Lo que está ocurriendo en los mercados bursátiles

246
  • Italiano
  • English
pir

El nuevo año comenzó con una sorpresa, todos los mercados financieros fueron abiertos con un fuerte descenso después del primero del año, lo que continuó sin cesar hasta hoy en día. Por lo general, de hecho, el primer período del año está caracterizado por grandes compras en los mercados para invertir la liquidez obtenida de los plazos de diciembre, pero algo parece haber salido mal y si se observan los cierres después de la Epifanía, también se podría pensar en un Caporetto de la finanza impulsada tanto de las incertidumbres geopolíticas en el Medio Oriente, como por los temores creados por la fuerte carrera a los armamentos de un tirano jefe de un estado pobre, pero que en los últimos años, ha invertido cifras exorbitantes para obtener nuevas tecnologías militares y, sobre todo, por la desaceleración de la economía china.

¿Pero sucede realmente de está forma? Partimos de la cuestión china. En los últimos años se ha acostumbrado a pensar al antiguo Imperio del Dragón, como a una potencia económica con crecimiento rápido, listo para convertirse en el líder mundial a nivel economico, impulsada por una industria muy fuerte y de grandes inversiones, incluso extranjeras, en su territorio. Las tasas de crecimiento fueron fenomenales, pero para ser francos, es fácil llevar el crecimiento a niveles muy altos, cuando se inicia desde cero o casi, la dificultad está en mantenerlo.

A pesar de los mitos sobre el rápido crecimiento y sobre el siguiente paso de los Estados Unidos como líder económico mundial, que se crearon en China en los últimos veinte años, el PIB del mismo es un poco más grande de la mitad de aquel de los Estados Unidos o cuatro veces superior de aquel italiano; es por ello que la información más interesante quedá para el PIB per cápita, cifra que indica la cantidad verdadera de riqueza que puede generar un verdadero sistema nacional, y que en China es de unos 13’200 usd, contra un valor estadounidense de 54’300 usd aproximadamente o uno italiano de alrededor de 35.000 usd.

Cerrada la digresión, se puede afirmar, sin embargo, que lo que está ocurriendo hoy en China es más que una consolidación del mercado, no un colapso (se espera una tasa de crecimiento para el 2016 del 6,5% sobre una base anual, de hecho), pero una desaceleración en parte deseado para permitir la creación de un mercado interno, única base para asegurar un desarrollo sostenible en el futuro, y reequilibrar el patrón de crecimiento apoyado hasta el momento por el Gobierno y los empresarios locales demasiado desequilibrado respecto al export. Esto conlleva a la reducción de los niveles de producción y de importación de energía y materias primas para concentrarse, en cambio, la atención sobre la inversión nacional en infraestructura y en la redistribución de los ingresos para impulsar la creación de aquella “clase media” que siempre han sido el motor del desarrollo en los estados modernos y evitar los choques exógenos de la demanda externa, que también podría bloquear la creación de riqueza interna.

Lo que realmente está desestabilizando los mercados, en cambio, es el intento de los líderes chinos de compensar la desaceleración de la tasa de crecimiento con estrategias muy agresivas en el campo monetario, probablemente alcanzando otra devaluación del yuan / Reminbi que llevó a los inversores a liquidar sus posiciones en los mercados chinos y convertir estos fondos en divisas consideradas más seguras, como el dólar o el yen, para limitar los riesgos de una posible pérdida en términos reales como resultado de la depreciación de la moneda. El Gobierno chino, para proteger los principales soportes de sus principales índices bursátiles, agregó un mecanismo de bloqueo de las negociaciones si la volatilidad supera un determinado umbral por 24h: mecanismos similares están previstos, en casi todos los mercados regulados, pero no para los intervalos de tiempo tan largos, lo que cancela todas las órdenes de vencimiento en el período de suspensión y a dejar sin efecto cualquier contrato derivado que ve en el tiempo el factor clave para su utilidad. Todo esto ha provocado una preferencia por la liquidez en cada operador o fondo que tuviera posiciones abiertas en China, impulsando ventas masivas.

En última instancia, se podría decir que no fue la “ralentización” del crecimiento chino en causar esta pequeña crisis financiera con el que se inauguró el 2016 que, como se mencionó anteriormente, era ampliamente esperado y “dado un precio” por los mercados, pero la adopción de instrumentos para el control de los mercados financieros por parte de Pekín, casi diletantes qué solo han creado incertidumbre en el mantenimiento de las listas. A esto se deben unir las cuestiones geopolíticas y la “guerra” del petróleo provocada por Arabia Saudita para sacar del mercado a  las empresas estadounidenses Shale Oil, que están empujando el petróleo crudo por debajo de 30 dólares por barril, con graves daños financieros para todos los principales países productores, entre ellos Arabia, que tienen a la exportación como su única fuente de ingresos.

Este escenario no hace sino generar incertidumbre y a los mercados no les gusta la incertidumbre, lo que conlleva a los operadores hacia el único activo seguro: la liquidez.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta