BOFETADA A LA FAMILIA Entrevista a la periodista Costanza Miriano, activista del “pueblo” de Family Day

402
  • Italiano
  • English
schiaffo alla famiglia

Aunque  el llamamiento de los Obispos italianos y las críticas de muchos líderes de opinión y también colegas diputados, no sólo del oposición, el primer  ministro Matteo Renzi, a través del ministro de las Reformas constitucionales Maria Elena Boschi, ha decidido poner la confianza sobre el proyecto de ley sobre las uniones civiles que se llama como la parlamentaria Monica Cirinnà, confirmada ayer, en la Cámara, con 369 sí, 193 no y 2 abstenidos. Hoy el voto final sobre el texto legal que modifica de facto el concepto de familia. En el Senado había estado aprobado el pasado 25 de febrero. El Secretario general de la Conferencia episcopal italiana, Monseñor Nunzio Galantino, ha comentado así esta decisión: “El voto de confianza, no sólo para este gobierno sino también para aquellos pasados, representa una derrota para todos”.

Termina, así, un procedimiento parlamentario extraordinario, para esta ley que extiende, de facto, la disciplina del matrimonio entre hombre y mujer a las parejas homosexuales, no sólo en materia de derechos sociales, creando una grieta, una verdadera herida, en el País. También Massimo Gandolfini, el presidente del Comité “Defendemos nuestros hijos”, que ha organizado los tres Family Days, en 2007, 2015 y 2016 – los eventos nacionales para la defensa de la familia, fundada sobre la unión estable de un hombre y una mujer abierta a hacer hijos, como establecido también en nuestra Constitución – ha dicho que es fuertemente “divisora” de la comunidad italiana y más de un analista político ha definido aún “extrema” del tejido social.

Es una derrota, por supuesto, una bofetada al “pueblo de la familia”, que había salido a la calle, el 30 de enero pasado, contra el ddl Cirinnà. En el Comité “Defendemos nuestros hijos”, estuvo, muy activa, la periodista Costanza Miriano, madre de cuatro hijos, autora del libro provocador “Cásate y serás sumisa”, seguido por “Cásate con ella y muere por ella” y el reciente “Cuando eramos hembras” (Sonzogno, 15 euros). El 19 marzo pasado, día de San José, el padre sustituto de Jesús, sobre su blog www.costanzamiriano.com ha anunciado dimitir del Comité, porque esto se ha puesto politicamente. Interris la ha intervistado.

Cómo juzga esta ley sobre las uniones civiles y la decisión del gobierno de poner la confianza?
“He dejado el Comité ‘Defendemos nuestros hijos’ porque ha adoptado una posición política y yo, como periodista Rai, creo no deber  pronunciarme. Cierto, sobre un tema así delicado, desde el punto de vista ético, fue un error poner la confianza. Respect al texto legal, he dicho varias veces que no estoy de acuerdo con eso, sobretodo porque, haciéndose pasar por una ley de civilización, para extender los derechos, en realidad propone una concepción antropológica que no corresponde a la realidad natural y al dibujo de Dios para la humanidad: ‘Dios los ha creado macho y hembra y dijo a ellos desovad’”.

En su blog, en un mensaje titulado “Cicerone frente a Cirinnà”, ella menciona el jurista romano, que escribía: “A la verdadera ley, conforme a la naturaleza, constante, eterna, no está permitido introducir modificaciones”. Esta ley del Estado, en cambio, altera la ley de naturaleza, para imponer una ideología como derecho…
“Es evidente. Lo que yo cuestiono, sobretodo, es que el asunto se ponga, precisamente, como un reconocimiento de derechos a quien no los tiene, como un problema de igualdad. Los derechos de las personas ya estaban tutelados. El matrimonio es una institución civil para la tutela de la progenie, de los derechos de los niños, no de los adultos. Y los niños tienen derecho a un padre y una madre. La propaganda ha utilizado el instrumento de la mistificación. Fuimos acusados de ser homofóbicos, de quitar la libertad de alguien. Así se transforma la realidad. Una relación personal es indispensable pero no suficiente para ser una familia. La ley ejerce un forzado ideológico para imponer una nueva concepción antropológica, de humanidad. De facto, se introduce un segundo matrimonio para las parejas homosexuales. Lo que está en juego es de tipo cultural”.

En un otro mensaje, de hecho, usted menciona el Papa emérito Joseph Ratzinger, en la Encíclica “Caritas in veritate”: “El asunto social ha llegado a ser radicalmente un asunto antropológico”. A través el instrumento de la ley, por tanto, se propone y se impone un nuevo dibujo de ser humano?
“Absolutamente, sí. Por eso nos opusimos así fuertemente. El problema no es que dos homosexuales van delante del funcionario público para formalizar su unión, o que pueden ejercer algunos derechos sociales, sino es un problema de verdad sobre la persona humana y sobre la familia, que no se haga confusión. El ser humano nace por un hombre y una mujer, un macho y una hembra, que se unen en matrimonio para garantizar estabilidad y seguridad a los hijos. Sin perjuicio la verdad, que hagan lo que quieren”.

El Comité “Defendemos nuestros hijos”, ha fracasado?
“Yo diría que no. Lo que queríamos era hacer sentir con voz fuerte que el antropología cristiana está viva, no es una ‘visión sobrepasada’, no es santurrona, sino auténtica. Sonrío cuando me piden si creo en la familia ‘tradicional’. La familia es una, desde siempre y por siempre. El Family Day ha anunciado la verdad de la persona humana contra quien ondea banderas arcoíris para cubrir una propaganda ideológica con colores sombríos, agresiva, un despliegue sin precedentes. Más de un millón de italianos, con sus propios medios, gastando dinero personal, en algunos casos donde ya es poco de verdad, luchando contra el esfuerzo también de horas de viaje, se han reunido en Roma para decir que no cedemos al chantaje cultural, no bebemos la melaza del cambio de civilización y de progreso. Es la política que ha fracasado, no el pueblo de las familias”.

Cómo ha recibido las declaraciones de Monseñor Galantino? Las familias italianas se han sentido “solas”, en esta batalla?
“No corresponde a las ovejas juzgar a los pastores. Las ovejas se sienten sustentadas cuando tienen los pastores cerca de ellas, con voz fuerte y clara. Sin duda nos hemos sentido solos”.

La política, para merecerse la confianza, no tendría que adoptar disposiciones para dar confianza a la familia, a las familias italianas?
“Creo poco en las políticas para la familia. Hay muchos proclamas y pocas acciones. Bastarían pocas cosas. Por ejemplo, una fiscalidad justa, que pueda ayudar a las familias numerosas, ventajas fiscales y económicas, el apoyo a la educación, como los ingresos gratuitos para los menores en los museos y otros lugares culturales. Justo porque el asunto es en primer lugar cultural, antes que político”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios