LAS PERTURBADORAS PROFECÍAS DEL PAPA BUENO

861
  • Italiano
  • English

Se ha hablado, con motivo del viaje de Francisco en África, de las profecías que anuncian el fin del Papado, recordando primero que nada a aquella de San Malachia, el obispo irlandés del siglo XI, publicada por primera vez en el “Lignum Vitae”del benedictino Arnoldo Wion – Durante la última persecución de la Santa Romana Iglesia se sentará el Pedro Romano, quien alimentará a su rebaño entre muchas tribulaciones; pasadas estas, la Ciudad de las siete colinas será destruida y el terrible Juez  juzgará a su pueblo – y su visión de futuro “Papa Negro”, como se le llama al general de los Jesuitas. En San Malaquías también se encuentran predicciones apocalípticas sobre las nuevas persecuciones de los cristianos. Y también las visiones místicas de la monja de Dresda, vividas en el siglo XVII, y de Santa Catalina Emmerich, que conservaba regularmente con el Niño Jesús, con los ángeles y con los santos, en el siglo XVIII, están en la misma línea profética. Se anuncian grandes tribulaciones para la Iglesia, traiciones, pecados, y guerras, incluso de religión. Y sugiere un final del Pontificado finales comentaristas “extraordinario”, tanto así  que muchos han considerado de poder atribuir a este Papa, y no a Juan Pablo II, la predicción del tercer secreto revelado por la Virgen María a tres niños pastores en Fátima, a principios del siglo pasado: el asesinato de un obispo vestido de blanco, junto con otros religiosos y fieles, mientras sube una montaña hacia una cruz áspera.

Papa Bergoglio, en el viaje de regreso de la Corea del Sur, en el verano del año pasado, hizo dos declaraciones aparentemente distintas entre sí, pero en realidad unidas por una sola previsión. “Está en camino la tercera guerra mundial”, dijo. Y luego: “Yo sé que mi tiempo será breve, de dos o tres años como máximo, pronto estaré en la Casa del Padre.”

Pocos saben, en cambio, que incluso el Papa Bueno, Juan XXIII, habría anticipado los acontecimientos de la humanidad hasta el año 2033. Esta es la fecha, por lo menos, hasta cuando se extienden las visiones del futuro que, en el volumen de cuarenta publicaciones y fuera de edición “las Profecías del Papa Juan” (Edición Mediterránea, 1976), atribuye al autor, un experto periodista en cuestiones religiosos y esotéricos, Pier Carpi, que murió en el 2000.

El autor comenta en la Introducción de como entró en posesión, de un modo misterioso, de lo que sería el diario original, secreto, del Papa Angelo Roncalli, con las profecías que se remontan a la época en que fue Nuncio Apostólico en Turquía. Entre las profecías, algunas describen los Pontífices habrían seguido, hasta el 2033. Entre ellos, el Papa Benedicto XVI – Benedicto, Benedicto, Benedicto – y Papa Francisco, anunciado ya en las profecías en donde se habla del Papa Benedicto XVI: Te convertiras en descalzo y caminaras descalzo con el santo descalzo. El santo que caminaba con los pies descalzos es Francisco de Asís, como también escribe el Anónimo Perugino en la biografía oficial; descalzo, incluso en el sentido metafórico de la humildad de carácter y sencillez de corazón. Benedicto XVI, con su renuncia, paso a estar con los pies descalzos, como San Francisco, en el sentido de que se “desnudo” del mundo y se retiró a un convento, “Mater Ecclesiae”, donde, entre otras cosas, han habitado con las monjas de Carmelitas.Es propio el nombre de Francisco, por primera vez en la historia de la historia de la Iglesia, optó por asumir su sucesor, Jorge María Bergoglio, llamado en repetidas ocasiones por el Papa Juan XXIII, el “santo descalzo”.

Es el momento de la persecución y de las guerras “de religiones”: Los hermanos de Oriente y del Occidente se mataran y en el asalto mataron a sus hijos.

El Papa Bueno habría esperado, de manera perfectamente clara, muchos eventos. Por ejemplo, Vatileaks: Sus cartas serán ocultadas. Sus cartas serán robadas. Después, ha pronosticado la renuncia de Benedicto XVI y de dos Papas, que juntos habrían guiado a la Iglesia como dos hermanos, y nadie será verdadero padre. La madre es una viuda. En su primera visita oficial al Papa Emérito, Papa Francisco lo saludó precisamente con estas palabras: “Vamos a caminar juntos como hermanos.”

Y aquí, sin embargo, que la acción de la profecía anticipa que su Pontificado será breve. La Iglesia será pronto “viuda”. Después que Papa Francesco se habrá enfrentado nuevos y difíciles retos del Oriente: El gran hermano del Oriente sacudirá el mundo de la cruz invertida y sin lirios. El nuevo padre se les enfrentará, pero dejará la madre huérfana. En ese “pero”, opositivo, se ocultan otros misterios. ¿Quién es el “hermano mayor del Oriente” que “sacude el mundo”? Hace referencia a un líder del Estado Islámico, que tiene la doble función política y religiosa, o a un gran maestro de la masonería mundial? Según el gran maestro Gioele Magaldi, el líder de los yihadista Al-Baghdadi sería un masón de la terrible logia internacional  creada por Bush Jr.,  Hathor Penthalpha, con el objetivo de dominar el mundo. La “cruz invertida y sin lirios” es el símbolo de la Iglesia de Roma: la cruz griega al revés, como fue crucificado el primer apóstol de Jesús Parece que, poco después de que Papa Francisco logra evitar una seria amenaza por la paz del mundo, evitando un ataque contra el cristianismo, podría morir. Ese “pero” adversario sugeriría una muerte “prematura”, si está conectado a la profecía sobre el tercer secreto de Fátima.

Por lo tanto, en algún momento leemos: Se batiran media luna, estrella y cruz. Alguien tendrá en alto la cruz negra. Desde el valle del príncipe vendrán los caballeros ciegos. Detrás de ellos, los cuervos del hambre, de la carestia y de la peste. ¿Dónde creen de escapar, ahora que habéis destruido las iglesias y asesinado el último Padre?

… “Asesinado el último Padre” …

Y de nuevo: Pero primero, por sus palabras de verdadera ciencia, el secreto del arma que destruye las armas. Son tiempos de paz, entonces … El “secreto” de Papa Francisco, un hombre de “verdadera ciencia” , Licenciado en Química, “el arma que destruye armas”: el amor, la misericordia, entre los hombres, con la Madre Tierra, con Dios.

El mal no triunfará. Es la certeza de nuestra fe y de todas las profecías de los místicos y videntes cristianos. En el nombre de María Santísima, se realizará la gran transformación: Cuando la palabra de María Santísima será divulgada, se cerrará la única herida. La Madre de la Iglesia será la madre del mundo. Y luego, una vez más: La tierra va a destruir el cemento y la tierra será, oh Reina, tu nueva Iglesia.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios