LA ÚLTIMA TRINCHERA DE LOS CRISTIANOS

217
  • Italiano
  • English

La última trinchera en Oriente Medio. En Líbano y Jordania los cristianos sobreviven a la desertificación que ya desde hace más de diez años golpea los fieles en Jesús, y aquella Creciente fértil adonde la religión nació. Un verdadero genocidio que se está desarrollando con el “vergonzoso silencio de muchos” como ha remachado Papa Francisco.

En Líbano la presencia cristiana, de mayoría católica, reducida en los años de la guerra civil a mediados de los 80, ahora gracias a una fórmula de equilibrismo político, puede aún contar con números conspicuos y sobretodo disfrutar de una libertad de culto desaparecida hace tiempo en otros Países de la región. En la iglesia de San Jorge, en el centro de Beirut cerca de Place de l’Étoile, adonde se encuentran los palacios del poder, la celebración de las festividades tiene lugar sin restricciones. Tampoco la presencia de Hezbollah limita la profesión de fe, al contrario.

En la Valle de Bekaa han sido construídas iglesias dedicadas a María, celebrada en el Corano también, y las relaciones entre las diferentes confesiones religiosas están buenas. A lo largo de la costa adonde está el barrio cristiano de Jounieh, no es raro encontrarse en buhoneros que promueven la venta de estatuas sagradas que representan a María y a los Santos. Por encima de Jounieh se eleva la gigantesca estatua de la Virgen del Líbano con los brazos abiertos, alrededor surgen iglesias y monasterios meta de peregrinajes e de una gran fiesta el día de Pascua. Al sur, adonde los militares de Unifil de guía italiana mantienen la paz entre Líbano e Israel, en plena zona de control Hezbollah, se asiste a una recíproca solidariedad entre musulmanes y cristianos con intercambios de ayudas y apoyo y condivisión.

Jordania es parte de pleno derecho de Tierra Santa cristiana y Madaba, la ciudad de los mosaicos, huéspeda la iglesia de San Jorge adonde se puede admirar un maravilloso mosaico en mapa geográfica que representa Jerusalén y toda la región hasta el Nilo. Es meta de peregrinos desde todo el mundo así como el Monte Nebo, el lugar adonde Moisés vio la Tierra Prometida y donde se paró su éxodo. Aquí surge un monasterio franciscano. Y son muchos los lugares de la memoria cristiana descubridos por el arqueólogo franciscano padre Michele Piccirillo, desaparecidos desde unos años. Escavaciones substenidas por la casa real jordana. Cristianos y musulmanes conviven sin problemas en llena libertad de culto y justo en Jordania han encontrado asilo los refugiados de Siria y Iraq.

Justo desde lo que sucedió en Iraq en 2003 con la cazada de Saddam empezó el éxodo de los cristianos. En Iraq los cristianos eran el 7% de la población, ahora se han reducido a unos miles. En Mosul vivían 30000 cristianos, desde 2014 han desaparecido y las iglesias destruídas por Isis. En Siria antes de 2011, inicio de la insurrección contra el régimen, los cristianos eran casi dos millones, ahora sólo un millón. Y no están fuera de esta desertificación Israel y Palestina: en Israel muchos conventos han sido expropriados por el gobierno y en Gaza el avanzada del fundamentalismo está reduciendo la presencia de árabes cristianos.

Un examen de conciencia tienen que hacerlo los gobiernos occidentales que, como con la guerra en Iraq de 2003 y el apoyo ciego a revoluciones contra del régimen, han contribuido a este éxodo. Cristianos fuera de Tierra Santa y Oriente Medio. Expulsados de la patria de origen de Jesús por el odio y también por el relativismo negacionista de las políticas de parte de Occidente que se profesa cristiano. “Perseguida con la vergonzosa complicidad de muchos”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta