EL LOW COST DE LOS REFUGIADOS

309
  • Italiano
  • English

Dejando atrás su tierra natal, maltratadas por la guerra y por la pobreza. Con la esperanza de frente de reconstruir sus vidas en Europa, lejos del dolor. En medio un mar, el Mediterráneo, que con demasiada frecuencia, se ha convertido en cementerio. Miles de refugiados cada mes se embarcan en medios de transporte improvisados para tratar de escapar del terrorismo y de las persecuciones. Para lograr hacerlo aceptan todo tipo de condiciones, incluyendo la de llenar la billetera de los contrabandistas, que les piden a ellos cientos de dólares para ser apretujados como ganado en una barcaza o en un barco de pesca. Y para convencerlos de viajar, incluso cuando las condiciones climáticas son adversas, proponen de los paquetes  “low cost”.

Como sucedió en Turquía, donde los traficantes de seres humanos propusieron un viaje a un precio reducido durante la tormenta. “Viajen ahora, cuesta sólo 850 dólares – dijeron a los migrantes -. Los niños pueden viajar gratis. Si esperan hasta mañana les costará el doble “. Una manera solapada para asegurarse grandes ganancias aprovechandose de la desesperación de sus “clientes”, obligados a elegir entre el ahorro y su seguridad. Una bofetada a la dignidad.

La oferta escalofriante la comentó Nancy, una enfermera de siria que llegó a las costas griegas desde Esmirna. Ella y sus hijos gemelos de 11 años y la madre de 70 años viajaron juntos con otras 40 personas en un barco que estuvo en peligro de voltearse en tres ocasiones. “El barco no se hundió sólo por suerte y gracias a la habilidad del iraquí que la  conducía”. Este último también fue un migrante y el mismo fue elegido como “comandante” por los contrabandistas que, antes de confiarle el timón, le hicieron hacer un curso fugaz (de sólo una hora) de guía marítima. Afortunadamente el viaje de Nancy y de su familia terminó de la mejor manera: un barco de la Guardia Costera Helénica rescató la barcaza en el que estaban, y los llevó a un lugar seguro.

Por desgracia, no finaliza así en todos los casos. De hecho, según lo explicado por el portavoz en Grecia, de la agencia de refugiados de la Onu (Unhcr), Ron Redmond, estos descuentos por las condiciones meteorológicas adversas han contribuido al aumento de los ahogamientos en el Mar Egeo. De hecho, algunos migrantes se les han ofrecido descuentos de hasta el 50% para hacer frente a la situación de cruzar el Mar con fuertes vientos y lluvia. Además los contrabandistas están difundiendo una falsa sensación de seguridad, proponiendo el cruzar el Mediterráneo en barcos de madera, haciéndolas pasar como más seguras, cuando en realidad son algo más que chatarras. “Si son cargados a bordo desde 300 a 400 personas y los barcos se hunden – advirtió Redmond – la Guardia Costera no puede cubrir a todos.”

A pesar del alto costo del viaje y el riesgo al que se enfrentan, no se detiene el éxodo de migrantes. De hecho, según los datos aportados por el Unhcr, son más de un millón las personas que han llegado a Europa por mar. Cifras que muestran como el fenómeno de la migración ha aumentado exponencialmente desde el 2014, cuando el número de llegadas por mar estaba situado a un poco más de 216.000.

Aproximadamente el 49% de los migrantes que cruzan el Mediterráneo huye de Siria, el 21% de Afganistán, el 8% de Irak. Pero muchos provienen de Eritrea, Pakistán, Nigeria, Somalia, Sudán, Gambia y Malí. El 58% son hombres, el 17% mujeres y 25% son niños. De estos últimos, el mundo ha iniciado a mostrar interés después de la triste historia del pequeño Aylan Kurdi, un niño sirio encontrado muerto en una playa en Turquía. Su imagen – su rostro hacia la arena, los pequeños pantaloncitos  azules y la camisa roja – apareció en todos los medios de comunicación y en todas las plataformas sociales. Al parecer, su muerte ha sacudido la conciencia de muchos que se apresuraron a declarar a la prensa como una tragedia del tipo no debía nunca volver a ocurrir . Pero el número de muertos se eleva y el Mediterráneo se ha convertido en la tumba de 3.735 personas que han tratado de alcanzar una esperanza.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta