NIÑOS A LA VENTA

344
  • Italiano
  • English
neonati
Twins

En un mundo en que la genética está haciendo pasos adelante, llegando al límite inexplorado de la ética y poniéndonos delante al peligro del complejo de dios, en el cual pretendemos no ser criatura sino creadores, decidiendo quien traer al mundo y con cuales características, asistimos también a otra peligrosa desviación, hija en parte de la misma actitud.

Sucede en India, donde la policía ha descubierto una clínica de los horrores en la que los bebés no deseados – porque hijos de la culpa, como se decía un tiempo, o también sólo porque no queridos – se convierten en parte de un mercado negro donde la vida se vuelve en mercancía. Al principio los marginados sólo eran los pequeños nacidos de un estupro o de relaciones ilícitas, luego el comercio se estaba extendiendo. Estaban consignados a esta “granja de bebés” y vendidos en adopción, ha dicho la policía. Dos niños se han salvado gracias a la redada en hospital, en la zona Murar de Gwalior. Otros tres han estado vendidos a parejas sin hijos en Uttar Pradesh y Chattisgarh. Una bofetada al futúro de estos niños.

El drama en el drama es que no se habla de adopciones familiares, por cuanto sea terrible pensar a la compra de un niño como una mercancía; la situación es más horrible. Muchos de estos de hecho son destinados a estar vendidos como esclavos, otros destinados al mercado de la prostitución. Y quizás hay también el tráfico de órganos detrás de este comercio ilícito.

El jefe del hospital Arun Bhadoria – como cuenta The Times of India – ha estado detenido. Durante l’interrogatorio no ha querido revelar la suerte reservada a los dos niños encontrados en el hospital. El mecanismo era tan perverso como eficiente. La clínica tenía agentes derramados en toda la región Chambal, que utilizaba para ir a tomar las chicas que tenían embarazos no deseados. Las mujeres o sus padres, si demasiado pequeñas, estaban contactados y en cambio de dinero y del absoluto secreto consignaban el niño una vez nacido. Desde allí empezaba la caza al adopción, confiando en el deseo de quien quería un hijo a toda costa y podía  permitirse gastar. En un caso, ha sido aún cambiada una niña con un niño, sólo para tener un hijo de aquel sexo.

Rani Bilkhu, de la onlus Jeena international, que en pasado ha lanzado campañas contra el aborto selectivo, ha dicho a Metro.co.uk: “Es preocupante que los profesionales sanitarios que tienen que actuar en interés de sus pacientes están guiados por el beneficio económico. La trata di seres humanos se debe abordar sobre un planteamiento común“. Y no es el único caso: en China también se ha descubierto una estructúra semejante, en condiciones ruinosas, en que estaban encerradas mujeres embarazadas, muchas enfermas por SIDA con sus niños pequeños. Bebés alimentados con comida no adecuada, como restos de comida; la policía ha encontrado 37. Se ofrecía dinero a las mujeres para quedarse embarazadas, dar a luz y luego dejar a ellos los niños destinados a la venta.

Al Palash Hospital indio, el precio para la compra o el intercambio era de cerca 1300 euros. Cinco personas han sido acusadas de trata de seres humanos y de compra de menores para la prostitución.

Ahora las indagaciones están prosiguiendo, en busca de otros niños-objeto vendidos a parejas complacientes. Por tanto afortunadamente se ha roto en este caso la inmunda cadena de compraventas. Pero las preguntas que se quedan son muchas, e inquietantes: cuántas otras granjas de bebés hay en el mundo? Cual valor se está dando a la vida humana si se hace pasar el mensaje que puede ser utilizada como mercancía? Estamos seguros que nuestra civildad, antropológicamente hablando, no sea en desarrollo sino más bien de involución?

El ausencia de valores, el relativismo imperante, la incapacidad de distinguir lo bueno y lo malo por lo que son ellos mismos y no sólo en función de lo que piensa la sociedad, se están convirtiendo en rutina. Vale la pena despertarse, antes de todo a nivel cultural (y por tanto denunciando, estigmatizando, haciendo conocer lo que sucede) y luego, obviamente, a nivel penal también, para evitar dejarse arrollar por lo malo.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta