La cesta rosa de la vida

239
  • Italiano
  • English
pagano

La mujer, en la mañana de la creación cuando vino a la luz y cantó, mientras que el sol enviaba el certificado de nacimiento al universo. En los suaves delineamientos estaba inscrita en el tiempo. Las palabras se  compusieron lentamente en el pensamiento, las manos cumplieron las primeras acciones. Se llevaron a cabo las primaveras y los otoños, los veranos y los inviernos, mientras que los nuevos frutos llenaban la cesta de la presencia femenina inteligente. He aquí algunas.

María Montessori, educadora, filósofa, médico, científico y voluntaria italiana, es muy conocida por el método pedagógico. Luz para combatir el analfabetismo. Por parte de la madre, era nieta de Antonio Stoppani, abad y naturalista, científico que demostró con su propia vida, la posibilidad de la coexistencia armoniosa entre la fe y la razón. Este fue un importante punto de referencia para la “mujer” María, junto con su madre, fue capaz de defender inquebrantablemente sus ideas innovadoras y también su estilo de vida, inusual para la época, en contraste con la mentalidad conservadora y machista del padre. Él se atrevió, y consiguió,  pedir ayuda al Papa León XIII, para el ingreso a la Universidad, obstaculizada por el Ministro Baccelli. Se matriculó, de hecho, en la Facultad de Medicina en Roma, donde se graduó en 1896, como primera mujer en lograr el título, después de la Unificación de Italia. Otros miles serán los primates que obtendrán, desde entonces, incluyendo el premio de mil liras para un trabajo de investigación en patología general.

Su “hermana” es la Madre Teresa de Calcuta,  Anjëzë Gonxhe Bojaxhiu, fundadora de la Congregación de las Misioneras de la Caridad. Antorcha de la luz del amor de Dios que donaba a los últimos de los últimos, a los más pobres entre los pobres. Muy pequeña de estatura, la Madre Teresa, alcanzó grandes alturas, impensables. Se entrevistó con los grandes de la tierra, supo hacer llegar su voz a los corazones. Las calles de la India y del mundo todavía están siguiendo las huellas de sus obras, el blanco y el azul del sari, son un símbolo sagrado que todos conocemos, y se mueve por encima de las banderas de todos los Estados. El “lápiz de Dios” traza huellas imborrables, dulces, amorosas. Todos aquellos que son “una carga para la sociedad” eran para ella, y son para las Misioneros de la Caridad, las flores favoritas, las más fragantes, con los más bellos colores. Premio Nobel de la Paz, brilla en el firmamento de las mujeres y los hombres.

Malala Yousafzai, la vencedora más joven del Premio Nobel de la Paz, es otra llama de humanidad que ilumina los derechos civiles y aquel primario de la educación, que los talibanes han negado las mujeres paquistaníes, de la ciudad de Mingora, el valle de Swat. A la edad de once años, se hizo famosa por el blog que cuida para la BBC, en la que documenta violaciónes de los talibanes contra los derechos de las mujeres. Nominada por International Children’s Peace Priz, por su lucha contra los derechos de los jovenes, en un día terrible fue gravemente herida en la cabeza por hombres armados que abordaron el autobús escolar en el que ella regresaba a su casa de la escuela. Ha sobrevivido gracias a la extirpación quirúrgica de las balas que le dispararon con la motivación de ser consideraba “un símbolo de los infieles y de la obscenidad”. En su cumpleaños número 16 habló en el Edificio de Vidrio de las Naciones Unidas, en Nueva York, llevaba puesto el chal que pertenecía a Benazir Bhutto, para solicitar al mundo el llamado urgente para apoyar la educación de las niñas y a los niños de todo el mundo . Galardonada con el Premio Sakharov por la libertad de pensamiento, en el 2014, con sólo 17 años de edad, llega con el Premio Nobel de la Paz asignado también al activista de la India Kailash Satyarthi.

Existen muchas hermanas en la humanidad, muchos otras, mujeres de esta familia humana, que iluminan como luces extraordinarias que encienden el conocimiento y la conciencia, la razón y la fe, el amor, la vida, la física, la metafísica, la química, la matemática, la robótica, la biología, la neurociencias, la literatura, la poesía, el cine, la música, la gráfica, la alta moda … todas componen la pintura valiosa que entre el cielo y la tierra, escribe la maravillosa historia de las mujeres y su gran Historia.

La cesta de la vida recoge las lágrimas de todas las mujeres y de todos los hombres, que han sufrido, que han luchado, que creyeron. Las lágrimas de las niñas, las madres, las hijas, las esposas, las solteras, las monjas, las circenses, las prostitutas, las violadas, las jóvenes, las ancianas, las gitanas, las condenadas a cadena perpetua, las exiliadas, las viudas, las locas, las santas, las trabajadoras, las amas de casa, las mujeres traicionadas, las bellas y las feas, las mujeres médico, las enfermas, las ofendidas, las lesionadas, con infibulación, las ciegas. Pero también, están desbordadas de todas las sonrisas de los hombres y de las mujeres que se encuentran, se abrazan, se dan la mano y juntos acumulan y curan la casa común, la calle, el jardín, con los pies en el suelo y los ojos hacia el cielo.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta