DROGA, LOS NUEVOS TRUCOS DE LOS TRÁFICANTES

2209
  • Italiano
  • English
droga

Existen lugares donde cada uno de nosotros, “creyendose” investigador, puede pensar de encontrar drogas ocultas: en el doble fondo de una maleta 24 horas, en un bastón de paseo. Pero la imaginación de los traficantes internacionales es tal, que estas suposiciones hacen sonreír, haciendonos aparecer como aficionados del anti-crimen. Los lugares donde se trata de hacer pasar las drogas, principalmente la cocaína, son en realidad otros; y sólo la pericia y el profesionalismo, así como la intuición, de los hombres y de las mujeres de la Guardia de Finanza del Aeropuerto de Fiumicino, logran el acometido. Porque de “empresa” se trata, visto que nadie pensaría en el buscar la droga dentro de una mandarina clementina. Y sin embargo, incluso esto sucede, el que porciones de frutas se preparen con cuidado, vaciadas y llenadas nuevamente.

Pero no es lo más absurdo que las Fuerzas del Orden, hayan visto transitar en el Leonardo Da Vinci: un grano de café, por ejemplo, donde en el interior de los sacos de café estaba … café, pero con la particularidad de que cada grano, en la pequeña grieta que lo caracteriza, estaba cubierto dentro por polvo blanco. Un enorme y minucioso trabajo, para hacer pasar en la dogana una cantidad destinada a la venta en el gran mercado italiano, una vez recuperado el “material”. Y luego otra vez: tubos de goma – embalados adecuadamente con droga- insertados en las costuras de las maletas, o en las barras extensibles del trolley. O la cocaína líquida, colocadas dentro de las botellas de licor, o utilizadas para impregnar los vestidos y una vez secos, pasados los controles; una vez que llegaron a su destino, el “material” es recuperado con un sofisticado sistema para hacerlos visibles de nuevo (y útil) extrayendola de los tejidos.

Y todavía escondida dentro de los paquetes de quesos y de las barras de chocolate, todos rigorosamente de marca, con confecciones originalmente evidentementes robadas de los almacenes de los fabricantes. Incluso un simple rodillo para la pasta o una tabla para cortar el queso, todo en madera, pueden ser la carcasa para contener la droga. Operaciones perfectas desde el punto de vista técnico, casi imposibles de ver incluso con un ojo experimentado. Por suerte la Finanza tiene sus métodos, y la red de vez en cuando se estrecha alrededor de los criminales.

Pero ¿por qué arriesgar tanto por una cantidad mínima de drogas? La respuesta es: porque así de “mínimo” no es, en referencia a términos económicos. Sólo basta hacer los cálculos: un solo kilo de cocaína pura puede costar en el  mercado negro alrededor de 650.000 euros, un “pastel” clásico hasta el millón. Y a continuación, se intenta hacerla pasar por todas partes: en el relleno de las mantas, en las suelas de los zapatos, como relleno para los sostenes, incluso como una película rellena en el interior de los registros antiguos a 33 giros, hechos pasar como material para los coleccionistas y aficionados. En estar”afectados” son, sin embargo,  los propios traficantes.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta