El niño no es un derecho del adulto

189

El tema de las uniones civiles, y por lo tanto, el proyecto de ley ddl Cirinnà, no es un argumento que se puede ldefinir católico. Se puede ser secularmente contrarios a esta ley, ya que abre una serie de escenarios que no se pueden compartir, y porque no está bien escrita. Por ejemplo, en referencia al útero en alquiler no se necesita ser católicos para decir que tiene algo de errado. Así como para la stepchild adoption, no se necesita ir a misa para comprender que ha sido escrita, no para proteger a los más débiles, en este caso el niño, sino el adulto.

Más allá de ser o no ser creyente, por lo tanto, esta es una ley errada que debe ser reescrita. Y acerca de esto están de acuerdo muchas personas, incluso algunos de la política, incluso el Partido Demócrata.

Necesitamos por tanto, salir de la dinámica del conflicto entre los laicos y los católicos, ya que es engañosa, no verdadera. Tratemos de no hablar todos, de hacer reflexionar a las personas.

El encuentro en el Senado fue organizado precisamente porque mientras que existe un debate ideológico de contraposición que no conduce a ningún resultado, hemos tratado de hacer hablar a los expertos: las asociaciones que tienen una gran experiencia porque cada día, cada año, encuentran y dan respuestas a tantos niños y a tantas familias sobre el tema de la custodia y de las adopciones. Aquellas que hemos tratado de explicar, es que no se puede convertir a un niño de ser beneficiario de “derecho” en objeto de derecho del adulto. Esto debe quedar claro.

Otra dificultad de la ley es que la unión civil homosexual es comparada al matrimonio, y esto abre toda una serie de razonamentos en cuanto a la inconstitucionalidad, porque se refiere a los artículos 143, 144 y 147 del Código Civil; al final es como si estubieramos afirmando a quienes están casados civilmente, que era suficiente esperar esta ley para tener los mismos derechos respecto los deberes menores.

Después del 30 de enero, sin embargo, me daría placer saber que sigue el mismo entusiasmo, la misma participación, el mismo deseo de cambiar las cosas, incluso desde el 31 de enero en adelante. Es importante que se trate de elevar el nivel del debate, no sólo colocando piezas contrarias entre ellas; el family day va a ser una oportunidad para replantear algunos temas que tienen que ver con el futuro de la familia en Italia. Porque, por desgracia, hay que decirlo: con o sin el ddl Cirinnà, la situación italiana sobre el tema familias es vergonzosa.

Gigi De Palo
Presidente del Forum para las Familias

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta