LIBERADO PADRE DHIYA AZZIZ, CUSTODIO DE TIERRA SANTA

261
  • Italiano
  • English

Fue puesto en libertad y se encuentra bien, el Padre Dhiya Azziz, de la  Orden de los Frailes Menores, pastor de Yacoubieh en Siria, que había sido secuestrado el pasado 23 de diciembre, cuando regresaba de Turquía, de visitar a sus padres, refugiados de la Irak ocupada por el Isis. La noticia fue anunciada con un escueto comunicado en la página web de la Custodia de la Tierra Santa. Había sido secuestrado en el pasado mes de  julio logrando escapar.

Padre Dhiya Azziz nacido en Mosul, la antigua Nínive, en Irak, el 10 de enero de 1974. Después de tomar los votos religiosos, en el 2002, había vivido durante mucho tiempo en Egipto. En el 2010 regresó a la Custodia de la Tierra Santa y luego fue enviado a Ammán. Luego fue trasladado a Siria, en Latakia y después a Yacoubieh, en la región de Orontes, una zona particularmente peligrosa porque la misma está bajo el control de Jaish al-Fatah.

Estoy aún en manos de los yihadistas los obispos ortodoxos Mons. Boulos Yazigi, metropolitano de la Iglesia de Antioquía, y Mons. Mar Gregorios Youhanna Ibrahim, metropolitano de la Iglesia Ortodoxa Siria, desde abril del 2013, también secuestrados mientras se encontraban en la frontera con Turquía. Ninguna noticia acerca  del padre italiano jesuita Padre Paolo Dall’Oglio, secuestrado también en Siria, el 29 de julio del 2013, y de los sacerdotes, Padre Michel Kayyal, católico de armenia, y el Padre Maher Mahfuz, greco-ortodoxo, secuestrado hace dos años y medio, el 9 de febrero del 2013.

Padre Dall’Oglio, por más de treinta años en Siria, siempre había estado comprometido con el diálogo de paz entre los cristianos y musulmanes y por la justicia social en el país, en el carisma de San Ignacio. Fundó el monasterio de Mar Mousa. Se encontraba en Raqqa, la ciudad siria ocupada por los fundamentalistas del Estado Islámico, cuando fue secuestrado, hace ya dos años y medio. En el mes de octubre del 2015, fue puesto en libertad el Padre Jacques Murad, el sacerdote sirio-  católico, de la misma comunidad de Padre Dall’Oglio, que fue secuestrado por militantes del Isis cinco meses antes.

Son más de 20.000 las personas desaparecidas, entre religiosos y laicos, presuntos prisioneros de los islamistas fanáticos o de los rebeldes sirios. “Cuanto más pasa el tiempo, aumenta más el clima de desconfianza y de temor entre las personas”, declaró monseñor Mario Zenari, Nuncio Apostólico en Siria.

En declaraciones a Radio Vaticana, el Padre Pierbattista Pizzaballa, Custodio de Tierra Santa,  declaró ayer que “la situación en Siria está grave siempre, dramática”, y ha añadido: “Estamos muy contentos y satisfechos de que el padre Dhiya haya sido finalmente puesto en libertad” . Y luego dijo que “los canales de comunicación siguen estando abiertos” para la liberación de los otros sacerdotes.

En una entrevista exclusiva a In Terris, el pasado 13 de diciembre, el vicario patriarca de la Iglesia siro-católica de Antioquía, de la Arquidiócesis de Damasco de los Sirios, Monseñor Youhanna Jihad Battah, declaró que “la situación no es homogénea. Alepo es una zona peligrosa. En Irak, los cristianos son perseguidos, escapan del país “.

Son más de 12 millones los sirios que huyen del país, más de 10 mil son los niños menores de cinco años, en cinco años de guerra “importada” del exterior, y muchos otros pasan hambre.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios