EN VENTA NUEVA DROGA ….DE ESTADO

281
  • Italiano
  • English
slot machines

En Italia, en las últimas cifras disponibles, están presentes 414.158 slot machine – excluyendo las miles que se encuentran irregulares – o sea, una por cada 143 habitantes: en los Estados Unidos hay una por cada 372, en Alemania una por cada 261. Un verdadero negocio de millones de euro, que provoca el ingreso de tanto dinero en las arcas del Estado, que a su vez, sale del presupuesto de las familias italianas. El demonio del juego arruina a las personas, corroe los corazones y las mentes, crea expectativas regularmente decepcionantes. Y no ataca sólo directamente, o sea perjudicando a sus víctimas, sino que también funciona negativamente en otros sectores. Comenzando por aquel de la familia, las cuales son afectadas también por las consecuencias desafortunadas de la adicción al juego. Y por cualquiera que esté corrompido por el dinero que gira alrededor de este business.

Sucede incluso que en transformarse de guardias a ladrones sean los propios miembros de las Fuerzas del Orden. Que quede claro, son manzanas podridas en un sistema sustancialmente (y por suerte) sano, donde miles de colegas operan y actúan con total corrección, hacia las instituciones y hacia los ciudadanos. Pero también ocurre que dos Guardias de las Finanzas, encargados del control y de la incautación de las slot machine, decidan de quedarse con el dinero de los desafortunados jugadores, pasando ilegalmente a la posesión.

Una historia lamentable, muy bien descrita en la sentencia 215/2015, uno de las últimas que la Corte de Cuentas, sección jurisdiccional de Lombardía, pronunció el año pasado. “La malversación de fondos – está escrito la orden judicial – se refiere a la actividad llevada a cabo por dos militares en un ejercicio de Seregno, donde, como se declara en a s.i.t. por el propietario, los mencionados tomaron en poder las monedas contenidas en las máquinas tragamonedas, aproximadamente unos 600 euros, sin proceder con la confiscación como está establecido por la Autoridad Judicial”. Una carrera arruinada por poco dinero. Perdieron todo: cargo permanente, honor, futuro. Todo esto para sí mismos y, por desgracia, para sus familias. Esto es lo que puede causar la combinación de juego / dinero.

Sin tener en cuenta el impacto social que genera el ver a un Agente de la Finanza comportarse como uno de esos villanos que debe combatir. “Los informes de prensa – dicen los jueces -. son sólo uno de los muchos elementos de evaluación de los daños a la imagen (…) De hecho, no puede dejar de considerarse también la misma proyección de la imágen destruída dentro de la ‘Administración’. No se ve, entonces, cual diferencia sustancial sea necesaria, a los fines considerados, entre la magnitud del eco de todo el asunto, que involucró a la parte acusada, caso transmitido en gran medida a través de los medios de comunicación, es aquella que, sin embargo, ataca al sentido del honor y de orgullo de pertenecer a la Guardia di Finanza de los muchos militares con ejercitan con dignidad y sentido del deber las funciones delegadas”.

Sin embargo, el juego, si por un lado es condenado incluso por el Estado como fuente de peligro social, por el otro lado se le alimenta. Un cortocircuito que ahora es atávico: en la ley de Estabilidad fueron incluidos, para rastrear dinero, otros 22 mil “puntos de azar”, es decir, habitaciones o espacios de juego en los locales públicos. El comunicado de prensa del Palacio Chigi, incluye una partida entre los “recursos” que deben regir las cuentas de las financieras seis puntos, incluyendo dos en el tema: “Impuesto a los juegos” y “juegos (nuevas eventos).” Las ganancias que se esperan: alrededor de 500 millones. Las pagan los administradores con los impuestos, pero estos se benefician de las debilidades de la gente, como en una cadena de alimentación cruel y devastadora.

En la página web de Aams (Agencia de Aduanas y de los monopolios) se lee: “La Administración Autónoma de los monopolios de Estado, es el garante de la legalidad y de la seguridad en materia de aparatos y dispositivos diversión y entretenimiento. Garantiza la transparencia del juego, mediante la verificación de conformidad a los requisitos reglamentarios de los dispositivos y de su modo de funcionamiento. La Administración tiene la intención de promover el papel social del juego, el deseo de divertirse con serenidad, con moderación y sentido de responsabilidad. Fijar las reglas y, al mismo tiempo, hacerlas respetar, significa educar al juego valorizando la función de agregación social, de momento de creatividad y de comunicación entre los individuos”.

Una bofetada a la inteligencia, una broma total, sin sentido: no se entiende, de hecho, como se puede pensar a una  “agregación social” y “comunicación entre los individuos” que puedan ocurrir, al mantener a una persona con la mirada fijada en una pantalla en la espera de la llegada de la suerte. A excepción de que por “social” se entienda … la comunidad en rehabilitación por adicción al juego.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta