EL 11 DE SEPTIEMBRE DE FRANCIA

227
  • Italiano
  • English

El Estado Islámico conduce la guerra más allá de las fronteras del Califato. Una feroz batalla con muchas, muchisimas víctimas inocentes. Una crueldad sin límites, que ocurrió en una noche fragante a principios de noviembre en París, la cual ya en enero había conocido el horror del terrorismo yihadista. Un ataque bien orquestado. Seis acciones en diferentes zonas de la ciudad: Kamikaze, comandos armados que se movieron en sincronía. Dos terroristas suicidas se hicieron explotar en el Estadio Bercy, mientras jugaba de forma amigable Francia y Alemania . En el mismo preciso momento, al menos, seis terroristas han atacado dos restaurantes en el XI arrondissement y otros tiros al azar por las calles de le viuzze y bouluvard cerca de Palce della Repubblique.

parigi1-290x181

Y después la acción definitiva con el secuestro de rehenes en el Bataclan Hall con la ejecución sumaria de uno a uno. El Presidente Hollande ha cerrado las fronteras y lanzó el blitz para rescatar a los rehenes. El Armèe en las calles. Una masacre, pero sobre todo, París como rehén y el temor que desde la Torre Eiffel deslizandose a lo largo del Sena, se extienda por toda Europa. Una bofetada al Occidente.

Un salto cuántico. No se habla más de bombarderos desenfrenados, aunque si eran asesinos, como aquellos de Charlie Hebdo en París a principios de este año, precisamente en París. Esta vez emplearon acciones terroristas muy bien planificadas, frías, preparadas. Y con esa arma de más, la cual es su disposición a sacrificarse para morir por la causa de jihad. Un salto cualitativo que, que atenta contra el corazón de Europa y demuestra una elevada capacidad militar, demuestrando a su vez que el Isis está en problemas. Puede parecer una contradicción, pero esta acción sigue a otras acciones realizadas fuera de las fronteras del Califato. Primero el avión ruso que explotó en el Sinaí, a continuación, los tres kamikaze contra un barrio de Hezbollah en Beirut. Por último, Francia.

El descenso en el área de Rusia, que favoreció una fuerte ofensiva de las fuerzas sirias leales a Assad con el apoyo de Hezbollah y de las fuerzas iraníes en varias partes de Siria. El blitz de las fuerzas especiales estadounidenses contra los objetivos privilegiados para liberar prisioneros y el contraataque en Sinjar del peshmerga kurda, entrenados por soldados italianos, apoyados por los raid aéreos de la coalición están poniendo presión sobre el Califato. Durante meses se enfrentan deserciones entre los foreign fighters, la vida en los territorios en mano del Isis, que cada vez se hace más difícil con la escasez de alimentos y suministros. De está forma el Isis ha elegido la estrategia de llevar a cabo el yihad amenazado muchas veces. Un intento de globalizar la lucha para aliviar la presión.

Hirió Francia porque es más fácil encontrar hombres bien entrenados y motivados entre los militantes con pasaporte de París. Como ya había sucedido. En Francia luego está la red de fraternidad en el banliueu. La bestia herida se convierte en más feroz aún y agresiva. Y el ataque en París, como se llevo a cabo lo demuestra. Una señal para tratar de encontrar nuevos reclutas y sobre todo difundir el terror por toda Europa. En Italia, en Roma, los temores de un ataque se transforman en más reales.

La lucha contra el terrorismo mantiene su guardia durante años, pero el peligro es otro. El terrorismo de la matriz yihadista y sobre todo aquel de Isis tiene en mirilla soft target, es decir, objetivos ligeros en lugares de agresión (estadios, centros comerciales, restaurantes) difíciles para defenderse, porque prácticamente son infinitos. Así que no sólo se lleva a cabo en los trenes subterráneos, trenes, aviones, embajadas como lo hizo Al Qaeda, sino también en cualquier lugar donde esten kefir, infieles o apóstatas como en el caso de los chiíes o Mezquitas consideradas como poco observados.

parigi3-290x192 (1)

Una guerra atroz y sin un enemigo definido que puede manifestarse en cualquier lugar y con una ferocidad inimaginable y, sobre todo, al que no le importa morir, porque gracias al culto satánico de la muerte han hecho de esto un mandamiento. El poder de la libertad y el coraje de la democracia, es aquel de no vacilar y no caer en la trampa del miedo. Estos terroristas son aniquilados donde se esconden, pero aquí en Europa debemos tener la fuerza para revivir la cultura de la verdad de los derechos humanos contra la ideología de la aniquilación. A poco tiempo para el comienzo del Jubileo de la Misericordia, tenemos que repetir como un mantra, lo que decía Juan Pablo II: “No debemos tener miedo.”

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta