EN LA CÁRCEL AL REVÉS

321
  • Italiano
  • English
carcere

Las autoridades iraquíes están tomando a menudo inocentes suspechados de “terrorismo” en condiciones desastrosas en todo el País y no tienen ninguna capacidad de elaborar los casos. Es la denuncia de Amnistía Internacional, según el cual las condiciones de las prisiones en Iraq donde están los suspechados “son chocantes”. Una delegación del grupo para los derechos, incluso su secretario general Salil Shetty, ha podido visitar a uno de estos centros en Amriyat al-Fallujah, al oeste de Bagdad. “Visitamos un centro de detención en que habían 700 personas confinadas, encerrados allí desde meses”, ha dicho Shetty a AFP.

Después de la caída de Saddam, la situación en Iraq se ha salido de control. Hoy el caos está devorando el orden político en Iraq ocupado en una batalla interior contra Isis. Hace poco tiempo miles de ciítas, instados por el clérigo Moqtada al Sadr, han irrumpido en la Zona verde de Bagdad y han ocupado el parlamento, pidiendo las dimisiones del primer ministro Haider al Abadi y un serio proceso de renovación política. Las milicias apoyadas por Irán dominan las áreas del País a mayoría ciíta, mientras Kurdistán iraquí, al norte, se autogobierna, y los suníes al oeste sufren el Is y la campaña militar contra estos. La strategia anti Isis de los Estados Unidos se basa sobre el primer ministro Al Abadi, que pero tiene una influencia siempre menor en el País. La reacción es el endurecimiento del estado de policía.

Un actitud comprensible, por la intensidad del riesgo terrorístico, que pero está provocando otro fallo. Basta un suspecho, frecuentemente una delación, y  se está encerrados en la oscuridad de las prisiones. Más que luchar contra el caso individual, es para mandar un mensaje a los otros probables terroristas. “Las condiciones en que se encuentran – explica aún Salil Shetty – son devastadoras: mantienen algunos en un metro cuadrado o poco más por persona, a menudo se encuentran también al revés sin posibilidad de moverse”, ha dicho. “Los servicios sanitarios, donde hay sitio, están en el mismo cuarto. La comida es muy limitada”.

Donatella Rovera, asesora responsable de la respuesta a las crisis de Amnistía, ha dicho que el centro – gestido por fuerzas anti-terrorismo iraquí – tiene a disposición sólo cuatro rastreadores para elaborar todos los casos pendientes, y está abrumado por un trabajo que no llega a terminar. También porque siempre llegan nuevos “casos”. Una bofetada al derecho a la Justicia.

Amriyat al-Fallujah está en la provincia occidental de Anbar, donde las fuerzas de seguridad están combatiendo los milicianos del Estado Islámico. Las operaciones militares han traslado un número enorme de civiles en la provincia, y miles de hombres suníes han sido detenidos y acusados de actividades terrorísticas y mantenidos en aislamiento. “Ninguno de ellos ha sido formalmente incriminado. Están allí por mese y mese porque las autoridades locales no tienen ninguna capacidad de indagar sobre estos casos”, ha dicho Shetty. “Las mismas autoridades locales han admitido que no saben tampoco cómo estas personas se hayan quedado por allí, y piensan que la mayoría de ellas es inocente”.

Los miembros del equipo de Amnistía ha dicho que no sabían de la existencia del centro de detención ni tampoco de los 700 hombres detenidos a su interior. “Es sintomático de un problema mucho más grande porque hemos encontrado 700 de ellos, pero hay muchos lugares como aquello en todo el País”, ha dicho Shetty.

Es una de las tantas historias “devueltas” de las periferias del mundo, donde la guerra, las atrocidades, las venganzas, la pobreza y la desorganización de fondo dejando en el suelo siempre más víctimas. Y recordamos cuando con gran pompa las autoridades iraquíes cerraron Abu Ghraib, la prisión tristemente conocida por los abusos cometidos por el régimen de Sadam Husein y por las fuerzas americanas durante la ocupación de Iraq; fue utilizada como centro de torturas bajo Saddam, y se estima que han perdido la vida cerca 4.000 prisioneros. La cárcel, cerrada en 2006, reabre sus puertas el 21 de febrero de 2009; completamente renovado y modernizado la penitenciaría ha sido rebautizado Bagdad Central Prison. El 16 de abril de 2014 la cárcel vuelve a cerrarse, después de una fuga en masa. La pregunta es: cuántas otras Abu Ghraib existen aún?

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta