LOS RIESGOS DEL TECNOPAGANISMO

290
  • Italiano
  • English
tecnopaganesimo

En la “red” nos encontramos de todo. Se ha convertido en un paso necesario para pedir respuestas a cualquier tipo de pregunta, un archivo infinito, una base de datos sin fin e interactiva, lista para cada una de nuestras solicitudes. El límite verdaderamente es creíble y, a menudo muy débil, pero igualmente quien se acerca no regresa nunca con las manos vacías. Si por una parte todo esto ayuda a la ignorancia sobre ciertos asuntos de gran parte de la población, por otra parte, el riesgo de que está se convierta en oráculo al cual dirigirse para establecer la propia vida es muy alto. Hasta llegar más allá, y a identificar la máquina a la par de Dios.

Entre los enlaces de Internet, tal vez no existe una sola actividad cultural y social digna de reconocimiento que no haga uso de alguna forma de este instrumento de comunicación exquisitamente “posmoderno”. No es sorprendente, por lo tanto, que también la religión esté presente en la red. Pero si todas aparecen en la web, no todas lo hacen de la misma manera.

Según Marco Merlini, autor de un libro de investigación sobre la espiritualidad en el ciberespacio, se necesita considerar tres tipos diferentes de usuarios espirituales on line: los “teóricos de la web como escaparate de la fe” (aquellos que utilizan el Internet para objetivos informativos, o como un púlpito telemático); los “seguidores de las conexiones conectivas” (aquellos que utilizan Internet para organizar los fieles y colocarlos en comunicación entre ellos, en una especie de cybercomunidad); los “seguidores de las cyber-religiones” (para los que el Internet es una parte integral de una búsqueda espiritual y una incubadora de nuevas formas de religión “.

¿Pero es posible sacralizar a la red? La declaración podría elevar una sonrisa, pero sería superficial hacerlo. Para los seguidores del tecnobuddhismo, de hecho, la web sería “la manifestación física del tercer ojo de la divinidad oculta en cada uno de nosotros.” Luego están “los cultos ecológicos tecnoespirituales”, según los cuales está tomando cuerpo una Gaia Eléctrica. El Ciberespacio, como una manifestación colectiva de la mente humana , funcionaría como un sistema nervioso para el Planeta que se hace consciente de sí mismo a través de individuos conectados en la red.

La denominación de “religión en la red”, pareciera apoderarse de una manera particular al “tecnopaganismo”, el camino – si queremos denominarlo así – que se sumerge en el ciberespacio como una experiencia auténtica e insustituible de lo sagrado.

Tecnopaganismo es un término genérico que caracteriza diferentes creencias y prácticas neo-paganas (incluyendo la Wicca y el Druidismo) en referencia al lugar que ocupa la tecnología en las prácticas religiosas. Utiliza dispositivos modernos en los rituales mágicos. Por ejemplo, se utiliza el horno en lugar de la chimenea, o también se utiliza un “Disco de las Sombras” en lugar de un “Libro de las Sombras” y se utiliza un puntero láser como una varita mágica. En otras prácticas, la tecnología es el objeto de la obra magica, como por ejemplo el uso de piedras y otros amuletos para obtener un mejor rendimiento de los objetos ordinarios o por cuestiones relacionadas con el overclocking.

Representa entonces el conjunto de movimientos tribales modernos o primitivos urbanos como el chamanismo urbano y la cultura rave. A menudo, estas culturas se relacionan con la Electronic Dance Music.
Conviene precisar que el término “religión”, se puede utilizar en un nivel descriptivo sólo en sentido analógico; no se habla de hecho de confesión religiosa, sino más bien una forma de pensar. Lo cual, paradójicamente, lo hace aún más peligroso como indefinido, y por lo tanto, no puede ser percibido como antitético a la vida real y a las religiones tradicionales.

El ciberespacio se está convirtiendo en un lugar de renacimiento de antiguas deidades muertas y enterradas, de egipcios, sumerios, griegos y romanos. “En el curso de la historia moderna –  explica Merlini a Repubblica.it – ​​se han llevado a cabo varios intentos de exhumación de los antiguos en el  Mediterráneo. Un mundo espiritual misterioso y remoto, por lo tanto, abierto a la imaginación, pero también a las obsesiones reales. Los viajeros del norte de Europa, por ejemplo, no estaban simplemente atraídos por el esplendor del pasado o la búsqueda de la belleza formal. Los mismos cultivaban la pasión por el Sur como un deseo de regreso, y el viaje a los templos y espacios sagrados se configuran como una peregrinación en la nostalgia. En estos momentos se llega a Italia y Grecia, sobre todo, gracias al esplendor de las playas y por los monumentos famosos. No para revivir los lugares de los antiguos dioses y rebuscar entre los misteriosos signos del pasado. Y la fe en Jupiter, las oraciones a Athena, las evocaciones a Marte han trasladado al ciberespacio de Internet”.

Pero, ¿cómo funciona está “religión”? Rituales individuales y comunitarios que se llevan a cabo on line, de solidaridad y de paso. Las liturgias de solidaridad reafirmar y fortalecer el sentido de identidad del grupo religioso. Aquellas de paso, marcan simbólicamente y públicamente la muerte y el renacimiento a una nueva vida de los iniciados. En la Red emerge, en tercer lugar, una jerarquía de especialistas a tiempo completo, sacerdotes que dicen poseer enseñanzas trascendentales.

En el tecnopaganismo la experiencia de la energía tiene características claramente hedonistas; los electrobacanales raves son bastante similares a las orgías en las que se celebraban en la antigua Grecia, el culto salvaje de Dioniso.

La negación de la realidad, el repudio de la Creación y la identificación de un nuevo mundo virtual construido de forma personalizada, además de causar daños a la persona alejandola del contexto social, la acerca a aquel frenesí que a menudo arruina al hombre. Una bofetada al concepto mismo de relación entre los seres vivos. La invitación de la serpiente antigua a convertirnos “como Dios” pareciera haber encontrado una nueva e inesperada oportunidad para ser aceptado a través de Internet. Siempre teniendo en mente el pagar su factura a tiempo ….

Extraído de forma libre de “Internet y la religiosidad alternativa”

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios