EL LÍO CIRINNÀ

289
  • Italiano
  • English
ALDO BUONAIUTO

Es un grave error el resultar ser discriminatorios. Las barricadas al grito de “la familia está superada”, son inoportunas e inaceptables. En esta historia es sólo un punto de partida errado, porque falta la búsqueda del diálogo.

Y así vemos compatriotas que una vez más se oponen, enfrentados entre sí, también a causa de la incapacidad de nuestros líderes de gobierno para legislar. Si el Parlamento estubiera conformado por quienes conocen el País, si te sentará aquel que realmente lo representa, no habríamos llegado a este punto.

El lío Cirinna, que por codicia ha querido incluir el proyecto de ley ddl en todas partes, ha cancelado aquello que para ellos podría ser la ocasión de llevar a casa el resultado deseado. No hemos sido capaces de realizar una propuesta de ley fluida, clara y sin arrogancia, cayendo así en la habitual turbia.

Me opongo a las uniones civiles, porque Italia ya es un gran País civilizado, muy abierto, tolerante en toda forma. Es triste escuchar que somos retrógrados porque no hemos parificato ciertas necesidades “de parte” a la institución familia. Esta nación en lugar de sentirse inferior a las otras, debería ser orgullosamente un punto de referencia para los valores y para aquellas raíces cristianas que pertenecen al conjunto de Europa.

El contraste creado, en cambio, es deseado por aquellos que no tienen escrupúlos en el pretender incluso que se involucra la vida, el crecimiento y la formación interior del niño. De manera disfrazada se desea crear una familia paralela y alternativa  a la familia natural. El discurso sobre las adopciones, por ejemplo, es tristemente evidente. ¿Pero que tienen que ver los niños? Déjenlos fuera de estas manipulaciones.

La familia no puede convertirse en plural, ya que puede ser sólo fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer. El nacimiento de un hijo es un don de Dios, que pasa a través de un verdadero amor, gratuito y no artificial. Desafortunadamente, muchas parejas de esposos  piensan que un hijo se puede reservar de alguna manera, o lo quieren a toda costa. Incluso la ciencia médica ha respondido a esta necesidad muy humana y egoísta superando muchos limites.

Sin embargo, incluso muchas personas homosexuales, no toleran está forzatura del “hijo a toda costa”, pero a ellos no se les da una voz, incluso el linchamiento está a la mano para cualquier persona que se atreva a hablar en contra de un determinado grupo lobby. Esta guerra fratricida, ¿a que sirve en realidad? Estamos seguros de que todo está diseñado para garantizar algún derecho adicional o tal vez detrás hay algo más … el dios del dinero? Nos encontramos en un punto de inflexión, donde el business domina las decisiones de un pueblo a menudo inconsciente.

Un giro antropológico profundo, que toca ciertas articulaciones, donde ya no se podrá volver atrás, sino sólo sufrir y todavía una vez más, soportar el príncipe de las mentiras que está desatando todo esto. Hoy en día muchos diputados se quejan del caos del ddl Cirinnà, que no han querido sólo regular un derecho relacionado con la convivencia – bien sea una pensión o una herencia – sino que se ha intentado socavar un sistema de vida natural.

Pero lo que realmente es antinatural es que un puñado de Honorables con un no electo se arrogue al derecho de revocar los principios cardinales de millones de ciudadanos.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta