DE ESTÁ FORMA PENSAMOS VENCER LA MUERTE

549
  • Italiano
  • English
immortalità

El sueño de la vida eterna llama la atención de la humanidad desde los inicios del tiempo. Un deseo oculto, resultado de la conciencia de la mortalidad, que angustia nuestros pensamientos. Existen rastros en las obras literarias de la antigüedad, cuando se pensaba que la inmortalidad era una prerrogativa sólo para los dioses y se buscaba la eternidad a través de los hechos heroicos. El héroe homérico Aquiles, ante la posibilidad de elegir entre una vida breve pero legendaria y una larga pero destinada a ser olvidada, no tuvo dudas: mejor es el morir jovenes y ser recordados para siempre. El cristianismo, en primer lugar, habló de “la resurrección de la carne” postergandola, sin embargo, a “el último día”, cuando Jesús volverá a la tierra para juzgar a la humanidad y abrir a los merecedores las Puertas del Reino de Dios. Según el Evangelio, la vida eterna existe, sin embargo, no representa una continuación de aquella terrera y, por lo tanto, no excluye la muerte física, que es inevitable. Demasiado poco, evidentemente; especialmente para aquellos que, a pesar de creer, no puede vivir con la incertidumbre del “después”.

De este modo, a lo largo de los siglos, los alquimistas en primer lugar, los científicos después, se fueron a la caza del Elixir, una cura que puede hacernos invulnerables al curso natural del tiempo. Se ha pasado por también por los rituales mágicos peligrosos, hasta investigaciones cada vez más profundas acerca del cuerpo humano. La literatura y el cine han sabido muy bien como describir este sueño, dejandonos obras maestras, estas sí, imperecederas. Desde “Frankenstein” de Mary Shelley al “Retrato de Dorian Gray” de Oscar Wilde, sin dejar de mencionar a “Highlander” de Russell Mulcahy. En general, en todos no falta la melancolía. ¿Qué sentido tiene vivir para siempre, es la cuestión de fondo, si todo lo que nos hace felices (familia, amigos, amor, etc.) está destinado a desaparecer?

Obviamente esta pregunta no se la hacen los estudiosos que están trabajando en técnicas capaces de prolongar la supervivencia, tales como la hibernación (llamada técnicamente criogenesi). La revista especializada “Cryobioology” en los últimos días publicó los resultados de una investigación que podría abrir paso para ambiciosos proyectos, entre ellos la “crioconservación” de los seres humanos. Se trata de un experimento dirigido por Robert McIntyre de la empresa 21st Century Medicine, que ha llevado adelante la congelación y posteriormente la descongelación de un cerebro de conejo, sin sufrir ningún daño. Un proyecto terminado después de 5 años de tentativos y que ha ganado el premio de la Brain Preservation Foundation.

Para evitar daños en el cerebro y en las neuronas debido a los cristales de hielo que se forman cuando se utilizan métodos de congelación tradicionales, los científicos utilizaron la vitrificación, aprovechando el uso de sustancias crioprotectores: el órgano del pequeño mamífero se le hizo llegar a -211 grados Fahrenheit (-135 ° C) y, cuando se descongeló, las sinapsis del cerebro, las estructuras intracelulares  y las membranas celulares se mantuvieron intactas. Se utilizó una sustancia, llamada glutaraldehído, que ha ayudado a lograr este objetivo, pero que, siendo tóxica, deberá ser reemplazada por moléculas no dañinas. El proyecto alimenta la esperanza de desarrollar un método seguro y eficaz para la hibernación humana, para “criopreservar”, por ejemplo, a los enfermos terminales hasta cuando estarán disponibles tratamientos eficaces para sus patologías. Un noble propósito, pero que probablemente corre el riesgo de transformarse en una bofetada a la naturaleza . Y no toma en cuenta un principio básico: la conciencia del final es el motor que, a lo largo de los milenios, nos ha llevado al automejoramiento. En un cierto sentido, podemos decir que es propio la muerte la que nos hace hombres ..

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta