PROHIBIDO ACABAR CON LA FAMILIA

259
  • Italiano
  • English

 Fueron dos millónes los participantes en el día de hoy, en el Family Day, en el Circo Máximo, en la Capital Romana, invadida con globos de colores. El doble de las expectativas. El pueblo italiano en defensa de la familia y de los niños. Una bandera que agita significativamente en la plaza: “Renzi, lo vamos a recordar.”

Los Católicos, como los promotores de la Comisión “Defendamos nuestros hijos”, pero no sólo. “Para muchos, llegar a Roma no será un paseo”, se lee en la página web de la manifestación, sin embargo se necesita “hacer lo posible y lo imposible.” Claro que sí, puesto que lo que está en juego, en esta partida, es demasiado importante: se trata de detener el proyecto de ley Cirinnà y de la violenta arrogancia de una modalidad legislativa, que no tiene precedentes en nuestro País, con la “única arma” que las familias italianas disponen, como afirmó el Presidente del Comité, Massimo Gandolfini: manifestar.

“Es importante el ser un gran número”, dijo Gandolfini. Las asociaciones familiares y los diversos movimientos de inspiración cristiana están, por lo tanto, movilizándose. Pero no sólo ellos. También los cristianos de otras iglesias, los creyentes de otras religiones y los no creyentes, todos unidos por la misma certeza: la familia es una, aquella reconocida por los artículos. 29 y 30 de la Constitución, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer. Muchas las confirmaciones entre los políticos. Estará presente el demócrata Giuseppe Fioroni, ex Ministro de Instrucción, que no está de acuerdo con ser llamado “cattodem”. Serían 140 los diputados registrados para participar. ¿Estarán también así presentes con la conciencia al momento de votar?

En cambio, no va a estar presente en la plaza, Ernesto Preziosi, el promotor en el grupo del Partido Demócrata en la Cámara, del documento firmado por 40 parlamentarios para proponer las enmiendas a los artículos 2, 3, 4 de la Ley  ddl Cirinnà y la supresión del artículo 5. “Los políticos tienen acceso a las aulas del Parlamento para expresar sus pensamientos donde se les llama, a través del proceso legislativo, para proponer modificaciones, para enmendar. A cada uno su tarea “, declaró en un comunicado de prensa.

El Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el Cardenal Angelo Bagnasco, calificó la manifestación para ser “compartida” y “necesaria”. “Los hijos no son un derecho”, dijo en el discurso de apertura ante el Consejo Permanente de la CEI, mientras que en la conclusión afirmo que “la equiparación en curso entre el matrimonio y las uniones civiles – con la introducción de una alternativa a la familia – ha sido abordada dentro de la más sentida preocupación, por la mutación cultural que atraviesa Occidente “.

En víspera de este acontecimiento, la semana pasada, Papa Francisco también intervino de manera clara en la Audencia con el Tribunal de la Rota Romana: “No puede haber confusión entre la familia querida por Dios y cualquier otro tipo de unión.”

Traducción a cargo de Adriana Montiel

 

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios