ARABIA SAUDITA E IRÁN. TENSIÓN EN EL MEDIO ORIENTE

281
  • Italiano

Si, hasta hace unos días, los analistas internacionales esperaban una coalición que juntará a Arabia Saudita e Irán contra el Isis, al lado de la alianza de los Estados occidentales, en las últimas horas el sueño fue trágicamente derrumbado. Crece, de hecho, la tensión en el Medio Oriente, después de la decisión de Arabia Saudita, en el día de ayer, de interrumpir las relaciones diplomáticas con Irán y suspender todas las conexiones.

Después de Arabia Saudita, también Baréin y Sudán rompieron relaciones diplomáticas con Teherán, acusado de fomentar tensiones entre la mayoría chiíta y el gobierno suní del país. La decisión tomanda tras un día de la elección de Riyadh de ejecutar la sentencia de muerte del líder chií Nimr al-Nimr. La ejecución provocó manifestaciones y ataques a la Embajada Saudí en Teherán y al Consulado en Mashhad y enfrentamientos con la policía también en otros países islámicos.

Incluso los Emiratos Árabes Unidos han retirado a su embajador en Teherán y han reducido las relaciones diplomáticas respecto a los asuntos de negocios.

Ayer, en Bahrein, las fuerzas del Orden se enfrentaron con cientos de manifestantes en muchos barrios chiíes de la capital, entre los cuales los Jidhafs, Sitra, Duraz y Bilad al-Qadeem. En el Líbano, el líder de los Hezbollah, Hassan Nasrallah, pronunció un discurso muy fuerte contra Arabia Saudita. “La ejecución de Sheikh Nimr al-Nimr – dijo – revela al mundo el verdadero rostro de Arabia Saudita: criminales y terroristas”. Nasrallah declaró que “Daesh (el Estado islámico) y la Casa de Saud son partidarios de la misma escuela de pensamiento, de los mismos libros y de las mismas prácticas.” En Irak, en Hilla, al sur de Bagdad, se hicieron explotar con las bombas tres mezquitas sunitas. En Pakistán, durante las manifestaciones en la plaza se pidió a de interrumpir las relaciones diplomáticas con Arabia Saudita.

Para calmar los ánimos, el Presidente de Irán, Hassan Rouhani, a pesar de condenar la ejecución como “contraria al Islam”, definió como “totalmente injustificable” el ataque a la Embajada  de Arabia Saudita en Teherán. “No tengo ninguna duda – dijo – que el gobierno saudí haya dañado su imagen, incluso más que antes, entre las naciones del mundo, y particularmente las islámicas. Pero, el pueblo de Irán no puede permitir a algunos criminales de usar esto para realizar acciones ilegales que dañan la dignidad del Gobierno de la República Islámica de Irán “.

Vladimir Putin se ofreció para una mediación. La Arabia Saudita es, sin embargo, un socio histórico de los Estados Unidos de América, que, también han firmado el acuerdo nuclear Estados Unidos – Irán. La situación está todavía en evolución.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios