UNA PUERTA SANTA ENTRE LOS PASILLOS DEL HOSPITAL

157
  • Italiano
  • English

Lo llena de besos en la frente, sosteniéndolo ligeramente en sus brazos, amoroso como puede ser un padre; junto a él su madre, aquella que ha querido tanto bautizarlo. Para Lapo fue un día especial, el entrar oficialmente a la comunidad cristiana pasando a través de la Puerta Santa. La ocasión fue la apertura en el Hospital Niño Jesús de Palidoro, en las afueras de Roma. Una cita especial para un niño que está luchando contra una enfermedad que le obligó a estar en silla de ruedas. Hasta hace unos meses gateaba tranquilamente en la cama de los padres, a pesar de tener problemas desde el momento del nacimiento, después el repentino empeoramiento de la situación, la peregrinación en los hospitales en toda Italia (Florencia, Génova, y, finalmente, Roma), y ahora la decisión de los padres de agregar la oración y el bautismo, otorgada por el Obispo Gino Reali,  a la labor de los médicos.

“Lapo nació con una ‘marca oscura’ en la laringe – dice la madre – y los médicos pensaron que se trataba de un tumor. Así, en sólo 5 días, le hicieron una traqueotomía. Poco después, se descubrió que no era un tumor sino un hematoma, que nadie hasta los momentos se lo explica el como se ha formado “. La operación, sin embargo, ha llevado problemas al pequeño: no tragaba, y tenía varias dificultades para alimentarse. Después otras intervenciones hasta encontrar una solución aceptable. “Lapo sin embargo, a pesar del problema, estaba bien. Jugaba, gateaba, era un niño como cualquier otro, excepto por las medicinas. Esto hasta el final del verano pasado. Entonces el repentino empeoramiento de las cosas, un desequilibrio electrolítico, que causó problemas neurológicos “.

No hay rabia en las palabras de Clarissa, ella y su esposo Cristiano han aceptado la situación, confiando en los en los médicos y en el Señor. “Tratamos de estar cerca de nuestro hijo, lo amamos, intentamos curarlo. Dada la situación hemos intentado bautizarlo en el hospital, porque queríamos que así fuera, pero nunca pensamos en la contemporaneidad con la Puerta Santa y a la bendición del Obispo.

“Tenemos que agradecer a todo el equipo, maravilloso; amoroso, eficiente y disponible. Desde los primarios a las enfermeras, desde los médicos a las terapeutas. En una situación difícil, significa contar con una luz el saber que existen personas así “.

Para poder celebrar el sacramento era necesario un permiso especial del médico primario: Lapo de hecho está inmunodeprimido, y la proximidad con la multitud que asistió a la ceremonia podría representar un peligro. Pero su mamá y papá no quisieron dejar pasar está ocasión de reunión con el Señor “para Lapo, sobre todo”, dicen.

La preparación de la celebración de la apertura de la Puerta Santa, animada por el capellán Don Felice Riva, que ha implicado muchos niños hospitalizados en el Hospital Pediátrico de Palidoro. Con la ayuda de los profesores del centro de recreación “Castillo de los Sueños”, de las maestras de la Escuela en el Hospital y de una madre con un lado artístico, los pequeños pacientes se dedicaron a la realización de tres grandes cuadros bendecidos durante la Santa Misa oficiada por el Obispo Gino Reali. Las pinturas representan escenas de la misericordia: el hijo pródigo, la oveja perdida y el buen samaritano.

Dedicados al tema de la misericordia, incluso los pensamientos escritos de los niños y de sus padres  reunidos en el tablón de anuncios publicado en la capilla. «Hacemos muchas travesuras, siempre peleo con mi amiguito, y luego hacemos paz con la ayuda de Dios», escribe Giulio, de 8 años. Ginebra, de 12 años, dirige sus pensamientos a las personas que llegan a Italia, dejando su patria: «Eres de otro país, pero eres mi hermano y yo te acojo y te ayudo».

Signo de la vocación del Hospital es el logotipo en madera realizado por un médico, que permanecerá colgado en la Puerta de la capilla para conmemorar la recepción sin fronteras hacia cualquier niño que sufre. Una puerta que se abre a la esperanza, que une a las personas. Un signo tangible del Jubileo querido por Francisco, y una bofetada a los que hacen del dolor otras expresiones de su odio.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta