LA APELACIÓN DE UN HÉROE DEL L’AQUILA: AHORA AYUDEN A MI HIJO

230
  • Italiano
  • English

Es uno de esos héroes silenciosos que en abril del 2009, cuando la tierra tembló a las 3:32 en Abruzzo acabando con el L’Aquila, momento en el que penso que su lugar estaba con las personas que estaban sufriendo, que habían perdido todo. Incluso dejando por unos días el legado familiar por este motivo.

Esa mañana – comenta Patrizio Giliberti – escuché que había pasado un terremoto, y apenas cuando llegue a mi trabajo en el aeropuerto (como guardia de seguridad, ndr) vi esas terribles imágenes y pensé inmediatamente en ir para dar una mano”. Pero el camino fue más difícil de lo que había pensado en un principio: “Le pregunté al comando si podía partir, y me respondieron positivamente; garántizandonos también la indemnización de la misión, los equipos, etc. Pero en el mismo día ocurrió el bloqueo: desde las oficinas centrales no se recibieron la aprobación, porque los costos eran demasiado altos, y entonces todo parecía estar bloqueado.

“Fue en ese momento, vista nuestra determinación, de que el jefe del Núcleo Aeropuerto nos propuso una solución: ir de todos modos, pero bajo nuestra responsabilidad y utilizando nuestros días de vacaciones. Aceptamos, recogimos una suma de alrededor de 500 euros para la compra de alimentos no deteriorables y artículos de primera necesidad. En la mañana del 7 estábamos en el L’Aquila, en el campo de la Piazza d’Armi”.

Allí, nos encontramos con verdadero dolor … “Había gente desesperada que no podían encontrar a sus parientes , niños que temblaban ‘dejados’ en las tiendas de campaña, ancianos que lloraban en los hombros de los equipos de rescate. Veinte días que me han marcado profundamente, recuerdos terribles del sufrimiento que vivieron esas personas, en medio de los escombros; nosotros tratamos de ayudarlos, no sólo con las cubiertas, sino también con el calor que puede dar una sonrisa, una caricia, una mano amiga “.

Hoy quién esta buscando esa mano tratando de encontrar ayuda es propio él. Hace nueve meses, Patrizio se convirtió en padre por segunda vez, de un niño llamado Alessandro; el cual sufre de una extraña enfermedad neurodegenerativa: la enfermedad de Krabbe. Es un trastorno que implica la pérdida del neurilema que cubre como una cinta adhesiva las fibras nerviosas. También se conoce como leucodistrofia de células globoides, ya que está caracterizada por la aparición en el cerebro de agrupaciones irregulares de células localizadas alrededor de los vasos sanguíneos denominados “cuerpos globoides”.

“Aquí en Italia no nos dieron esperanza – comenta Patrizio – ofreciendonos al máximo un trasplante de células estaminales, el cual no sería decisivo, pero serviría para prolongar la vida de unos años, mejorando su calidad. Pero aún así se habla de una sentencia a muerte en un plazo máximo de tres años. Pero luego nos enteramos de que en Pittsburg, en los Estados Unidos, se ofrece una cura completamente desconocida en Europa: una terapia génica, que con una curación bacteriológica que tiene el objetivo de sustituir el gen que no funciona por uno ‘reparado’, que activa la enzima necesaria para la producción y eliminación de la mielina”.

En estos días estamos por recibir la llamada del hospital estadounidense, pero para el tratamiento total se necesitan 500.000 dólares. Una cifra enorme, que esperan de encontrarla a tiempo … Pero para iniciar sirve un depósito de 100.000 dólares. Patrizio y su esposa han recogido 60.000, pero todavía les falta mucho. Por lo que, ahora es el momento de devolver a un hombre esa generosidad que demostró, dejando todo para ir a abrazar a quienes tenían necesidad, aquellos que habían perdido todo. Él corre el riesgo de perder a su hijo, y no existe una motivación más fuerte para darle una mano.

¿Que se puede hacer? Las donaciones pueden realizarse por transferencia bancaria del Comité local de la Cruz Roja Italiana Roseto, Iban IT 73 P 070 867702 0000 0000 09894, o en las oficinas locales de Silvi Marina, Roseto, Atri y Valle del Fino, con el causal “Ayudamos al pequeño Alessandro “. También existe una página Facebook dedicada a Alessandro.

Patrizio se responsabiliza: “Hago cualquier cosa por mis hijos. Mi teléfono móvil es 392.3231201, no tengo miedo a darlo. Cualquier persona que quiera ayudarme, puede hablar conmigo. No tengo miedo de ser rastreado, porque quiero hacer todo lo posible para dar una esperanza de vida de Alessandro”.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

 

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta