Cogito ergo inverto

259
  • Italiano
  • English
laurea

Han pasado pocas semanas desde el rescate, por el Gobierno, de los cuatro bancos que arriesgaban la insolvencia y desde el primer de enero estará efectiva la ley sobre el bail in bancario, es decir sobre el rescate interior del arriesgo de default en perjuicio de accionistas e obbligacionistas, y, quizás, sería necesaria una reflexión sobre el significado de esto.

Empezamos del concepto de bail in (rescate interior) que se opone al procedimiento de bail out (rescate extranjero) que generalmente ocurre a través del utilizo de dinero público. Este segundo método, utlilizado antes para evitar el crack del sistema bancario, ha sido al origen de los desastres financieros de naciones enteras, en pasado, de Islanda hasta Cipro, pasando por España y Slovenia. Estas son las razones para que se ha decidido para un sistema interior di saneamiento que responsabilize también accionistas y acreedores de los institudos bancarios.

Como describe bien lavoce.info, si una entitad de crédito entrara en un estado de crísis el autoridad para la vigilancia (Bankitalia para los bancos menores y Single Resolution Board para los institudos mayores y los grupos internacionales con sede en la zona del euro) podrá valutar si declarar la insolvencia y liquidarla (en Italia, a través del procedimiento de liquidación coactiva) o, en cambio, actuar una “resolución”.
La decisiòn sobre esto será, luego, tomada valutando si la crísis amenace o no la estabilidad del sistema financiero.

El bail in es simplemente el strumento con quien actuar esta “resolución” y procede para que los acreedores paguen las pérdidas del banco. Por ejemplo, si el institudo para poder operar tiene que poseer un patrimonio de +10 y en cambio tiene un deficit (es decir tiene un activo inferior a las deudas) de ‒100:  se eliminan los accionistas; se reducen de 100 los derechos de los acreedores, según su orden de satisfacción (desde aquellos subordinados hasta aquellos siempre más garantizados), trayendo de nuevo el pasivo del banco a un valor igual a su activo; así puesto a cero el deficit, se cambia otra parte de las pretensiones de los acreedores (siempre respetando la jerarquía), convirtiéndoles en accionistas en la medida necesaria para restablecer el patrimonio de 10, que sirve al banco para operar. Si en cambio el banco sólo tiene un patrimonio insuficiente, sin un deficit, entonces los accionistas son diluidos, pero no eliminados”.

Qué cambia, pues, desde la situación precedente? La diferencia mayor es que no está màs prevista una intervención pública excepto en situaciones específicas cuando del procedimiento de “resolución”, si el institudo fuera de importancia sistémica, no fuera más posible utilizar recursos interiores, y correntistas y acreedores están tutelados según el principio del no creditor worse off, es decir que ningún acreedor puede sufrir una pérdida mayor de la quiebra del banco y su siguiente liquidación.

En caso de bail in, pues, los recursos para el saneamiento serían tomadas antes del capital de riesgo del banco, poniendo a cero el valor de las acciones, luego por los acreedores, según el grado de riesgo del cobro pendiente (por tanto empezando de las obligaciones subordinadas para llegar, en casos más graves, a saldos de más de 100’000 € en las cuentas corrientes) salvaguardando así los ahorristas.

Cuál es esta salvaguardia, pues, dado que siempre se habla de contribución también por los correntistas al saneamiento del institudo. Las cuentas corrientes, hasta la umbral de garantía de 100’000 Euros, están escluidos por el proceso de ricapitalización del banco y también los excelentes saldos representan la extrema ratio para actuar el rescate, por eso no serían tocados si el anulación de las deudas pendientes con accionistas e obligacionistas fueran suficientes.

Otros instrumentos financieros en custodia, luego, están fuera del procedimiento, acciones de terceros, obligaciones de terceros y fondos de inversión en cartera no se pueden tocar.

La introdución de este instrumento es algo muy importante en la reevaluación de ambiente bancario porque si de un lado decrece la “seguridad”, más percepida que real, de un inversión, de otro lado se fortalece la responsabilización tanto del management bancario, que no podrá más aventurarse en inversiones y aberturas de crédito imprudentes no podiendo más contar sobre la posibilidad de recursos a fundos públicos para garantizar la solvencia de los institudos, como de los ahorristas mismos que estarán obligados a elegidas más conscientes de la gestión de su propios ahorros.

Lo que hay que desarrollar, ahora, es una real cultura financiera, básica también, porque no se podrá más creer que “los bancos son todos iguales”, citando una de las más frecuentes frases de tertulias, sino que hay bancos valientes y bancos con riesgo mayor… y no siempre el banco más cercano es lo mejor para su priopias exigencias.

El punto principal siguiente, luego, se caracteriza por una mayor atención que cada ahorrista tiene que poner en el depósito de su proprio patrimonio, no más la clásica “libreta de ahorros”, pues, ni  la compra de productos de un único emisor (como muchos “consultores” poco profesionales sugieren pensando, injustamente, hacer el bien de la empresa en que trabajan) sino la creación de una verdadera diferenciación de cartera, entre fundos y obligaciones de varios emisores, incluso usando el instrumento del PAC, Plan de ACcumulación, que permite invertir también con cuotas recurrentes pequeñas si el capital inicial está reducido.

No he hablado de acciones justo porque estas representan un instrumento más arriesgado, más volátil, como participación al capital de arriesgo de las empresas cotizadas que sería mejor dejar a inversionistas expertos y profesionales, evitándolas si no intencionados a seguir constantemente las cotizaciones de bolsa.
Cierto este artículo no quiere ser un vademecum para próximos inversionistas, pero, quizás, puede dar unas inspiraciones para profundizar unos temas y no estar impreparados para el futúro que, como se puede ver, no será más “sin riesgos” como en los años pasados.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta