EL EJÉRCITO ITALIANO ENTRE LOS MEJORES DEL MUNDO

1639
  • Italiano
  • English

El ejército italiano está entre los mejores del mundo. Lo afirma un estudio del Centro de investigación de la Credit Suisse, que de acuerdo a estrictos criterios, ha compilado el clásico. En primer lugar, por supuesto, las grandes potencias de Estados Unidos, Rusia y China. Sorprendentemente en cuarto lugar, Japón. Italia se encuentra entre los diez primeros lugares, segundo en Europa después de Francia, pero en diferentes tramos entre la Gran Bretaña y Alemania. Esta última se encuentra en la posición mas baja. Los criterios utilizados son el resultado de un estudio meticuloso y se reducen a seis, que son: personal militar activo, medios de transporte terrestre (tanks), aviones, helicópteros de ataque, portaaviones y submarinos. Siguiendo estos, el ranking coloca en primer lugar los Estados Unidos, seguidos por Rusia y China. En cuarto lugar, una sorpresa: Japón.

Gran decepción para Alemania que, a pesar de la alta capacidad económica, se encuentra en una posición muy baja en el ranking. ¿La razón? Una pequeña flotilla de portaaviones y submarinos que fueron la gran gloria del país durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras que para Italia, llega la satisfacción de estar entre las 10 potencias militares más fuertes del mundo, con una inversión en el sector de la Defensa que premia, al menos sobre el papel. En lo que respecta al Belpaese, una bofetada a los que están siempre listos para denigrar.

Hasta ahora, la investigación basada en los parámetros estándar, después está el informe sobre el campo y que los soldados italianos superan con creces los transalpinos. El Ejército italiano ha sido apreciado por todas las misiones peacepeeking y peaceinforcing. Son excelentes soldados, instructores y motivadores de los reclutas que preparan esté es la razón por la cual los militares italianos están en Irak y el Kurdistán, para preparar las fuerzas que atacaran el terreno del Isis.

Esta investigación del Credit Suisse es la enésima confirmación de cuanto nos consideramos poco. Somos un pueblo de autoflageladores. Estamos siempre listos para denigrarnos, así como somos todos expertos en algo. Hubo un tiempo en que lo éramos en fútbol y todos nos sentimos entrenadores. Hoy somos expertos en cada área tocada en la actualidad. Del fútbol pasamos al terrorismo en un momento. Son más de treinta años que en Italia, cada vez más, aumenta la alarma terrorismo, se habla de recursos insuficientes para la policía. Pero en estas últimas décadas hemos visto aumentar el número y la modernización de las mismas. Luego ciertamente, hubo una reducción en la fuerza laboral, pero estamos hablando todavía de más de doscientos mil trabajadores entre policía, la policía estatal y policía financiera.

A éstos se añaden la Policía Penitenciaria y los miles de policías locales armados y con la calificación de oficiales de la policía judicial. Tenemos el mayor número de fuerzas policiales en Europa. Tenemos muchas mesas de negociación y super tecnologicas que cuestan millones, pero no tenemos un número único de emergencia. El número 112 de emergencia de la Unión Europea, está  desactivado sólo en Italia para mantener privilegios de condominio entre las diversas estructuras. Y esto tiene un costo, millonario, incluso en términos de eficiencia.

En estos días, después del ataque de París, muchos miembros del sindicato de la Policía del Estado, han denunciado las carencias. Historias que se cuentan desde hace años: las chaquetas caducadas, las balas que faltan. Pero, ciertamente, un policía no puede recibir, por su naturaleza y  por sus tareas de organización, la formación de un departamento especial. Se lamentan de que las chaquetas suministradas las cuales no protegen de los disparos de un kalanshnikov: pero es cierto que tener una capaz de protegerte de ese calibre pesa hasta 10 kilos y llevarla puesta significa tener escasez de movimiento. Luego está el capítulo de armas. Recuerdo que durante los años de plomo, los sindicatos policiales denunciaron el uso de la ametralladora M12, porque siendo demasiado poderosa y arma de guerra, solicitando escopetas contra los terroristas de las Brigadas y los neofascistas. Hoy exigen armas más poderosas, pero el M 12, sobre todo.

Nuestras fuerzas investigativas antiterroristas están entre las mejores del mundo y los resultados lo comprueban. El control territorial es carente porque falta una coordinación verdadera, vistas sobre un único centro de operaciones. Es increíble que se siga pensando que para detener a estos terroristas se necesiten más policías. Militarizar la ciudad no detiene a quienes ejecutan ataques. Claro está  que se puede mejorar la dotación de equipos, pero son muchos los millones invertidos en la tecnología, arma esencial hoy en día  contra el terrorismo. El profesionalismo es alto, en promedio, resultado del entrenamiento dado.

No es todo flores y rosas, sino todo lo contrario. Por otra parte desde el 11 de septiembre, con la alarma terrorismo fueron favorecidos lobby de seguridad, a menudo miles de millones para el detector de metales y otros sistemas más o menos sofisticados prácticamente inútiles de frente a gente como Mohammed Atta que mató a una hostess ¡con un lápiz! O como en Dijon, donde un fanático decidió matar a diez franceses en la parada de autobús atropellandolos con un vehículo. Sin olvidar las agresiones con simples cuchillos de cocina en Israel de los cuales tuvimos experiencia en Milán.

El terrorismo se derrota con la intelligence, con el análisis. Actuando militarmente donde se puede, como en los Países santuarios del yihadismo. Sin peros. Y si se necesita más dinero para la seguridad porque el recorte de recursos y de hombres para las Fuerzas armadas que después enviamos a los santuarios de los terroristas,  a veces, sin reglas precisas, para detener y eliminar la causa del terror en las tierras donde se consolida.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

 

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta