ECUADOR, TERREMOTO DE MAGNITUD 7.8 DEJA CIENTOS DE MUERTOS El Gobierno ha declarado el estado de excepción

177
ecuador

Ecuador se estremeció la noche del sábado con un terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter que azotó el norte de la región costera del país y ha dejado cientos de víctimas mortales y miles de heridos. El último balance ha elevado el número de muertos a 272 y a 2.068 el de heridos. El Gobierno ha declarado el estado de excepción. El número de muertos a causa del terremoto que sacudió este sábado Ecuador sigue aumentando según pasan las horas. Son ya 272 las víctimas mortales y más de 2.000 heridos, según ha informado el vicepresidente del país, Jorge Glas.

El vicepresidente del país, Jorge Glas, remarcó que la cifra de fallecidos podría aumentar debido a los daños generados en la zona del epicentro. En una comparecencia ante los medios de comunicación, Glas también aseguró que la situación es particularmente “compleja” en el balneario costero de Pedernales, donde a los equipos de rescate y asistencia les ha sido difícil llegar.El epicentro del seísmo, ocurrido a las 18.58, hora local (01.58, hora peninsular española), del sábado fue en el noroeste, entre las zonas de Cojimíes y Pedernales (Manabí) y se sintió en buena parte del país. En Quito, Guayaquil, Santo Domingo, Ibarra, Esmeraldas, entre otras ciudades. Los daños han sido graves en Portoviejo, Crucita, Pedernales, Tosagua, Manta, Muisne, y afectó en menor medida a Babahoyo, Quito y Guayaquil.

La mayoría de los fallecidos estaban en la zona del epicentro del terremoto, un área eminentemente turística, tanto para los ecuatorianos como para los turistas, reconocida por sus playas y su gastronomía, y por el avistamiento de ballenas jorobadas durante varios meses al año. Manabí es la tercera provincia en importancia económica en el Ecuador y ahí se encuentra Manta, uno de los puertos más grandes del país.Las autoridades no descartan que la cifra de muertos ascienda, ya que, por ejemplo, en Pedernales, su alcalde, Gabriel Alcívar, informaba de que más de 30 hoteles habían sido destruidos y temía que muchos de sus clientes hubieran quedado atrapados. Además, también dijo que la destrucción de la ciudad era casi total, por lo que hacía un llamamiento para que las autoridades nacionales enviaran equipos de socorro y alimentos para los que tuvieron que dormir al aire libre.Pocas horas después del terremoto, el Gobierno decretó la emergencia para las provincias costeras del país: Esmeraldas, Los Ríos, Manabí, Santa Elena, Guayas y Santo Domingo y el estado de excepción para todo el país. Debido a esa decisión, se ordenó que 4.600 policías y 10.000 militares acudan a las zonas de mayor devastación. Los primeros grupos salieron en las últimas horas del sábado, para ayudar con el rescate de las víctimas y brindar seguridad ante las denuncias que se hacían, a través de redes sociales y sistemas de mensajería instantánea, sobre intentos de saqueos especialmente en áreas de Manabí, en donde las pérdidas de los bienes no eran totales.

La fuerza pública también han controlado mercados y grandes superficies, para garantizar el suministro de comida y agua, así como para señalar las rutas a los que quisieran dejar ciudades como Portoviejo, cuyo centro quedó gravemente afectado.
El presidente Rafael Correa, quien se encontraba en El Vaticano, volvió de urgencia al país. Sus primeros mensajes, a través de su cuenta de la red social Twitter, fueron para pedir ánimo a la población. Su llegada estaba prevista para el final de la tarde. Según la información oficial, irá directamente a Manabí para recorrer las diferentes zonas.

Hasta el momento, el Gobierno ha anunciado que cuenta con 300 millones de dólares para atender la emergencia. Aunque aún no se han contabilizado los daños, se estima que serán varios miles de millones de dólares. Las obras de infraestructura más importantes (refinería, centrales hidroeléctricas, centrales multipropósito) no presentaban daños.Los ofrecimientos de ayuda y los mensajes de solidaridad internacional fueron inmediatos. Las autoridades sobre todo solicitan personal de rescate y tiendas de campaña, debido a la época lluviosa, otra dificultad más para los afectados.En Quito, Guayaquil, Cuenca e Ibarra, a través de las redes sociales, se organizaban colectas de alimentos y ropa, mientras que las autoridades recordaban constantemente que los ecuatorianos tengan listas sus mochilas de emergencia, ante cualquier réplica del terremoto. El Instituto Geofísico ha detectado 180. La más fuerte llegó a los 6,1 de intensidad.

Artículo tomado de www.elmundo.es

 

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios