CREYENTES TIBETANOS SUPERARON LOS CONTROLES CHINOS Y REZAN ON LINE En China, las oraciones colectivas están prohibidas, por lo que cientos de fieles han publicado oraciones en WeChat

441
  • Italiano
tibetani

Los tibetanos que viven en territorios chinos no son libres para orar en público, ni mucho menos para organizarse en grupos de oración o de manifestar su fe en público. A pesar de la censura de los medios de comunicación, sin embargo, en estos días llegó la noticia de una operación delicada a la que se debía someter el Dalai Lama. El Premio Nobel se encuentra en los Estados Unidos, donde permanecerá debido a reposo medico por un período bastante largo. Muchos fieles, por lo tanto, sólo han podido orar encerrados en sus hogares, en secreto, ya que el gobierno chino controla todo lo que hacen, sospechando que detrás de las oraciones se pueda ocultar un intento de revuelta.

Según la religión budista, sin embargo, las oraciones colectivas son mucho más eficaces, por este motivo, muchos tibetanos trataron de eludir el control del gobierno usando la WeChat – una aplicación de mensajería instantánea para chatear, un híbrido entre Facebook y Whatsapp, por así decirlo – para enviar al Dalai Lama sus oraciones para una pronta recuperación.

Por desgracia, no se trata de solo excesivas precauciones: el gobierno chino es muy opresivo hacia los tibetanos, no son aislados los casos de monjes o creyentes detenidos por organizar ceremonias de oración colectiva. En algunas zonas se ha prohibido la  imagen del Dalai Lama y cualquiera que la expone corre el riesgos de detención inmediata. A pesar de que el país reconoce oficialmente cinco religiones, de hecho, los fieles deben someterse a las reglas del Partido Comunista, evitando de manifestar de manera tajante la propia religión.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios