TREMITI, LA GUERRA DE LOS TALADROS

338
  • Italiano
  • English
trivelle

Desde la época mitológica del Ilíada, hasta la fecha, las islas Tremiti han sido escenario de guerra. Diomede, a su regreso de la guerra, que destruyó la ciudad de Troya, es consciente de la traición de su reina, Egialea. El monarca decidió de abandonar su país para navegar en busqueda de una nueva patria. Aterrizó en las costas de Gargano, recibió la hospitalidad del Rey Dauno, que le permitió fundar un pequeño reino, del cual Diomede trazó las fronteras con los macizos que había traído consigo desde Tracia. Después de la construcción de la ciudad, se mantuvieron algunas piedras ciclópeas. Desdeñosamente las arrojó frente a la costa, dando lugar a Diomedee (más tarde rebautizado como Tremiti).

Seis pequeñas islas que forman un ecosistema delicado, probablemente el más rico en especies marinas del mar Adriático. Pero ahora este paraíso corre el peligro de desaparecer para siempre. El pasado 22 de diciembre, el Ministro de Desarrollo Económico, Federica Guidi, ha aprobado la continuación de algunas exploraciones a pocas millas de la costa para la búsqueda de yacimientos de petróleo. No es la primera vez, de hecho, que el Estado italiano autoriza reconocimiento geológico para la investigación de yacimientos de petróleo, pero una intervención más podría ser fatal para todo el archipiélago. Las regiones de Puglia y Molise, junto con los alcaldes de Gargano están en contra, y anuncian una batalla. Han dado inicio a una campaña contra los taladros, invocando la intervención del Presidente, Sergio Mattarella.

La decisión de poner en marcha una serie de “prospecciones geofísicas” entra en el cambio de política del Gobierno de Renzi  que unos días antes del final del 2015, cuando tomó en manos los decretos dedicados a la búsqueda de petróleo en Tremiti, en Lampedusa, en Abruzzo y en el Golfo de Taranto, decidió de bloquear los”referéndum no triv”. La empresa que llevará a cabo la exploración en las profundidades de las islas es la Petroceltic Italia. Las operaciones de investigación, se llevarán a cabo a través de procedimientos “air-gun” o sea explosiones relevantes que ponen en peligro la existencia de todo el ecosistema. Además, las explosiones podrían alejar de la reserva las especies animales, la principal fuente de alimento de los habitantes de la isla, la mayoría de ellos pescadores.

Las críticas son innumerables sobre este asunto, y divergentes son los puntos de vista sobre las cuestiones de los taladros: si el Ministro Guidi, desmiente la invasividad de la operación, especificando que sobre el problema se está creando innecesariamente un “alboroto absurdo e instrumental”, los habitantes de la isla se manifiestan preocupados por el futuro de la belleza, que durante mucho tiempo ha alimentado el turismo de esta reserva natural protegida por el Parque Nacional de Gargano. Los pescadores están dispuestos a defender su territorio.

También las autoridades elevan sus voces: “Vamos a ir a Roma para presidir el edificio del Ministerio para el Desarrollo Económico. Nosotros los de Tremiti somos pocos, nos bastará subirnos en un sólo autobús – afirma el alcalde Antonio Fentini -. Ellos no se saldrán con la suya: ¿de que sirve un par de miles de euros para una comunidad que ha trabajado tan duro para crecer, pasando de la pesca al turismo? El gobierno quiere mandar todos nuestros esfuerzos al aire por dos gotas de petróleo”. Una bofetada a los ciudadanos honestos que siempre han trabajado en respeto del medio ambiente.

En realidad, la batalla contra la perforación se lleva a cabo desde hace ya unos años, y esto lo confirma también Andrea Faccani, primo de Lucio Dalla, que hablan de los habitantes de la Islas Tremiti, comparandolos con los personajes de “Il Postino” de Massimo Troisi: “Estos lugares fueron casa de Lucio, es una locura desfigurar ese mar “. Incluso los hoteleros y restauradores, que durante muchos años con esas aguas se construyeron una casa, una familia, un trabajo y una vida, se unieron en el intento de hacer cambiar de opinión al Gobierno: “Está es una zona protegida, nosotros vivimos del turismo: el mar es nuestra historia, pero también nuestro pan. ¿Por qué continúan a buscar suerte en el destino, cuando no hay ninguna ventaja para Italia? No sólo las Tremiti, sino todo el Adriático debería estar protegido”. En este contexto, se debe pensar de nuevo en la Encíclica de Papa Francisco. El Pontífice en el documento hace hincapié en que todos los hombres deben colaborar para preservar el planeta de la locura del hombre, que por la ganancia está dispuesto a destruir todo, incluso su propia casa, incluyendo las islas Tremiti.

En este sentido, es emblemático el testimonio de Don Massimo, párroco de origen sirio, quién desde hace cinco años está viviendo en la Parroquia de Santa Maria a Mare. Compara está situación con una verdadera guerra: “Este es un paraíso, y está es una guerra: el pueblo está sufriendo decisiones tomadas desde arriba. El Papa en su encíclica habla de la naturaleza, por lo tanto, habla de nosotros: están destruyendo nuestro hogar. Nosotros no lo vamos a permitir “. En estas rocas el mito se basa en la historia y la belleza de un paisaje único, que no existe en ningún otro lugar en el Mediterráneo. ¿Estamos realmente seguros de querer venderlo por dos gotas de petróleo?

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta