FRANCISCO EN UGANDA: “RESPETO POR EL MEDIO AMBIENTE, JÓVENES Y ANCIANOS”

216
  • Italiano
papa uganda 2

Los mártires de Uganda, católicos y anglicanos de finales del siglo XIX, “nos recuerdan, a pesar de nuestras diferentes creencias religiosas y convicciones, todos estamos llamados a buscar la verdad, a trabajar por la justicia y la reconciliación, a respetarnos, protegernos y ayudarnos recíprocamente, como miembros de una única familia humana”. Lo dijo el Papa, en su primer discurso pronunciado en Uganda, en una sala de conferencias de la State House de Entebbe, a las autoridades del país, encabezada por el Presidente Yoweri Museveni, y a los miembros del cuerpo diplomático. “Estos altos ideales son particularmente solicitados a  hombres y mujeres como vosotros, que tenéis la tarea de garantizar de manera transparente, el buen gobierno, un desarrollo humano integral, una amplia participación en la vida pública de la Nación, así como una distribución racional y equitativa de los recursos, que el Creador ha concedido de manera tan rica a estas tierras “.

En su discurso, el Pontífice subrayó que su visita en África “tiene como objetivo llamar la atención hacia África en su conjunto, con la promesa de que representa, en sus esperanzas, sus luchas y sus conquistas.
El mundo está mirando a África como el continente de la esperanza “. Uganda, enfatizó, “ha sido verdaderamente bendecida por Dios, con abundantes recursos naturales, por los cuales sois llamados para administrar como tutores responsables. Pero la nación ha sido bendecida sobre todo a través de su pueblo: sus sólidas familias, sus jovenes y sus ancianos “. Bergoglio dijo que estaba “ansioso” de encontrar a los jóvenes para los cuales tendrá palabras de aliento y estímulo. “Cuanto es importante que se les ofrezca la esperanza, la posibilidad de recibir una educación adecuada y un trabajo remunerado, y sobre todo, ¡la oportunidad de participar plenamente en la sociedad! – Comento- Quiero también mencionar la bendición que reciben a través de los ancianos. Ellos son la memoria viva de cada pueblo. Su sabiduría y experiencia, deberían ser siempre valorarizados como una brújula que puede permitir a la sociedad de encontrar la dirección correcta para hacer frente a los desafíos del tiempo presente, con integridad, sabiduría y previsión”.

En África del Este, continuó, “Uganda a demostrado un compromiso excepcional en la recepción de los refugiados, permitiendoles de reconstruir sus vidas en condiciones de seguridad y haciéndoles sentir la dignidad que proviene de ganarse la vida a través del trabajo honesto.” Un ejemplo positivo en un período histórico marcado por “guerras, violencias y diferentes formas de injusticia.” La forma en como tratamos el fenómeno de la migración “es una prueba de nuestra humanidad, de nuestro respeto por la dignidad humana y, por sobre todo, de nuestra solidaridad con nuestros hermanos y hermanas necesitados.”

Después de reunirse con las autoridades de Uganda, Bergoglio se dirigio al Santuario de Munyonyo – lugar donde fueron asesinados en 1886, los primeros cuatro mártires del país, entre los cuales, sant’Andrea Kaggwa, patrono de los catequistas de Uganda – para extender un sincero agradecimiento a los catequistas y a los maestros por el trabajo que realizan a diario en el país. “Me gustaría, en primer lugar, agradecerles por los sacrificios que ustedes y sus familias hacen – dijo – y por el celo y la devoción con el que llevan a cabo vuestra importante tarea. Ustedes enseñan lo que Jesús ha enseñado, educan a los adultos y ayudan a los padres a criar a sus hijos en la fe y lleváis a todos la alegría y la esperanza de la vida eterna. Gracias por su dedicación, por vuestro ejemplo que ofrecéis, por la cercanía al pueblo de Dios en su vida cotidiana y por las muchas maneras en que plantan y cultivan las semillas de la fe ¡en toda esta vasta tierra! Gracias sobre todo al hecho de que enseñan a los niños y a los jóvenes a como orar “.

“Sé que vuestro trabajo, aunque si es gratificante, no es fácil. Los animo por lo tanto- continuó el Papa – a perseverar, y pido a vuestros obispos y sacerdotes de ayudarlos con una formación doctrinal, espiritual y pastoral, capaz de hacerles siempre más eficaces en vuestras acciones. Incluso cuando la tarea parece onerosa, los recursos sean muy pocos y los obstáculos demasiado grandes, os hará bien el recordar que el vuestro es un trabajo santo “.

Para leer el programa de la visita en África, haga clic aquí

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios