UNIONES CIVILES,HABLA EL ORGANIZADOR DEL FAMILY DAY

351
  • Italiano
  • English

En el año Santo de la Misericordia, Roma será la protagonista entre otras cosas de la grande manifestación en defensa de la familia; el próximo 30 de enero , de hecho, se organizará en la Capital un nuevo “Family Day”, dos días después del desembarco del proyecto de ley sobre las uniones civiles (el llamado proyecto de ley ddl Cirinnà) en el Senado. En promoverlo que es el Comité “Defendamos a nuestros hijos”, entre los organizadores también de una manifestación del pasado 20 de junio, en Roma.

Los motivos de la oposición al proyecto de ley Cirinnà son bien conocidos y cada vez más compartidos, más allá de las afiliaciones religiosas y políticas: la familia natural, que genera y crece a los hijos, que no es comparable con otros grupos sociales, y por lo tanto, muy grave el intento de equiparación que algunos que quieren con las uniones homosexuales, fotocopiando las leyes sobre el matrimonio y aplicando a las uniones civiles de parejas homosexuales. In Terris entrevistó al Presidente de la Comisión “Defendamos a nuestros hijos”, el profesor Massimo Gandolfini.

Un encuentro de gran importancia, el establecido para el próximo 30 de enero, una oportunidad crucial para hacer escuchar la voz única de los católicos sobre temas esenciales para la vida de la comunidad. Falta poco tiempo. ¿Cómo se siente?

“Agobiado por las grandes responsabilidades. Quisiera que, como la reunión de la última vez, que fue definido como un milagro, aunque si repite de nuevo; de hecho, espero que pueda haber un mayor suceso de participación en comparación con el anterior. Me llevo como experiencia un objetivo, aquel de evitar que vuelvan a repetirse los errores cometidos en el pasado. El propósito de la organización es de reagrupar muchos otros amigos que en ese momento (el 20 de junio pasado, ndr) no se había escuchado en muchas partes o que no estaban adecuadamente involucrados “.

Esto se aplica para los movimientos católicos de base. Pero, con los altos niveles del Vaticano, ¿cual es el enfoque de este momento?

“Muchas cosas han cambiado. La sensación es que en este momento exista una mayor participación y compartir. Sobre todo el compromiso de los Obispos de las Diócesis, que han invitado a hacer eventos, conferencias, reuniones preparatorias de aquello que sucederá el 30 de enero, lo cual me ha dado tranquilidad. Yo personalmente y muchos otros amigos, hemos tenido la oportunidad de hacer esta obra de información y divulgación. Hemos encontrado a los Obispos verdaderamente espléndidos, muy sensibles, que han entendido la gravedad del momento. Yo me siento en perfecta y total comunión, no sólo por supuesto con el Santo Padre, sino con todo el Clero.”

¿Cuál es el objetivo inmediato de la manifestación y la reverberación esperarada para el futuro?

“Son dos aspectos, ambos importantes y complementarios. La imagen que mejor representa todo esto es aquella utilizada por el Papa, en referencia a la orquesta sinfónica. Los violines deben cumplir el rol de violines, las trompetas aquel de las trompetas, cuernos aquel de los cuernos, y así sucesivamente … Están algunos de nosotros que son capaces de hacer un gran trabajo jurídico-legislativo, otros aquel de tipo filosófico-antropológico. Cualquier otro, por don de la Providencia, tiene la posibilidad de reunir a los fieles y enviar un mensaje a la nación, especialmente a los que después deben decidir. Estos últimos debe sentir que el sentimiento de los italianos no es aquel representado por un pensamiento único. El 30 de enero, no será una manifestación por sí misma; luego está todo el restante  trabajo de revelancia. Para que un ejército pueda vencer, primero que nada, debe ser unido. La Historia nos enseña que cuando inician las divisiones, las desigualdades, la distinción, existe una muy alta probabilidad de perder la batalla “.

En la opinión pública se percibe a menudo como términos sinónimos y conceptos  en realidad muy diferentes. Familia y las uniones civiles, paternidad y Stepchild Adoption, y esto crea confusión, especialmente con respecto al objetivo del 30 de enero. ¿Podríamos aclarar esto?

“Yo, como principal organizador de la comisión, y también mis colegas, tenemos muy claro cuáles son los puntos focales de la batalla. Así que, le agradezco por la oportunidad que nos da de repetirlas con el fin de evitar malos entendidos. Nosotros decimos “no” al Stepchild Adoption, no a la crianza forzada, no a los dos años de la adopción preadoptivo, no a la equiparación de las uniones afectivas. Sí a los derechos individuales de la persona. No a los derechos sobre las relaciones afectivas que podrían ser remotamente confunsas con la familia y el matrimonio. Nosotros apostamos para que sean respetados en la práctica los principios del artículo 29 de la Constitución, a saber, que la familia es una sociedad natural fundada en el matrimonio. Nosotros decimos que los niños tienen el derecho a tener un padre y una madre, que la familia es el lugar biológico y sociológico para que el niño pueda ser educado de manera armoniosa “.

Aclaración apropiada, porque sobre algunos términos existe una gran confusión …

“Muchas veces detrás de estos esfuerzos, están aquellos de hacer pasar la mentira por la verdad; cuando se trata de decir que la custodia forzada no tiene nada que ver con la adopción, sólo un ingenuo podría creerlo. Por qué la adopción antes que nada no tiene ese significado “definitivo” que se le quiere dar, pero el objetivo es aquel de dar tiempo a la familia de origen para poder organizarse,  salir de la incomodidad y recuperar la unión entre padres e hijos. En los casos en cambio, propuestos en estos momentos, en cual familia debe regresar el niño? No hay una familia en apuros en mira, está en cambio un niño que es adquirido, a menudo se compra en el extranjero a través de la práctica del vientre en alquiler. Dado que el Stepchild Adoption era demasiado brutal, se está inventando la idea de una custodia preadoptiva que después de dos años se convierte en adopción. El intento de costumbre de poner un velo de hipocresía en una realidad que es lamentablemente evidente, con perspectivas devastadoras “.

Hablemos de la política. Más allá de Palazzo Chigi, que me parece más bien tibion en el tema, tal vez debido a los problemas de equilibrio interno, en los últimos días, una gran parte de las areas al que hace referencia el gobierno se ha movido independientemente, con una dirección explícita de oposición al proyecto de ley Cirinnà. ¿Cómo calificaría está novedad?

“Es importante, pienso de la misma manera plenamente. En este cambio de rumbo ha contribuido mucho el trabajo sucesivo en la plaza el 20 de junio, hecho sin problemas. Una actividad de sensibilización que ha despertado las conciencias. En diferentes sedes hice presente un concepto fundamental: la conciencia moral debería venir antes de la disciplina de partido. Y entonces, me pregunto, ¿cómo puede un católico votar a favor de una ley que está socavando en el profundo de la estructura de la misma familia y el derecho de todo niño a tener un padre y una madre? “.

Esta invitación para escuchar  la conciencia va dirigida a los políticos, pero no sólo. Está lleno de católicos falsos…

“Tiene razón. Nunca hacemos un paso adelante en primera persona, nosotros nos indignamos. Los ciudadanos podrían dar una señal fuerte. No podemos quedarnos en casa mirando el patio, y que los otros resuelvan”. Esto no es coherente con la Doctrina Católica, y no es ciertamente está la misión que Dios nos ha confiado a los creyentes “.

Muchos, sin embargo, tienen que lidiar a menudo incluso con la información impulsadas y acusaciones difamatorias …

“Existe el problema de gestionar la sensación de miedo que engendra muchas mentiras. Las personas que se atreven a decir las cosas que yo he dicho, se les apelan como homofóbicas, fascistas, fundamentalistas, discriminatorias, son marginadas. No no estoy violando los derechos de nadie, cada persona debe ser respetada en su vida y en sus elecciones, pero esto no quiere decir que tengamos que hacer una especie de cóctel cultural, donde ya no se reconoce lo que es verdad, que es bueno y malo. Benedicto XVI dice que el mal de nuestra sociedad es el relativismo. De hecho, se llega al extremo de negar, a cambiar la propia naturaleza. Sí, porque un niño nace de un padre, de una madre, de un hombre y una mujer. Dos hombres, cinco hombres, veinte hombres juntos no hacen un hijo, sols. Esta verdad hoy en día es negada. Pero esto no es suficiente para cambiarla “.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios