LAS ESCUELAS QUE RECHAZAN A JESÚS

211
  • Italiano
  • English

Luces, decoraciones, el gran abeto, de orígenes nórdicas, todo decorado, situado en el ingreso, y al lado del pesebre, con ambiente mediterráneo, para conmemorar el nacimiento de Jesús. Todo a su alrededor, cintas rojas, acebos, copos de nieve y muchas estrellas brillantes cortadas en el cartón, en una fiesta que no niega las tradiciones de diversas fuentes y, a pesar de las influencias interculturales, respeta aquella cristiana, europea, sin perjudicar a las otras.

Muchas escuelas en Italia se están preparando a está manera de experimentar la Navidad, desde las guarderías a las escuelas secundarias. Los estudiantes practican los villancicos, para el concierto clásico que anuncia el “feliz acontecimiento”, que no se limita a la clausura de la actividad escolar para las vacaciones. Todo esto no sucederá en el Instituto Garofalo de Rozzano. El director, Marco Parma, candidato a la alcaldía para el Movimiento 5 Estrellas, decidió prohibirlos para “no molestar la sensibilidad” de los niños de las otras religiones. Aquí, la integración se concibe como una renuncia a la identidad. El concierto de Navidad ha sido cancelado y los crucifijos eliminados. En nombre del respeto por los demás, se falta el respeto a sí mismos, a su propia historia, a sus propias raíces culturales, a la sensibilidad y a la fe de la mayoría de sus ciudadanos.

Y así, en Sassari, en San Donato, donde el consejo de profesores de una escuela primaria, dirigida por la directora Patricia Mercuri, decidió suspender la tradicional bendición de Navidad del Obispo para no ofender a los niños que no son católicos. Se decidió llevar a los niños “en visita” en una parroquia, acompañados por sus padres. “Están los equilibrios particulares y muy frágiles. Aquí todas las culturas tienen espacio”, dijo Mercuri. Y sin embargo, en Jerusalén, coexisten pacíficamente las tres religiones monoteístas, viven juntos, rezan juntos. Es la Ciudad Santa para los judíos, cristianos y musulmanes. Nadie se siente ofendido por la fe del otro, nadie se altera.

El año pasado, al Instituto incluyendo Garofani, para la Navidad, los jóvenes estudiantes cantaron “Jingle Bells”; este año, algunos padres habían pedido al director de agregar también canciones mucho más religiosas, como “Tú bajas de las estrellas” o “Adeste Fideles”. La respuesta del director fue un “no” absoluto, en el nombre de “laicidad de la escuela pública.” El musical se llevara a cabo el 21 de enero, el programa incluye las rimas de Gianni Rodari y las canciones de Sergio Endrigo”. En el nombre de la laicidad, en vez de la Navidad, se celebrará la “fiesta de invierno.” Para los romanos, era una fiesta pagana. El secularismo, aquí, significa anti-cristianismo. Una bofetada a la identidad y a la tradición italiana.

Para Parma, la mejor manera para “respetar la diversidad”. Su preocupación era que para algunos padres de religión no cristiana, podrían sentirse “avergonzados” al hacer participar a sus hijos a una fiesta con cantos religiosos cristianos. De está manera demuestran el como los apasionados del multiculturalismo, tengan poco conocimiento de los contenidos de las religiones de las que se proclaman a sí mismos guardianes. Sabrían, de lo contrario, que los musulmanes veneran a Jesús como el profeta más grande antes de Mahoma y para los Judios, como máximo, las fiestas cristianas representan un folcklore, al igual como para los cristianos Santa Claus. La decisión, de hecho, no es aceptada por los estudiantes, para muchos padres y miembros de la política bypartisan. Los ponentes, también intervinieron en las Redes Sociales. Matteo Salvini, quien también donó un pesebre al instituto escolar, en facebook, escribió: “Según mi opinión los directores y maestros que cancelen la Navidad, una fiesta de alegría y paz, ¡deberían cambiar de trabajo!”

Incluso el Primer Ministro Matteo Renzi, twitta: “No se diáloga renunciando a la Navidad”. El diputado del Pd, Edoardo Patriarca, comenta: “No es cancelando nuestra identidad que se protegen las minorías.” El director de Parma no da un paso atrás y cierra la puerta de la escuela enfrente al rostro de Jesús. Se debe buscar una cueva, posiblemente, donde llevar en control a los niños  no musulmanes “no acompañados”, no judíos, no paganos pero cristianos.

Si este Director quiere arrancar cada “peligrosa provocación” cristiana de los programas de estudio, tendrá un arduo trabajo para hacer: historia, literatura, arte, música, exudan de religión cristiana. Incluso el idioma italiano fue oficialmente fundado por San Francisco de Asís. Extraño que no hayan prohibido la “Divina Comedia” de Dante. Cancelar nuestra cultura, junto con nuestras tradiciones religiosas, de manera que nadie se sienta “ofendido” es una agresión, no es sólo una provocación, a los estudiantes de todas las religiones, sino a la conciencia, a la paz.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta