MISTERIO EN SIRIA, DESAPARECIDO HACE DÍAS PADRE DHIYA AZZIZ

208
  • Italiano

Desde el 23 de diciembre se ha perdido cada contacto con el padre franciscano Dhiya Azziz, 41 años, párroco en Yacoubieh, que estaba de viaje en taxi volviendo de Turquía, adonde fue para encontrar su familia allí refugiada. La Custodia de Tierra Santa “cabe pensar que ha sido atrapado por algún grupo”. Padre Dhiya ya había sido secuestrado por jihadistas en Julio pasado, y había logrado huir a la detención.

Justo en los días en que Papa Francisco habla de los “mártires de hoy” perseguidos “en el silencio vergonzoso de muchos”, y se repiten los ataques sangrientos a los cristianos por grupos de militantes islámicos – los últimos en Filipinas y en Nigeria -, el último caso de rapto, de todos modos no reclamado aún, repropone la dramática situación en Siria, azotada por cuatro años por la guerra civil, de los religiosos che ejercen su misión entre graves peligros. Un ejemplo entre todos lo de padre Paolo Dall’Oglio, el jesuita desaparecido hace dos años y medio en Raqqah y del cual no se han tenido más noticias ciertas. “Desde la mañana de 23 de diciembre pasado, hemos perdido de nuevo cada contacto con padre Dhiya Azziz, ofm, párroco de Yacoubieh (Siria)”, hace saber en su sitio la Custodia franciscana deTierra Santa.

Padre Dhiya estaba de viaje con taxi. Había otra gente a bordo. Había partido de Lattakia temprano y dirigido hacia Yacoubieh, pasando probablemente por Hama, para estar en parroquia para las fiestas navideñas. Estaba de regreso de Turquía, adonde había ido para visitar a su familia que allí se había refugiado después de la entrada de Daesh (Isis) en Karakosh, en Iraq, su país de origen. El último contacto telefónico fue el 23 de diciembre a las 9.00. Desde entonces nadie sabe más adonde está. Habría tenido que llegar en Yacoubieh en la primera tarde de aquel día. Ni hay noticias de otros pasajeros. “Estamos intentando contactar las diferentes facciones en campo para comprender si alguien puede darnos informaciones. Por ahora sin resultado”, refiere la Custodia de Tierra Santa. “Cabe pensar que haya sido atrapado por algún grupo – añade -. Estamos haciendo lo posible para comprender quien. La situación muy caótica del País no nos permite hacer mucho, desgraciadamente. Si tendremos otras noticias, las comunicaremos”.

Padre Dhiya Azziz, del Orden de los Frayes menores, nació en Mosul, el antigua Ninive, en Iraq, en 10 de Enero de 1974. Después de los votos religiosos en 2002, el año siguiente se ha mudado en Egipto, adonde se ha quedado por unos años. En 2010 ha regresado en la Custodia deTierra Santa y enviado en Amman. Luego ha sido traslado en Siria, en Lattakia. Pues se había puesto volontariamente disponible para asistir a la Comunidad de Yacoubieh, en la región de Oronte, volvida a ser particularmente peligrosa porque bajo el control de Jaish al-Fatah. Aquí fue en Julio pasado el primer secuestro por un grupo jihadista, del cual el franciscano había logrado huir.

La desaparición del franciscano se añade a la de padre Dall’Oglio. Era el 29 de Julio de 2013 cuando la noticia del secuestro de Padre Paolo Dall’Oglio en Siria hizo la vuelta del mundo: voces y desmentidas se persiguen hace meses sobre su suerte y mientras tanto ya han pasado dos años desde cuando los señales del jesuita romano se han perdido en Raqqa, en el Norte del país hoy “capital” del Estado Islámico. Sesenta años, jesuita romano, por 30 años y hasta el verano 2013, Dall’Oglio ha vivido y trabajado en su País de adopción, Siria, gastándose en el nombre del diálogo islamo-cristiano.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta