LA HOMILÍA DEL PAPA EN ÁFRICA CENTRAL "Bajen las armas, instrumentos de muerte". La misa fue precedida por la apertura de la Puerta Santa, que dió oficialmente inicio al Jubileo de la Misericordia

233
  • Italiano

“A todos aquellos que utilizan injustamente las armas de este mundo, yo lanzo un llamado: poned fin a estos instrumentos de muerte; armense en lugar de ello de justicia, de amor y de misericordia, autenticas garantías de paz “. Con estas palabras, pronunciadas de manera espontánea, Papa Francisco presentó la homilía de la Celebración Eucarística en la Catedral de Bangui, capital de la conflictiva República Centroafricana, la tercera y última etapa de su viaje apostólico en África.

La Santa Misa fue precedida por la apertura de la Puerta Santa, que dió inicio oficialmente al Jubileo: “El Año Santo de la misericordia – dijo el Papa, antes de entrar en la Catedral – llega con anticipación en esta tierra que sufre desde hace muchos años por el odio, la incomprensión, la falta de paz. Bangui se convierte de está forma en la capital espiritual de la oración por la misericordia. Todos nosotros pedimos misericordia, reconciliación, perdón, para Bangui, para toda la República Centroafricana y para todos los países. Hacemos un llamado a la paz, al amor y al perdón todos juntos; con esta oración comenzamos el Año Santo, en esta Capital espiritual del mundo hoy”.

“Reconciliación, perdón, amor y la paz”, fueron los temas claves del último discurso y de la visita apostólica del Santo Padre, que finaliza hoy. Palabras fuertes pronunciadas ante más de 5 mil presentes en la basílica y varias miles de personas fuera del edificio, conectados a través de una pantalla gigante. “En esta tierra atribulada – continuó el Papa – se representan todos los sufrimientos del mundo. Para Bangui, para todos los países que sufren la guerra, exigimos la paz: todos juntos pedimos amor y paz “, agregó.

Es la primera vez que un Jubileo no comienza en Roma, la capital del Catolicismo, sino de una de las “periferias”, tan querida para el Pontífice. La República Centroafricana, con sus 5 millones de habitantes, la mitad de ellos católicos, es uno de los países más pobres del mundo. En los últimos treinta años, ha sido afectado por una sucesión de guerras y golpes de Estado. La antigua colonia francesa, ha sido considerada la etapa más peligrosa de esta visita papal, ya que desde el 2013, ha sufrido de una sangrienta guerra civil por motivos interreligiosos entre musulmanes y cristianos.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios