ADOPTA UN TERRORISTA

378
  • Italiano
  • English
  • Português
ALDO BUONAIUTO

He soñado e imaginado que en estos días el clamor y la oración de millones de creyentes ha sacudido el corazón de Dios tal y como llegó a los tiempos de Caín cuando le preguntó: “¿Qué hiciste? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra”. Y de este modo, me gustaría creer o al menos esperar que aquel terrorista Salah Abdeslam, haya escapado no sólo por el temor, sino también gracias a una mano invisible que lo bloqueo para hacerlo arrepentirse y tal vez incluso entregarse. Puede parecer absurda está hipótesis, pero incluso para aquellos que creen en el Dios de “todas las cosas visibles e invisibles” tal intrepidez no debería sorprendernos. De hecho, la iniciativa del Señor la esperamos y anhelamos.

Y luego está el gran mensaje evangélico que no se debe olvidar y que el cristiano debería poner en práctica; palabras fuertes e incómodas aquellas de Jesús que no puede ser trivializadas: “Amad a vuestros enemigos, amad a aquellos que os odian, orad por aquellos que os persiguen …” He aquí el mandamiento. Se puede vencer el terrorismo por un amor más grande. Desear el regreso del hijo perdido en el olvido de las tinieblas que pueda sentirse impulsado por la misericordia del Padre. Me dirijo en primer lugar a los cristianos: “adoptar” un terrorista como un compromiso espiritual, siguiendo las enseñanzas bíblicas.

El cristiano ante el horror y el terror de los criminales tiene una sola manera de responder: amar orando por el cambio en ellos. Esta es la única y verdadera “arma” que puede iluminar los corazones y las mentes de aquellos que planean las masacres. El Dios de los cristianos, y que es el mismo e único Padre de todos los credos monoteístas, puede unirnos en el deseo de adoptar cada potencial terrorista para convertirlo. El odio nunca ha resuelto nada, y mucho menos las inútiles charlas que nos vemos obligados a escuchar continuamente. Las miles maneras de desahogo son comprensibles, la rabia, las acusaciones, las falsas alarmas, las especulaciones y las increíbles falsedades de los que  mientras condenan al enemigo les venden las armas … Todo esto es frustrante.

También el paralelo bombardeo mediático, se está convirtiendo en pesado, en nombre de la información se convierten en asfixiantes, condenandonos a no tener más confianza en nada y en ninguno. Todos los análisis de cómo hacer frente al Isis nos dejan consternados cuando luego asistimos a la impotencia de nuestros líderes para abordar decididamente ese campo minado de Libia, antes de que sea ocupado por aquello que se define el “estado islámico”. En referencia a los planes de logística pareciera el no tener salida … De hecho algunos insisten en predecir eventos catastróficos para después poderlos acusar. Aquí, entre inútiles sabios y maldecidos asesinos, no se encuentra la manera de restaurar el deseo de paz.

Los conflictos aumentan mientras que las personas sufren y lloran. Sólo la fe de los verdaderos creyentes podrá salvar a la humanidad. Estamos llamados a sustituir todos los parámetros de este sistema, que se ha vuelto loco y que ha querido eliminar a Dios de la sociedad pensando de poderse apropiar de Su creación. Existe una complicidad extra-religiosa que es diabólica y aterradora, conformada por poderosos sin escrúpulos, segados por ganancias monstruosas, donde todo este caos le es cómodo, incluido el uso distorsionado de la religión. Hoy en día, nosotros pequeños y débiles ciudadanos, personas comunes, podemos sólo arrodillarnos en oración suplicando al Salvador, para intervenir en las mentes de los corruptos y solicitar a los hombres de detenerse ante de la destrucción del futuro de nuestros hijos.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta