BERGOGLIO: “EN LAS DIFICULTADES RECORDAMOS QUE DIOS ES AMOR”

231
  • Italiano
  • English
bagonda

“Es correcto, sobre todo, cuando los tiempos son difíciles, cuando las pruebas y el sufrimiento no faltan, cuando el futuro es incierto y nos sentimos cansados, temiendo de no poder lograrlo, es bueno reunirse alrededor del Señor, como lo hacemos hoy, para regocijarnos en su presencia, de la vida nueva y de la salvación que nos propone, como otro camino hacia el cual debemos esforzarnos “. Lo dijo el Papa, entre los aplausos de unos 30 mil fieles, que le escuchaban durante la homilía de la misa celebrada en el estadio “Barthélémy Boganda” en Bangui, capital de la República Centroafricana, la última celebración de su viaje en África.

“Este otro camino, es ciertamente, la vida eterna, el Cielo, donde se nos espera, hizó hincapié el Pontífice-. Esta mirada dirigida hacia el mundo futuro, siempre ha apoyado el coraje de los cristianos, de los más pobres, los más pequeños, en su peregrinación terrena. Esta vida eterna, no es una ilusión, no un escape del mundo; la misma es una poderosa realidad, que nos llama y que nos compromete a la perseveranza en la fe y en el amor”.

La oración de Bergoglio tomó la forma de un agradecimiento al “Señor de la misericordia por todo lo que nos ha concedido hacer de hermoso, de generoso, de valiente, en vuestras familias y en vuestras comunidades, durante los acontecimientos ocurridos en vuestro país por muchos años “. Pero también por la fuerza “que nos da en nuestra vida diaria, en nuestras vidas cuando experimentamos sufrimiento físico o moral, una pena, un luto; por los actos de solidaridad y de generosidad del cual nos hace capaces; por la alegría y el amor que hace brillar en nuestras familias, en nuestras comunidades, aunque si a veces, está presente la miseria, la violencia que nos rodea o el miedo por el mañana; por el coraje que nos otorga en nuestras almas de querer establecer lazos de amistad, de diálogo con aquellos que no son como nosotros, de perdonar a los que hicieron el mal, de comprometernos en la construcción de una sociedad más justa y fraterna, donde nadie este abandonado. En todo esto, el Cristo resucitado nos lleva de la mano y nos invita a seguirlo. ”

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios