LA VISITA DE PAPA FRANCISCO A LA SINAGOGA DE ROMA, MAÑANA

181
  • Italiano

Más de 300 periodistas están acreditados para la visita de Papa Francisco a la Sinagoga de Roma, mañana, domingo 17 de enero del 2016, a las 16 horas. La Oficina de Prensa de la Comunidad judía ha bloqueado las autorizaciones por razones de seguridad. “Es un evento importante. Un encuentro que confirma la necesidad de diálogo y, al mismo tiempo, la importancia de repetir periódicamente los eventos que fortalezcan la amistad entre Judíos y Católicos, destacando, aquellos elementos sobre los que se debe persistir y, en particular, el como dirigirse a un público más amplio “, declaro en Radio Vaticana, el Rabino Giuseppe Momigliano, Presidente de la Asamblea de Rabinos de Italia.

Francisco es el tercer Pontífice que cruzará el umbral del Templo Mayor Romano. Juan Pablo II en 1986 y el Papa Benedicto XVI en el 2010. Sigue vivo en la memoria la emoción en la bienvenida a Papa Wojtyla por el desaparecido Jefe Rabino de Roma, Elio Toaff (que murió en abril  del año pasado a la edad de 99 años), reconocido como una autoridades máximas espiritual y moral judía del siglo en que vivió, comprometido con confianza, energía y esperanza en acercamiento fraternal entre Judios y Católicos. En las páginas de L’Osservatore Romano, sin embargo, el Director Giovanni Maria Vian, define la visita dePapa Francisco “aún más importante” para “el crecimiento irreversible de conocimiento recíproco (aún escaso, para decir la verdad) y de amistad.”

Ciertamente, el abrazo espiritual del pastor  de la Iglesia Católica de Roma con los Judios italianos, en un momento historico, en que el mundo está desgarrado por las guerras y las violencias en nombre ilegítimo de la religión y del único Dios, lanza un mensaje fuerte, simbólico y al mismo tiempo concreto, programático, a la familia de los creyentes y de toda la comunidad política y civil internacional.

Papa Francisco llegará al Barrio Judío a las 16.00 entrando desde Largo XVI octubre y será recibido por el Protocolo, del Presidente de la Comunidad Judía Romana, Ruth Dureghello, junto con el Presidente de la Unión de Comunidades Judías Italianas (Ucei), Renzo Gattegna, y el Presidente de la Fundación Museo del Shoah, Mario Venezia. El Pontífice depositará las flores en la placa conmemorativa de la deportación de los Judíos de Roma en 1943. Por lo tanto, acompañado por Dureghello y Gattegna, recorrerá Via Catalana, para llegar a la efigie en memoria de Stefano Gai Taché, el niño asesinado en el ataque terrorista de 1982. De está forma, el Papa se reunirá con las familias.

Alrededor de las 16.20, el Pontífice alcanzará a pie el Templo Mayor, donde será recibido inicialmente por los Vicepresidentes de la Comunidad Judía de Roma. Claudia Fellus y Rube Della Rocca, por lo tanto, en las escaleras de la Sinagoga lo recibirá el Gran Rabino, Riccardo Di Segni. En el interior, estarán presentes los diversos exponentes de diversas Comunidades judías de Europa. La visita del Santo Padre, durante la cual también saludará a algunos veteranos de la deportación a los campos de concentración nazis, concluirá con una entrevista en privado con el Rabino Di Segni y el discurso que seguirá a aquel de Dureghello, Gattegna y del mismo Di Segni. El regreso al Vaticano se espera para alrededor de las 17.40.

Jorge Mario Bergoglio siempre se ha comprometido siempre en favor del diálogo afectuoso y de cooperación con los “hermanos mayores”, como el Papa Wojtyla llamaba a los Judíos. Expresión, sin embargo, que Di Segni pidió no usar. Los Cristianos y los Judios son “amigos y hermanos”, dijo Francisco a los delegados del International Council of Christians and Jews en la audiencia del pasado mes de junio. “Los cristianos tienen raíces judías”. Y, “aunque si con diferentes perspectivas, confesamos al mismo Dios, Creador del universo y Señor de la historia.” Entre sus mejores amigos, cuando era Arzobispo de Buenos Aires, y lo sigue siendo  – el Rabino Abraham Skorka, que fue su invitado en el viaje a Tierra Santa).

Existe, por lo tanto, una espera especial para el discurso del Pontífice, mañana, en el marco espiritual del Jubileo de la Misericordia y en un período histórico en el que “el extremismo rampante, por medio de la violencia en nombre de la religión”, y el miedo al terrorismo, como dijo Di Segni, se necesita responder con mensajes de paz y de fraternidad universal fuertes.

Este año se cumple el cincuentenario del documento conciliar “Nostra Aetate”, que marcó – dijo el Papa – la “transición de la desconfianza a la confianza” entre las dos religiones monoteístas, con la caída de los prejuicios antijudíos.

Durante el viaje a Polonia programado para el próximo mes de julio, Papa Francisco también visitará el campo de exterminio de Auschwitz.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios