LOCURA, TRANS A SÓLO TRES AÑOS

348
  • Italiano
  • English

Tenía tan sólo tres años, Daniel, cuando los padres le hicieron operar quirúrgicamente, para transformarlo en una niña. Lo encontraron jugando con un par de tijeras, mientras que intentaba cortarse el pene. Dijo que lo hacía para convertirse en una niña. Los niños, ya se sabe, tienen mucha imaginación y descubren su identidad a través de la imitación, la emulación, imaginándose a sí mismos en diferentes roles.

Ese juego se convirtió en un destino del que ya no se puede liberar. La madre, Kerry, y el padre, Craig, lo llevaron al médico de familia, en Escocia, el país en el que viven. El mismo médico les aconsejo la clínica “Tavistock and Portman NHS Foundation Trust” de Londres, donde se le diagnosticó una “disforia”, que algunos, al informar la noticia – que ahora cuenta con una gran atención gracias a las redes sociales – la definieron como un “transtorno de identidad de género”, un contraste entre el sexo biológico y el sexo psicológico, pero que los especialistas definen como un simple “trastorno del estado de ánimo”. En una edad todavía asexual, tres años, cuando el proceso de construcción de la identidad sexual ha apenas comenzando, y dura mucho tiempo, al menos hasta la adolescencia.

Daniel ahora se llama Danni, tiene seis años de edad, y un calvario por delante, manteniendo el sexo que los padres han elegido para él. Ellos crearon un perfil de Facebook, para los “trans más jovenes de Europa.” Lo hicieron, declarán, para evitar que de grande sufra de ser acosado por compañeros y adultos. Por esto, decidieron para él la mutilación, mediante la imposición de torturas sin precedentes, como el  someterse constantemente a tratamiento hormonal para retrasar la pubertad y someterse a otras cirugías, con el tiempo, llamadas de “realineamiento”, para mantener el sexo que los padres decidieron que él elegiría, diferente de aquel biológico.

En la escuela, para “no discriminarlo”, fue creado especialmente para él un baño, unisex: no es ni varón ni hembra, en estos momentos. Y el pene, no podrá dibujarlo con un lápiz, si intenta buscarlo, sintiendose varón, a expensas de un juego que podría haberle costado la vida. Se necesitaría, en este caso, volver a operar quirúrgicamente para devolverle su auténtica identidad. Sobre este tema, entrevistamos a la psiquiatra infantil Angela Magazù, director médico de la empresa local sanitaria de Matera. Lo que dice, como experta, es una bofetada a los que pretenden defender las acciones de los padres en nombre de la libertad.

Doctora Magazù, un niño de tres años ¿posee conocimiento de la identidad de género?
“Los niños de esta edad no son capaces de tomar una decisión sobre el sexo, aún no han desarrollado las habilidades cognitivas. Pueden mostrar una predisposición a un juego en lugar de otro. Exploran sus genitales, especialmente los varones, los tocan, se hacen preguntas, experimentan. Se necesita dejarlos libres y acompañarlos durante la etapa de crecimiento. La formación de la identidad sexual, es un proceso que toma años. La elección de la identidad y de la orientación sexual se hace en edad adulta “.

Los padres afirman haber hecho operar a Daniel con el apoyo de los médicos, que han diagnosticado una “disforia” de género. ¿Cuál es su opinión?
“Se debería investigar si fueron realmente los médicos, y cuales, en apoyar una acción de este tipo, que, de ser cierto, es atroz. La disforia es un trastorno infantil del estado de ánimo, no tiene nada que ver con la identidad de género. Y surgen fuertes dudas acerca de las capacidades como padres de ambos cónyuges “.

Los padres de Daniel sostienen de haber tomado esta decisión para apoyar al hijo y evitar que pudiera ser objeto de discriminación en el futuro …
“Fueron ellos en querer imponer al niño una identidad sexual distinta a la biológica, antes de que tuviera la capacidad plena para elegir. Existe una razón por la que hablamos de minoría de edad, también desde un punto de vista jurídico. Han causado un daño grave al hijo, interviniendo brutalmente en el proceso de formación de su identidad de género “.

¿Cuáles problemas podría tener Daniel / Danni durante la etapa de crecimiento?
“Ha sufrido un cambio importante, sobre todo, en una parte del cuerpo que conocía, durante la fase de exploración y autodescubrimiento. Sin duda, sufrira de molestias físicas, como la dificultad para orinar. Y podría sufrir trastornos psicológicos y de estado de ánimo. Se le debería ayudar a comprender con cual dirección sexual se siente identificado, independientemente de la mutilación que ha sufrido. Todavía podría desarrollar una identidad masculina, a pesar de la cirugía. El pene es un órgano externo. Se podría restaurar. Al menos, se le debería dejar libre para crecer y elegir “.

Los padres han declarado que los médicos estarían disponibles a utilizar medicamentos que retrasan la pubertad y que ayudan a mantener la nueva identidad femenina, interviniendo con una cirugía de “realineamiento sexual” cuando  alcance la mayoría de edad. ¿Cuál es su opinión?
“Es simplemente un horror”.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta