RAID RUSOS EN SIRIA, LA DENUNCIA DE AMNESTY Cientos de civiles asesinados. La organización acusó al Kremlin de haber actuado sin respetar "el Derecho Internacional Humanitario"

143
  • Italiano

Desde el pasado 30 de septiembre, Rusia decidió de salir al campo en Siria para luchar contra el autodenominado Estado islámico y ha llevado a cabo cientos de ataques aéreos en la zona, intensificandolos después de las constantes amenazas de los yihadistas contra la comunidad internacional. Ahora Amnesty International ha dirigido acusaciones al Kremlin, acusándolo de asesinar a “cientos de civiles” durante el bombardeo.

En un informe en donde son citados testigos y activistas,  la Ong, después de condenar las operaciones rusas “que han causado una amplia destrucción en las zonas pobladas”, ha declarado que el raid del Kremlin podría considerarse como “crímen de guerra”.

El nuevo informe se centra sobre todo en las seis incursiones en las provincias de Homs, Idlib y Alepo, llevados a cabo entre septiembre y noviembre, en los que – según la organización – por lo menos 200 civiles murieron y también una decena de combatientes.  Amnesty  afirma de haber “analizado de forma remota” en total más de 25 ataques rusos, en cinco áreas, entre el 30 de septiembre y el 29 de noviembre y los resultados de la investigación demuestran las “faltas graves” por parte de Rusia “en el respeto de las leyes internacionales humanitarias”. En el informe,  la organización explica de haber analizado las operaciones rusas también en las provincias de Hama y Latakia y explicó de haber “entrevistado por teléfono o a través de Internet a 16 testigos de los ataques”, incluyendo algunos médicos. La organización afirma el haber “obtenido y examinado” imágenes de las áreas de los ataques y las “opiniones de los expertos en armas.”

En uno de los ataques documentados por Amnesty, el 29 de noviembre, 49 civiles fueron asesinados y muchos otras resultaron heridos cuando tres misiles alcanzaron un mercado en el Ariha, en la provincia de Idlib. Según testimonios, la organización señala el como en las “cercanías” no habían “objetivos militares”. El grupo también acusa a Rusia, de usar “bombas no guiadas en las áreas pobladas” y “municiones en racimo”. “Algunos ataques aéreos rusos parecen apuntar directamente contra los civiles u objetivos civiles, por que atacan las áreas de habitación donde no hay objetivos militares evidentes e incluso, en las estructuras sanitarias, provocando muertes y heridos entre los civiles – afirma Philip Luther, Director de Amnesty para el Medio Oriente en un comunicado – Estos ataques podrían constituir crímenes de guerra “.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios