embargo, la correlación entre epidemias y violencia contra las mujeres no está bien documentada. “Sabemos que en tiempo de guerra las chicas y las mujeres son a menudo víctimas de violencias sexuales. El fenómeno ha sido documentado durante la guerra civil en Sierra Leona, en Liberia, después del genocidio en Ruanda, durante la guerra en ex Yugoslavia”, precisa Onyango.

La epidemia de ébola en África occidental es un caso de estudio. Según Marie Harding, que trabaja en el centro médico Star of the sea en West Point, uno de los mayores tugurios de Liberia y escenario de una desastrosa cuarentena de 21días durante la epidemia, las disposiciones sanitarias que tenían que contener la difusión de la enfermedad, como cuarentena, toque de queda y cierre de las escuelas, han aumentado también el riesgo, para las mujeres y las chicas, de sufrir violencias y estupros. A la culminación de la epidemia, los partidos de futból fueron anulados y las cafeterías cerradas. Los hombres, que generalmente viven su vida social fuera de casa, tenían que quedarse en casa, con mujeres y niños. De aquí las muchas violencias en las casas.

Según el estudio conducio en Sierra Leona por ong Save the children sobre 617 chicas que han denunciado ataques violentos y estupros, la mayoría ocurrió justo durante la cuarentena. En West Point, Marie Harding fue testigo de una tendencia similar. “Había un gran estrés, mucha tensión. La gente no sabía qué hacer, dónde encontrar algo de comer”, recuerda. “Cuando una chica no está en la escuela, cuando se queda en casa por todo el día, está en peligro”. Un peligro también por otro: en un estudio conducido en Liberia por ong Plan international, algunas madres declaran que han tenido miedo por sus hijas que no podían ir a la escuela y que debían satisfacer las necesidades de la familia. A causa del hambre, unas de ellas tuvo sexo a cambio de alimentos. Un fenómeno particularmente importante entre las huérfanas de ébola, obligadas a sobrevivir solas. En el estudio de Save the children, el 10 porcientos de los niños entrevistados — muchos de los cuales han perdido al menos un padre por el virus — dicen que las chicas quedadas sin familia por ébola fueron obligadas a prostituirse para tener comida y un refugio.

África occidental tendrá que gestionar por años, sino por generaciones, los efectos a largo plazo de esta epidemia de embarazos en la edad de adolescencia. Por ejemplo – cuenta aún Radio Bullets – Liberia prohibe a las adolescentes embarazadas ir a la escuela, una medida que profundiza ulteriormente las desigualdades escolares y obliga a las mujeres a trabajar por salarios de miseria. En Sierra Leona, las adolescentes embarazadas simplemente no tienen derecho a ir a la escuela, ni de día ni de noche. Las madres adolescentes están en riesgo frente a las posibles complicaciones sanitarias — partos demasiado largos, fístulas obstétricas o incluso la muerte durante el parto. Paralelamente, la mortalidad infantil de los bebés hijos de madres adolescentes está más alta. Una bofetada a la igualdad, a la dignidad humana, a la vida misma. Un tormento del infierno de Dante donde la enfermedad, la violencia, la pobreza, la prostitución  se entrelazan hasta estrangular una entera población.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta