Migrantes, la odisea rosa

242
  • Italiano
  • English
donne

Continúan a ser constantes en el 2016 los desembarques de los refugiados y migrantes en el territorio europeo. Según los datos publicados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en los primeros 18 días del mes de enero, llegaron a Grecia por mar 31.244 migrantes, equivalente a 21 veces de las llegadas para el completo mes de enero del 2015, cuando fueron de 1.472. Por desgracia sigue aumentando el número de víctimas, son unos 77 los migrantes muertos en el mar Egeo, ya en los primeros 18 días del mes de enero, en el esfuerzo por alcanzar las Costas de Grecia. En el estrecho de Sicilia, en el mismo periodo, los migrantes que llegaron fueron de 607 y 18 aquellos los que se ahogaron. En total, en el 2015, más de un millón de personas, de los cuales la mayor parte mujeres y niños, que han llegado a Europa, superior a cuatro veces el número registrado el año pasado.

La presencia de muchas mujeres y chicas abre nuevos problemas y retos que requieren necesariamente de particular atención y compromiso especial por parte de todos los países interesados de su llegada y paso. Una investigación realizada por Amnesty International, que se presentó en estos días, denuncia los  riesgos y peligros a los que se enfrentan especialmente las mujeres, especialmente durante el viaje que los lleva de su país a nuestro continente. Se trata de una investigación que recoge entre las refugiadas presentes en Alemania y Noruega, algunos testimonios que indican el largo y difícil viaje de las mujeres a lo largo de la llamada “ruta de los Balcanes” que desde Turquía, atraviesa Grecia, Macedonia, Serbia y Hungría, se dirige hacia Austria, Suecia, Alemania, Noruega ect.). Todas indicaron el hecho de haber sido amenazadas y muchas de ellas de haber sufrido violencia física, explotación económica, acoso y de haber sido forzadas a tener relaciones sexuales con los traficantes, con el personal de seguridad o con otros refugiados, incluso dentro del Territorio Europeo.

Amnistía denuncia enérgicamente esta situación y hace un llamado a los gobiernos y a las agencias humanitarias, a fin de que proporcionen una protección adecuada a todas las mujeres y chicas, que huyen de Siria e Irak, para evitar que las mismas se encuentren en la situación de caer de “mal en peor”, enfrentando después de horrores y sufrimientos impuestos por los interminables conflictos en curso en sus países, violaciones y acoso de cualquier tipo. Para nosotras, las mujeres de la Cisl, una adecuada protección significa, por ejemplo, el reservar a las mujeres lugares y espacios más adecuados, para garantizar su integridad física y psicológica. Sería suficiente, de hecho, pequeñas atenciones, pero que serían de gran ayuda para las personas que ya estan turbadas y aterrorizadas y temerosas sobre todo por sus hijos a menudo a su merced.

La construcción de muros y el bloqueo de fronteras por parte de algunos Países Europeos, conducidos por el egoísmo, sin duda no ayuda a encontrar soluciones a está crisis humanitaria, cada vez más estructural, que no ha disminuido y que determina condiciones de precariedad extrema y peligros para la salud y la incolumidad de los que solicitan de manera presionante el asilo, apoyo y  el continuar con el “viaje de la esperanza” hacia el destino elegido. Incluso La Agencia Onu para los Refugiados (Unhcr), el Fondo para la Población  de las Naciones Unidas (Unfpa) y la Comisión para las Mujeres Refugiadas (Wrc) han expresado en una nota, su gran preocupación por los graves riesgos que enfrentan las mujeres refugiadas y migrantes que se encuentran en tránsito en Europa. Una evaluación en el campo que ha hecho emerger que “las mujeres que viajan solas o con niños, las mujeres embarazadas, las madres lactantes, las chicas adolescentes, las niñas no acompañadas, las niñas víctimas de matrimonios precoces, las personas con discapacidad, las mujeres y los hombres ancianos, son entre las personas que se encuentran con riesgos y solicitan  respuestas de las protecciones coordinadas y adecuadas”.

De frente a este cuadro dramático, como mujeres de la Cisl, nos sumanos a estas peticiones con la esperanza, además del marcado contraste de la acción de los traficantes, de ejecutar iniciativas más acordes por parte de las mismas agencias humanitarias y por Europa, y no sólo para solicitar y monitorear el compromiso de los países afectados, sino también para activar y poner en práctica medidas y acciones que puedan garantizar la seguridad en los viajes y en los diferentes puntos de recogida que conllevan vias de fuga hacia Europa, en particular para proteger las vidas de los niños y de las mujeres que de otra manera están sujetas a una doble vulnerabilidad, como refugiadas y como mujeres. Este primero de todo, aunque sea un asunto legítimo en materia inherente la  governance y la distribución de las llegadas entre los distintos países europeos. La dignidad y los derechos inviolables de las personas, son principios irrenunciables y la base de toda civilización y democracia.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta