EL PAPA LLEGA A LA ISLA DE LESBOS Francisco visita, junto al patriarca Bartolomé y al arzobispo de Atenas y Grecia, Jerónimo, Moria, donde la UE detiene a más de 2.500 refugiados

286
lesbos

El Papa ha llegado este sábado a Lesbos para apuntar con su dedo a aquello que la Unión Europea ignora. Una isla, junto a otras griegas como Samos, Quíos o Kos, frente de la mayor tragedia migratoria en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial. Francisco aterriza este sábado en Mitilene, la capital, donde será recibido a pie de pista por el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, el Patriarca de Constantinopla, Bartolomé, y el arzobispo de Atenas y Grecia, Jerónimo.Tras una recepción en las instalaciones aeroportuarias, la comitiva pontifical se dirigirá a lacontrovertida prisión de Moria.

Situada en medio de un olivar a las afueras de Mitilene, está cercada por gruesos muros de hormigón, seguidos de una alta verja copada con alambre de espino. Con capacidad para 2.500 personas, hoy la habitan 3.500. Y serían más si no fuese porque 700 refugiados, de familias sirias, han sido enviadas esta semana al amable campamento de Kara Tepe.Ante la visita del Santo Padre, las autoridades han aplicado chapa y pintura a Moria. Donde hace dos semanas faltaba agua caliente, comida, camas y hasta techo, hoy hay limpieza, más alimentos y comodidades. Este viernes se regaló ropa a todos los internos de la cárcel, llamada eufemísticamente ‘centro de acogida’ por la UE. “Hasta los policías se han vuelto simpáticos”, ironiza un sirio en conversación telefónica con EL MUNDO desde el interior de la prisión.Pero las mejoras en Moria no son suficientes en un país que alberga a 53.666 refugiados registrados, según el último recuento del Centro de Coordinación de la Crisis de Refugiados del país heleno. La mayoría, llegados antes del 20 de marzo, fecha a partir de la cual todos los que han llegado a Grecia deben ser devueltos a Turquía.

Este bloque, mayoritario, dispone de permisos de estancia temporal en Grecia -diferentes según nacionalidad- y se topa con todas las fronteras, como la macedonia, cerradas. Los presos en Moria están sujetos a deportación por haber llegado o haberse registrado con posterioridad al 20 de marzo. Según Atenas, la mayor parte ha pedido asilo en Grecia. Bruselas quiere que se resuelva su solicitud de asilo una vez sean deportados a Turquía. Las deportaciones empezaron el 4 de abril , pero se han frenado entre lamentos del Gobierno griego por la falta de funcionarios para gestionar las peticiones de asilo. Hasta la fecha, sólo se han devuelto de Grecia a Turquía 325 personas, dos de ellas sirias, y se ha relocalizado a 79 sirios de Turquía a la UE, menos de las que han llegado en ese tiempo a la costa griega. Eso contradice el mecanismo llamado ‘uno por uno’, que asegura la relocalización de un refugiado en Europa por cada uno devuelto a Turquía. La ineficacia del acuerdo Ankara-Bruselas inquieta a sus víctimas, los refugiados, que este viernes protestaron en Moria y este sábado, anuncian, repetirán frente al Papa.

El máximo representante de la Iglesia católica, unido a los líderes ortodoxos Bartolomé y Jerónimo, firmará dentro de la prisión de Moria una declaración de apoyo a los refugiados. Se espera que ésta sea dura con la Unión Europea, a la que el Papa acusó recientemente, durante la misa del Domingo de Ramos, de permanecer “indiferente” ante la crisis de refugiados. La UE apenas ha acogido, mediante el sistema de realojo, a unas 600 personas, de las 160.000 a las que se comprometió a finales de 2015.El miércoles pasado, durante un “llamado” en la Plaza de San Pedro, el Santo Padre enfatizó que su viaje a Lesbos busca “expresar cercanía y solidaridad tanto a los prófugos como a los ciudadanos de Lesbos y a todo el pueblo griego, tan generoso en la acogida”. Este mensaje lo remachará Francisco en el último acto de su visita. Cuando, al salir de Moria, visite el puerto de Mitilene, donde se citará con los pacientes vecinos de Lesbos y rezará por quienes han muerto a las puertas de Europa sólo por desear una vida mejor.

Artículo tomodo de www.elmundo.es

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios