DON FABIO ROSINI: LOS 10 MANDAMIENTOS PARA REGRESAR A DIOS

610
  • Italiano
  • English

Don Fabio Rosini es un sacerdote que vive con pasión su misión entre los jóvenes. En su acción con Cristo, son ellos el punto de referencia, de inicio y final de cada esfuerzo diario. Estudioso de la Biblia, trabaja en la Diócesis de Roma y es muy conocido por haber creado un proyecto de catequesis sobre los Diez Mandamientos, que más tarde se extendió por toda Italia. Es Director del Servicio para las Vocaciones de la Diócesis de Roma; desde el principio, en 1993, las reuniones sobre los Diez Mandamientos han tenido el objetivo principal de hacer conocer a los jóvenes el rostro de Jesús, ayudándoles a discernir la voluntad de Dios, y permitiendoles de aprender a tomar “la mejor parte”, entendida como la propia vocación.

In Terris  se reunió con él en Roma, y le hizo algunas preguntas relativas al presente y al futuro, entre la necesidad de proporcionar puntos de referencia y la necesidad de construir una Iglesia cada vez más sólida.

¿Cómo observa el mundo de los jóvenes hoy?
“Es una pregunta compleja. Podemos decir que hoy  en día los jóvenes no están presentes, porque viven en un estado de total confusión. Es difícil para ellos sobrevivir en un mundo ambiguo, poco protectivo. Los chicos hoy en día se utilizan como fuente de ingresos para muchos sistemas mediáticos, de entretenimiento y diferentes cosas disgustosas que les hacen hacer. No son prácticamente atendidos, formados, apoyados, aceptados, entendidos, comprendidos. Pensando a las vocaciones, el problema no es que falten los peces para capturar, sino que simplemente el agua está ausente. Falta un lugar donde tomar seriamente la vida de los chicos y chicas de este mundo. Darles dignidad, sustancia, darles el derecho a la belleza “.

Por parte del Papa Benedicto XVI la palabra “relativismo” ha tenido un significado cada vez más fuerte. ¿También este es un mal para los jóvenes? Pareciera que no tienen más puntos de referencia, porque todo es relativo?
“No tenemos que ver con una sociedad que paga el colapso de la autoridad, ataca durante trescientos años por la cultura europea; hoy en día nos encontramos totalmente en ruinas, por lo que hoy el papel de autoridad es odioso y, al mismo tiempo no es practicado. Estos pobres chicos crecen sin padres. No tenemos figuras reconfortantes, protectoras, paternas de hecho. A querer hacer una comparación matemática, en un sistema de ejes cartesianos, entre abscisas y ordenadas,esta la necesidad del cero, donde no sabe dónde está. Todo es igual, es lo mismo … Vivir, morir, hacer cosas buenas, cosas malas … Luchar por la  vida “.

¿Cómo podemos salir de ello?
“Teniendo conciencia de que, de hecho, todo esto no es cierto. Que los jóvenes son superficiales es un absurdo, una mentira. Tienen una belleza interior increíble, sólo basta darles una oportunidad. Tienen una enorme voluntad de vivir, pero se les debe otorgar la oportunidad de expresarse dandoles crédito. Se crece con la confianza, y lo que ha ocurrido, careciendo de autoridad, es la pérdida de fe de un padre, un maestro, un guía que te dice ‘tú puedes hacerlo’. Alguien que te enseñe cómo sacar afuera algo hermoso. Si todo esto se realiza para los jovenes, ellos vuelan … ”

La Iglesia está pasando por un momento particular. Hermoso, para el Jubileo que lleva la Misericordia en el mundo, en un momento terrible por los escándalos y los ataques que sufren. ¿Cómo ve este período y cuanto puede afectar el camino vocacional?
“Si por ‘ataque’ entendemos aquel exterior contra la Iglesia, no hay problema; el mismo lo necesitamos siempre, nos hace crecer, nos obliga a ser un poco más realistas, verdaderos. Este hedonismo clerical es una pérdida de tiempo infinito, y por desgracia está muy extendido; es criticado desde el exterior, puede ser saludable. El ataque exterior, por lo tanto no asusta: las tierras de persecución  siempre han sido tierra de santos.
Es desde el interior que el problema se vuelve peligroso. En la Iglesia a menudo se muere por el ‘fuego amigo’. Y lo hemos visto últimamente, con las críticas al Santo Padre. En conjunto, que salga a la luz no está mal, tenemos que quitarnos de encima tanto lastre. Hay mucho por hacer, y agradecemos a Dios que Francisco sigue esta línea “.

Sus jóvenes cuando observan estas controversias, ¿que dicen?
“La conversión es una experiencia que se hace en primera persona singular. Aquellos superficiales se quejan, aquellos que han comenzado a caminar un poco dicen a sí mismos: se necesita hacer algo”.

A partir de una relación personal con Dios …
“No hay duda. No se puede hacer nada por ideología, por abstracción; o hay un impacto personal con el bien y con el amor de Dios, o de otra forma las cosas aparecen sólo como “algo falso” para luego colarse en el cotidiano. Sólo cuando se lleva a cabo un encuentro con la Misericordia de Dios, ocurre el verdadero cambio “.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta