PRIMARIAS U.S.A: ENFRENTAMIENTO POR TEMA ARMAS ENTRE CLINTON Y SANDERS

204
  • Italiano
  • English
iowa

El caso de las armas sigue dividiendo a la política estadounidense. Se demuestra por lo sucedido durante la última confrontación preelectoral entre Hillary Clinton y Bernie Sanders, candidato a las primarias demócratas en vista de las elecciones presidenciales del próximo noviembre . Como Donald Trump y Ted Cruz en el campo republicano, son ellos los únicos protagonistas de un duelo en el que el tercer candidato demócratico, el ex gobernador de Maryland, Martin O’Malley, se reduce a una aparición obligada a mendigar durante 30 segundos para dar su mensaje . Pero, a diferencia de los dos rivales Gop, Hillary y Sanders, a pesar del uso de tonos de voz fuertes, se enfrentan cuestiones concretas en forma civil y respetuosa, sin insultos ni golpes bajos. Ella, más sólida y pragmática, marcando reiteradamente la continuidad con las políticas de Obama, de la sanidad de la reforma de Wall Street hasta el acuerdo sobre la cuestión nuclear iraní. Él, más idealista, profesa estima por el presidente, pero haciendo hincapié en las diferencias y evocando la necesidad de una “revolución” política.

Es Hillary en señalar el primer punto después de haberlo acusarlo de haber votado por la ley que garantiza la impunidad a los fabricantes de armas y reduce los tiempos de controles preventivos sobre los compradores, aprovechando la proximidad geográfica con la iglesia, donde el pasado junio, un blanco asesinó a nueve fieles de color. Sanders se defiende pero a la final  promete que apoyará leyes más restrictivas, con un giro de los cuales la Clinton toma medidas “con mucho gusto”. El tema más emblemático es quizá el Obamacare: la ex primera dama lo defiende con los dientes, advirtiendo sobre los riesgos de iniciar un debate polémico, mientras Sanders le asegura que no quiere destruirlo, sino ir más allá para extender a todos una atención médica que debe ser “un derecho y no un privilegio.” Para reaccionar a la rival , el senador había difundido poco antes del debate su proyecto de reforma, indicando también los aumentos fiscales a cargo de los trabajadores, de los empleadores y especialmente de los ricos. “De está forma aumentas los impuestos a esa misma clase media que dice de querer defender”, ataca Hillary, pero él se resiste, argumentando que desea “aumentar los ingresos”.

El enfrentamiento se lleva a cabo en el Wall Street, otro terreno incandescente: él afirma que la ex primera dama no será ‘lo suficientemente fuerte dado que ha aceptado grandes aportaciones del mundo financiero, los acusaba de haber votado en el pasado a favor de la desregulación de los mercados financieros y del retroceso del control federal. “Yo todavía no tengo préstamos del Goldman Sachs”, bromea Sanders, lanzando de una señalización a Ted Cruz y a los embarazantes  préstamos no declarados sobre la campaña electoral de Senador. Los dos contendientes parecen más estrechos en la política exterior. Sobre Irán utilizando tonos cautelosos, alabando las mejorías de las relaciones después del acuerdo sobre el nuclear, pero advirtiendo sobre la necesidad de “mantener los ojos abiertos sobre el Teherán. Sobre la Siria, están de acuerdo: lucha contra el terrorismo, pero ninguna intervención en tierra y de forma diplomática para resolver la crisis, afectando los otros países islámicos.

Clinton aprovecha la oportunidad para hablar contra Trump y su propuesta de prohibición de los musulmanes: los islamicos estadounidenses, dice, “son nuestra mejor línea de defensa”, “ciertos comentarios que escucho de los republicanos no son sólo  una vergüenza, sino también peligrosos.” Ninguna insinuación de sus rivales del esposo Bill, de la que Hillary cuenta con éxitos en la lucha contra la desigualdad, pero luego bromea: “Comenzará a darme consejos de la mesa de cocina, luego veremos si vamos a ir má s allá …”.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta