DINAMARCA EN SCHOCK: BIENES SECUESTRADOS A LOS REFUGIADOS EN CAMBIO DE WELFARE

208
  • Italiano
  • English
danimarca profughi

La última propuesta schock en una Europa que se ha olvidado del significado de acogida proviene de Dinamarca. El gobierno de Copenaghen para hacer frente a la emergencia de inmigración, quiere “expropiar” los refugiados de sus bienes de valor, dejándoles sólo aquellos sentimentales, como los anillos de matrimonio, a cambio del asilo, la asistencia sanitaria, la vivienda y cursos de idiomas. La idea, que sin duda causará discusión, está contenida en un proyecto de ley – lo comunicó el Ministro de Integración, Inger Stoejberg – para llevar a los refugiados a la par con los daneses desocupados, los cuales pueden beneficiarse de la asistencia si entregan sus posesiones equivalentes a más de 1.500 dólares. Una medida que podría ser aprobada el próximo mes.

El proyecto ya ha suscitado un escándalo y el gobierno danés ha tomado acción para defender el polémico proyecto de confiscar joyas y otros efectos de valor a los migrantes para financiar su estancia, medida juzgada por varios comentaristas como “autoritaria” que recuerda la desposesión de los judios. “Algunos medios de comunicación han criticado fuertemente el hecho de que en el futuro se pueda confiscar los efectos de valor de los solicitantes de asilo y solicitar que asuman los costos de su estancia en los centros de refugiados”, escribió Stojberg en Facebook.

El Ministro aludió, sin nombrarlo, al Washington Post, que ha estigmatizado Copenhague, alegando que el proyecto de ley tiene una “connotación particularmente dolorosa en Europa” y puede asimilarse a la expoliación de los judios llevada a cabo por los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial.
“Estas críticas no se justifican”, continuó Stojberg, del partido de derecha Venstre, cuyo objetivo es el de reducir la inmigración al mínimo, mientras que el Primer Ministro, Lars Lokke Rasmussen, se quejó por “una imagen errónea de Dinamarca.”

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios