CALENDARIO SATANICO, LA PRIMERA NOCHE DE TREGENDA

702
  • Italiano
  • English
yule

Existe el calendario que todos conocemos. Pero también existe otro, uno demoníaco y de la neo-brujería. En la práctica, un pasaje paralelo del tiempo, que “imita” las fiestas cristianas. Los adoradores de Satanás tienen citas precisas, durante los cuales las diversas sectas, a pesar de sus diferencias, realizan más o menos los mismos ritos. Los plazos son bien conocidos, aunque si a menudo se subestiman.

Incluso en el mundo cristiano, hay una tendencia a considerar inocentes las citas goliardescas algunas manifestaciones en ciertas épocas del año. El 31 de octubre: Es el Año Nuevo de Satán, la noche de Sabbat y el inicio de un nuevo año. En esta ocasión se celebran muchas ceremonias de propiciación, ya que se cree que esta es la noche en la cual cada solicitud será concedida (Halloween, Samhain).

El 21 de diciembre, sin embargo, es la primera noche de Tregenda llamada Yule, durante la cual los ritos demoníacos se mezclan con aquellos paganos pre-cristianos (el 21 de diciembre, el solsticio de invierno, la noche más larga del año).
Luego está el 2 de febrero: es la noche de la Candelora, con un Sabbat dedicado a la consagración de las velas y las luces que se utilizarán en los ritos de los siguientes meses. Pero también es la noche en la que los aprendices para ser brujos tienen su ceremonia de iniciación (Candlemas, Imbolc). Sigue el 21 de marzo: otra fecha importante, la del equinoccio de primavera, que se celebra con la segunda noche de Tregenda (21 de marzo, equinoccio de primavera: Ostara). El 30 abril: marca el inicio del verano esotérico, con el Sabbat dedicado a los ritos para la acumulación de dinero y el éxito (Beltane). El 24 junio: la tercera noche de Tregenda, con los ritos de protección para los miembros de la secta y lanzamiento de maldiciones y maleficios contra los enemigos (el 21 de junio, solsticio de verano, el día más largo del año: Mid Summer, Litha). El 31 julio: tiene lugar uno de los Sabbat más importantes, con el que se repelen las malas influencias externas (Lammas). El 29 de septiembre: la cuarta y última noche del Tregenda, con motivo del equinoccio del otoño. Es la cita más culta, aquellas en la que canta con alabanzas al conocimiento demoníaco (21 de septiembre, equinoccio de otoño: Mabon).

Por lo tanto, estamos muy cercanos a uno de estos eventos, que será el proximo lunes 21 de diciembre. La noche del solsticio de invierno, es la más larga del año, aquella en que la oscuridad triunfa. Se celebra con el fuego y toma el nombre de Yule. Para las sectas adoradoras del demonio es el momento de dejar de lado el pasado y de caminar hacia la luz; algunas brujas encienden una vela.

La palabra Yule se cree que proviene de la frase escandinava o anglosajona “Iul”, o incluso del noruego “jul”, que significa “rueda” , por lo tanto una fecha que marca el punto definitivo en la Rueda del Año.
También Jolfoor (padre de Yule) y Jólnir (Yule) son nombres de Odín. Algunos creen que en realidad Odín era aquel que daba los regalos. Antes de Papá Noel se convirtiera en popular en la época victoriana como un elfo gordo y feliz, era conocido antes como alto y delgado, con un vestido largo y negro, en lugar de rojo y blanco. Las primeras leyendas comentan que Santa Claus conducia un caballo blanco, no un trineo lleno de renos. Esto nos recuerda precisamente Odín y Sleipner. El viejo “Padre” fue también una figura muy particular, a veces aterradora.

Yule coincide con la celebración de la Navidad. Este Sabbat representa el renacimiento de la luz, en la noche más larga del año, la diosa da a luz al Sol Niño. Es muy evidente la intención para reemplazar la cita con el nacimiento de Jesús, desviar la atención, crear una alternativa. Cualquier cosa, con tal de no dar importancia al evento por excelencia, el nacimiento del hijo de Dios. Es por este motivo que quien es católico no puede y no debe subestimar estas citas, desde Halloween hasta Yule.

Por otra parte, dicen que los satanistas, Yule y la Navidad no son tan diferentes. Ambos celebran la llegada del Dios / Sol, así como Cristo fue llamado, la luz del mundo. He aquí, el engaño revelado. El ángel sobre el árbol de Navidad, de hecho en muchos lugares (por ejemplo, en Alemania), toma lugar una bruja, que representa la Crona, la antigua Diosa que preside en esta etapa del año. En la antigüedad se decía que las tribus germánicas sacrificaban los prisioneros al dios de la victoria, colgándolos en los árboles durante nueve días, así como Wodan había sido colgando en el árbol de la Vida para obtener el conocimiento sagrado de las runas.

De todas formas los padres católicos deberían tener cuidado y controlar si sus hijos compran velas, incienso y libros espirituales. Otras pistas son el uso de hierbas y posesión de tarot, espadas, un mantel negro con un diseño de una estrella de cinco puntas (una estrella dentro de un círculo) … La señal principal que revela el interés de los chicos por la brujería son sus libros en sus estantes. Aunque una gran cantidad de libros sobre la mitología, especialmente la mitología celta, puede ser una señal. Los padres y las madres deben preocuparse incluso cuando sus hijos desaparecen en las cercanías de la luna nueva y de la luna llena, o durante las 8 principales fiestas Wicca o durante los fines de semana cercanos. La presunta inocencia de ciertos rituales, puede ser una manera para atraer el ocultismo. Pasada esa puerta, la “magia” desaparece. De hecho … se manifiesta.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta