COMBATIR LAS ENFERMEDADES EN LA MESA

1268
  • Italiano
  • English
malattie e alimentazione

“Todas las enfermedades tienen origen en el intestino”. “La comida sea vuestra medicina y vuestra medicina sea la comida”. “Somos lo que comemos”, decía Hipócrates, el “padre” de la medicina occidental. Después de 2.500 años, se vuelve al antigua sabiduría. Internos, oncólogos, hasta psiquiatras, especialistas de la salud en cada área disciplinar declaran que un buen equilibrio de intestino y de la psique está a la base del bienestar del cuerpo y de la mente, y de las relaciones sociales y sentimentales. “Gran parte de las disfunciones viscerales tienen a la base errores en el alimentación”, declara el oncólogo Franco Berrino. El colega Claudio Pagliara añade que “nuestro cerebro es el mayor productor de fármacos y venenos y es un maravilloso médico”. La salud, entonces, está en el vientre. Y hay quien, como Silvio Spinelli, utiliza un enfoque integrado al reequilibrio de los “dos cerebros”, de la cabeza y del intestino, como camino de recuperación del cuerpo, de la mente y del espíritu. Es exponente de la Universidad Popular Academia internacional de alimentación clínica, y es el responsable científico de la Convención interdisciplinar que habrá en Fasano, el próximo 28 de mayo, sobre el tema: “El microbiota intestinal, el órgano desconocido”. Interris lo ha entrevistado.

Dottor Spinelli, hay por tanto un” vínculo rojo” entre psique, intestino y salud del cuerpo?
“Por supuesto. El intestino, más de ser el órgano más importante para el sistema inmunitario, produce serotonina, un neurotransmisor conocido como ‘la hormona de la felicidad’. El estado de bienestar del intestino condiciona el humor, los pensamientos, el comportamiento, las funciones cognitivas, como el atención y la memoria, y la salud de todos los órganos. Y hay un nexo directo entre la flora bacteriana intestinal y el funcionamento cerebral. Un intestino malo enferma nuestro cerebro. Los niveles cerebrales de serotonina están reglados por la cantidad de bacterias en el intestino ya desde los primeros años de vida. Hay más de 500 especies diferentes de microorganismos en nuestro intestino. Por su parte, pero, la flora intestinal influye en nuestro estado psíquico y está a su vez influida por nuestras emociones y esperiencias. Las penas, las desilusiones, los miedos, alteran el microbiota y el sistema inmunitario. Estados de ansiedad, de tensión, de angustia, los pensamientos negativos envenenan nuestro cuerpo, el corazón, en sentido físico y afectivo, nuestras relaciones. Por lo tanto, limpieza intestinal, sana alimentación y una buena sonrisa son la mejor garantía para la salud y una espera de vida larga y feliz”.

Cuáles son los alimentos de evitar, cuáles de reducir y cuáles de preferir?
“Para estar bien, el intestino tiene que funcionar en salud en sus dos componentes: como estructura de órgano y para la flora intestinal. Nuestra civilización occidental está formada por superalimentados, en realidad desnutridos. Tenemos un exceso de algunas sustancias, en su mayoría nocivas, y falta de otras. Los alimentos pueden ser dañinos, neutros o saludables. Se llaman nutricéuticos, los alimentos que sirven al bienestar y a la salud. Nutrigenómica, en cambio, estudia como la comida actua sobre nuestro ADN. La comida “basura” es aquella que altera las funciones del intestino y la flora bacteriana y puede injertar también variaciones en el código genético. Antes de todo, la comida industrial, con conservantes, aditivos, colorantes, sustancias sintéticas y atraco de azúcar. El azúcar refinado es llamado el ‘veneno blanco’. Hay que eliminar las grasas trans y hidrogenadas (las margarinas), que aumentan la insulina y el riesgo de cardiopatías y de tumores y reducen el deseo sexual y la fertilidad. Hay que limitar carne y productos lácteos y de todos modos acompañarles con verduras, preferiblemente crudas. Es recomendable el consumo de hortalizas, legumbres y fruta, que contienen vitaminas B, C, D, E y omega 3. Así pues, también está bien el pescado, pero en cantidad limitada”.

Una sana alimentación, entonces, es un acto de amor para si mismos…
“Sin duda. Para si mismos y para los demás. Si se está en salud, amejora la calidad de la vida, las relaciones con otras personas, el rendimiento”.

Cuál es el consejo para mantener la psique en buena salud?
“Ciertamente la primera fuente de los disturbios psíquicos es estrés. Una vida siempre a toda prisa no hace bien a la salud. Es una de las principales causas de cáncer y de las enfermedades más difundidas. Junto al atraco de azúcar es la causa del diabetes tipo 3, lo específico del cerebro, que provoca daños a las funciones cerebrales, el alzheimer y otras enfermedades degenerativas. Una mala alimentación actua negativamente en manera directa sobre el cerebro. Y también los pensamientos y los sentimientos negativos alteran el estado de salud del cuerpo. Entonces, hay que alimentar un actitud positiva hacia la vida y hacia los demás, respetando el horario de sueño y cultivando el orden, interior y exterior. El desorden, en cada dimensión, alimentar, físico, psíquico, moral, crea desequilibrio y enfermedad. La regla es quererse y querer”.

La receta de amor de Papa Francisco – dar gracias para las cosas buenas, ser capaces de pedir perdón y pentirse de sus propios errores, usar amabilidad y moderación, ser capaces de perdonar, para levantarse más fuertes y sanos de los errores – es también una buena regla para la salud, entonces?
“Por supuesto. La receta de Papa Francisco es una de las mejores recetas de vida, en absoluto, también para la salud y la sanación, del cuerpo y del alma”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta